NBA

Trump se carga la pista de básquetbol de la Casa Blanca

El nuevo presidente de los EE UU no tiene una gran relación con el baloncesto... y va a sustituir la cancha por otra más adecuada a sus aficiones.

Trump se carga la pista de básquetbol de la Casa Blanca

La relación de Donald Trump, nuevo presidente de Estados Unidos, con el mundo del baloncesto no es la ideal. En casi todos los estamentos de la NBA ha sido mayoritario el apoyo a la candidata demócrata, Hillary Clinton. Y después de las elecciones muchos han criticado lo sucedido. No solo jugadores: Stan Van Gundy y Gregg Popovich se han significado con una enorme dureza contra todo lo que había sucedido en su país y que había derivado en el inesperado triunfo de Trump.

Además, los Cavaliers realizaron su visita oficial a la Casa Blanca como campeones de la NBA y fueron recibidos por Barack y Michelle Obama. Allí algunos jugadores dejaron claro que esas tradicionales visitas podrían dejar de tener lugar ahora que Trump sería el inquinilo. Y Richard Jefferson, uno de los que se manifestó en esta línea, sorprendió en su cuenta de Snapchat con una imagen de la cancha de baloncesto de la Casa Blanca junto con el anuncio de que Trump ya había ordenado acabar con ella y construir en su lugar un campo de croquet.

El croquet se inventó en Francia y se generalizó entre la aristocracia británica en torno a 1850. Consiste en golpear bolas de madera o plástico con un mazo a través de pequeños arcos de metal enterrados en el campo. Donald Trump ya lo practicaba en Mar-a-Lago, sus lujosos cuarteles generales en Palm Beach, Florida.