PREMIOS

Corey Seager y Michael Fulmer son los mejores novatos del año

El shorstop de los Dodgers acabó siendo la elección unánime en la Liga Nacional mientras que Fulmer fue el más votado en la Americana.

Corey Seager se convirtió en elección unánime para los votantes que decidieron al mejor rookie de la Liga Nacional.

Última semana de la temporada de premios en las Grandes Ligas de béisbol y sin desmerecer a lo ya entregado en las fechas anteriores, ahora es cuando llegan los galardones de mayor prestigio de toda la competición, iniciándose con el del mejor novato tanto para la Liga Americana como la Nacional.

Haciendo buenos los pronósticos de todos los expertos que hablaban de él como el más que firme candidato a dominar a toda la competición en el circuito senior, Corey Seager, shortstop de Los Ángeles Dodgers se convirtió en la elección mayoritaria por parte de los votantes y siguió la estela de Kris Bryant, que en 2015 también fue la apuesta unánime.

Escogido en el primer puesto en las 30 papeletas, Seager logró 150 puntos y superó ampliamente a Trea Turner que tuvo 42 puntos (11 segundos puestos y 9 terceros) y al compañero de Seager en los Dodgers, Kenta Maeda que consiguió 37 (11 segundos y 4 terceros).

Corey fue el mejor jugador en unos angelinos que se hicieron con el título de división y el shortstop fue uno de los grandes culpables de ello. Su marca de .308 fue muy sólida durante toda la temporada y los números en potencia fueron espectaculares, con 26 home runs y 72 carreras impulsadas.

Su guante, que pasaba por ser uno de los grandes interrogantes de cara a 2016, contribuyó a que su WAR (Wins above replacement) fuera un sólido 6.1, la cuarta mejor marca en su liga.

Para redondear una campaña de ensueño para Seager, recordar que es uno de los tres finalistas para el MVP junto al gran favorito Kris Bryant de los Chicago Cubs y Daniel Murphy de los Washington Nationals.

No está nada mal para ser su primer año completo en las Grandes Ligas.

Tampoco es que Michael Fulmer estuviera mucho peor en su primera experiencia en los Detroit Tigers. El jugador obtenido en el traspaso que mandó a Yoenis Céspedes a los New York Mets en julio de 2015, se impuso a una dura competición en la Liga Americana y, al final lo hizo hasta con suficiencia.

El pitcher titular de los de Michigan logró 26 de los 30 posibles primeros puestos en las votaciones y más cuatro segundos, se hizo con un total de 142 puntos. Gary Sánchez, catcher de los New York Yankees, obtuvo los otros cuatro primeros puestos, más 23 segundos y 2 terceros para una puntuación total de 91 mientras que Tyler Naquin, outfielder de los Cleveland Indians, fue el tercero en discordia con 20 puntos (2 segundos y 14 terceros).

Fulmer consiguió un récord de 11-7 con una ERA de 3.06, actuando en las Grandes Ligas desde el 29 de abril y estuvo dominando a los jugadores de la competición durante notables períodos de la temporada, incluido uno entre finales de marzo y mediados de agosto, en el que tuvo una ERA de 1.44 a lo largo de 93 entradas y dos tercios (14 titularidades).

Por último, destacar que toda la presión y narrativa que se ha ido generando desde ciertos sectores a la hora de premiar la descomunal entrada de Gary Sánchez en la competición, con 20 home runs en sólo 53 partidos y estableciendo récords de precocidad a la hora de sacar la pelota del estadio, no ha ganado adeptos para su causa ya que la clave para la victoria de Fulmer, más allá de sus proezas desde el montículo, ha sido que ha jugado prácticamente todo el año mientras que Sánchez lo ha hecho desde el 3 de agosto.

No hay duda alguna que si el premio se otorgara al más destacado en los últimos dos meses, ya sabemos quién lo hubiera ganado, pero este no es el caso.

Siguiendo con el colofón de esta campaña de galardones, esta próxima madrugada se sabrá quiénes han sido escogidos como los mejores entrenadores de 2017.