BARCELONA

El Inter sueña con fichar a Messi

"Sueño con Messi en el Inter", ha dicho el presidente de Pirelli. Sus palabras han removido el fútbol italiano y son noticia de portada de 'Corriere dello Sport'.

Messi vestido con la camiseta del Inter.

La dilatación en la renovación de Leo Messi con el Barcelona está renovando las ilusiones de algunos de los grandes clubes europeos.

En medio de las especulaciones y rumores que salpican el futuro del delantero azulgrana, el Inter de Milán es el primero en descubrir sus cartas y reconocer abiertamente que estaría dispuesto a intentar su fichaje en caso de que Messi decida dar por concluida su etapa en Barcelona.

Tronchetti Provera, presidente de Pirelli (histórico patrocinador del club), ha sido transparente.

"Mi sueño siempre ha sido Messi, que es el sueño del fútbol. Afronto la vida siempre con confianza y a veces, con suerte, los sueños se cumplen", ha dicho el que fuera gerente del club en los micrófonos de SkySport durante la presentación del Calendario Pirelli 2017.

Sus palabras han removido los cimientos del fútbol italiano y son noticia de portada de 'Corriere dello Sport', que considera posible que el Inter pueda repetir la operación que en 1997 culminó con el traspaso de Ronaldo Nazario.

El caso Ronaldo en la retina

Consagrado ya como una gran estrella del fútbol mundial en su primera temporada en el Barcelona, Ronaldo decidió abandonar la entidad azulgrana en el verano de 1997 (apenas 11 meses después de su llegada desde el PSV) ante la falta de acuerdo para su renovación por desavenencias en las formas de pago.

El Barcelona aceptaba pagar el 85% de la ficha de Ronaldo en un contrato federativo y el 15% restante en derechos de imagen. Cuando la renovación parecía consumada, la situación dio un giro radical, los agentes del jugador se sintieron engañados y ya no hubo marcha atrás. Del enfrentamiento entre José Luis Núñez (entonces presidente del Barcelona) y el delantero brasileño supo sacar provecho el Inter, que alcanzó un rápido acuerdo con el jugador, abonó la cláusula de rescisión de 24 millones de euros (25,52 millones de dólares) y aceptó pagarle la totalidad de su ficha en un contrato federativo, sin derechos de imagen.