SERIES MUNDIALES

Una clase pone a los Cubs como excusa para llegar tarde

Dentro de las clásicas excusas para no ir al colegio al día siguiente, los alumnos de Chicago tenían mucho que celebrar el pasado día 3 de noviembre.

En ocasiones, hay motivos para llegar tarde a clase y el triunfo de los Chicago Cubs es un excelente ejemplo.

Era obvio pensar que el 3 de noviembre en Chicago iba a ser una jornada muy larga para los habitantes de la ciudad, una que difícilmente se podría catalogar como productiva por lo ocurrido unas pocas horas antes.

Ni más ni menos que los Chicago Cubs volvían a ser campeones del mundo 108 años después o 39435 días más tarde tras su título anterior en 1908.

Lo que nadie podía imaginarse es que una clase entera iba a echar mano de una disculpa como los nuevos campeones del pasatiempo nacional por su tardanza a la hora de llegar al colegio a la mañana siguiente, porque ya sabemos cómo son los más pequeños a la hora de plantear excusas de todo pelaje con tal de no ir a la escuela.

El rostro del director esa misma mañana mientras repasaba esa lista debía de valer su peso en oro.

Sin embargo, por una vez la tardanza sí estaba fundada y es que los Cubs no ganan todos los años las Series Mundiales y la fecha del 2 de noviembre de 2016 es una jornada histórica, se mire por donde se mire.

O esperamos al menos que no tarden otros 108 en conseguir el siguiente.