RUMBO A PLAYOFFS

Peyton Manning, el “refuerzo” de lujo de Giants ante Steelers

El ex quarterback visitó las instalaciones de New York para aconsejar a su hermano Eli antes dell juego contra Pittsburgh

Peyton Manning, el “refuerzo” de lujo de Giants ante Steelers
ANDY LYONS AFP

Los New York Giants gozan de una racha de seis triunfos que los tienen bien metidos en el panorama de playoffs en la NFC, pero dada la calidad de la competencia en ese lapso, el verdadero nivel del equipo sigue siendo una incógnita.

Cierto, los Giants han mostrado progreso a la ofensiva tras la semana de descanso, pero eso podría no ser suficiente para sostener el intercambio de golpes en el centro del ring con su próximo rival: Los Pittsburgh Steelers.

Pero si Eli Manning no es la solución, tal vez su hermano mayor sí.

Peyton Manning “disfrutó” de su retiro visitando el martes al menor de la dinastía en el campo de entrenamiento de los Giants para ofrecerle algunos consejos de cómo vulnerar a la defensiva de los Steelers, lo que en muchos lugares podría ser considerado un abuso o incluso un delito.

No es necesaria la aportación de una de las grandes mentes en la historia del deporte para encontrar el talón de Áquiles de una defensiva que ha mejorado estadísticamente a costas de los 16 puntos admitidos a Josh McCown y Scott Tolzien. Eso no está a discusión.

Pero los Manning también están conscientes que un triunfo ante Pittsburgh legitimaría una racha conformada de victorias ante las “poderosas ofensivas” de Ravens, Rams, Eagles, Bengals, Bears y Browns, además de que los consolidaría rumbo a su primera aparición en playoffs desde 2011.

Eli Manning tiene 12 touchdowns en los cuatro juegos de los Giants después del bye, luego de haber conseguido tan solo ocho en los primeros juegos de la temporada. Pero la producción de New York en su racha de seis victorias es de apenas 23,6 puntos por juego y los Steelers promedian casi 29 puntos por partido en casa.

Aquí es donde entra Peyton.

El mayor de los Manning se enfrentó seis veces en su carrera a Pittsburgh, dos de ellas en playoffs, y el saldo fue de 4-2 con nueve touchdowns y cuatro intercepciones, tres de ellas en su primer duelo en 2002. Además, tiene el referente más reciente al derrotar a los Steelers en la ronda divisional el año pasado 18-16, en un duelo netamente defensivo.

Eli apenas presume un triunfo en tres enfrentamientos ante Pittsburgh, con tres touchdowns, dos intercepciones, únicamente 506 yardas por la vía aérea y tan solo 78.3 puntos de rating. Es obvio que va a necesitar todo lo que Peyton pueda ofrecerle, especialmente consejos sobre cómo utilizar un arma con la que no contaba en los tres duelos anteriores ante los Steelers: Un tal Odell Beckham Jr.

Además, el recién retirado quarterback no solo fue a discutir el reporte de scout con su hermanito, sino que también fue a transmitirle confianza a una joven ofensiva que aún tiene espacio para mejorar y entra a una parte crucial de la campaña en la que sus próximos tres duelos son ante equipos con marca ganadora como Steelers, Cowboys y Lions.

Para los Steelers, la complicada tarea de frenar la dupla Eli-Beckham se ha vuelto un trabajo hercúleo ahora que Peyton metió su cuchara en plato ajeno. Yo no sé cómo se le diga a eso en España, pero en México se le dice echar montón.