Carolina Panthers

Ron Rivera, Cam Newton y la estúpida vieja escuela

El entrenador de los Carolina Panthers se pegó un tiro en el pie cuando decidió castigar a su quarterback titular durante un drive.

Ron Rivera, Cam Newton y la estúpida vieja escuela
Thearon W. Henderson AFP

Ron Rivera cometió ayer un pecado propio de la vieja escuela, a la que pertenece, que le puede costar más caro de lo que parece.

El entrenador de los Carolina Panthers decidió sentar a Cam Newton en el primer drive del partido. Su quarterback había incumplido una norma de vestimenta y Rivera decidió castigarle de esta manera. Es una forma de hacer las cosas que viene de antaño en esta liga. Y, más aún que de antaño, de las profundas raíces del football universitario, donde a los chicos se les castigaba (aún hoy a alguno se le castiga) sin jugar cuando hacían algo mal.

Eso es lo que aprendió 'Riverboat' Ron en la universidad de California y en los Chicago Bears, donde fue una de las figuras de la mítica defensa 'Monsters of the midway' que ganó la Super Bowl XX de la temporada 1985. Eran equipos, sobre todo el de Chicago, que pasaron a la historia como defensores de las esencias de este deporte, de rudos placadores, tenaces, valientes, disciplinados y duros como la madre que los parió.

Su escuela de pensamiento fue la que le obligó a adoptar una decisión sin duda fuera de cualquier sentido actual de la profesionalidad y la competitividad. Cam Newton, bien conocido por su heterodoxia en el vestir, apareció sin corbata para el viaje a Seattle. Algo prohibido. Así que el entrenador le castigo, como a los chavales, sin jugar.

El resultado, y que quede claro que esto es puro ventajismo, fue una catástrofe. Derek Anderson salió de titular y en la primera jugada del partido los Panthers perdieron el balón en una intercepción que sirvió la cuesta abajo que les llevó a ser asfaltados de forma inmisericorde por los Seahawks. Es obvio que el partido no se perdió por esa acción.

Pero el castigo es un error en sí mismo, independientemente del resultado. Porque no tiene ningún sentido, en pleno 2016, tratar como adolescentes a profesionales hechos y derechos. Si Cam Newton se ha saltado una norma, puede ser lícito y lógico que tenga una penalización. Sin embargo, esta ha de ser punitiva sólo para el que comete la infracción y no para todo el equipo. Y, por favor Ron, mucho menos que sea punitiva para ti mismo. Los verdaderos perjudicados, en esencia, son los Carolina Panthers cuando los mejores jugadores no están en el campo ¿Qué sentido tiene autoinflingirte daño? Los únicos beneficiados fueron los Seattle Seahawks.

No parece que el hecho vaya a dañar la relación entre Rivera y Newton, que es excelente pues el entrenador ha sacado la cara por el jugador desde que trabajan juntos. Lo que pasa es que en un año tan malo, de juego y resultados, en el que el runrun contra el trabajo de 'Riverboat' Ron se acrecenta cada semana, estupideces de este tipo, sacadas de otro siglo y de otro tipo de relaciones de poder, sólo sirven para encrespar los ánimos y exasperar incluso a los defensores del técnico.