Saints 25 - Seahawks 20

Los New Orlenas Saints ganan a los Seattle Seahawks al ralentí

El ataque de los Saints disputó un partido muy conservador y con un impresionante Tim Hightower corriendo logró la victoria.

Los New Orlenas Saints ganan a los Seattle Seahawks al ralentí

Los New Orleans Saints se llevaron una meritoria victoria ante unos Seahawks que no supieron frenar el ataque terrestre y de pase corto de los Saints. Drew Brees terminó el partido con 27/35 en pases para 265 yardas y 1 TDs, además de anotar un TD de carrera de una yarda. Sin embargo el mejor jugador del partido fue Tim Hightower que logró 102 yardas de carrera y dominó completamente el tempo del partido. Russell Wilson finalizó el duelo con 22/35 en pases para 253 yardas y una intercepción. Destacar el partido de C.J Prosise con 4 recepciones para 80 yardas y 23 yardas de carrera.

Los Seahawks empezaron el partido marcando territorio. La “Legion of Boom” demostró que estaban en New Orleans para llevarse el partido y pronto lograron provocar un fumble a Mark Ingram que Earl Thomas se encargó le llevar a la red zone. A partir de esta jugada el partido cambió. Sean Peyton decidió apostar por Tim Hightower en el backfield y este cambio resultaría decisivo para el partido. Segundo partido en el que los fumbles de Ingram cuestan puntos a los Saints.

El corredor fue un auténtico martillo pilón para la defensa de Seahawks. Sumado a la precisión de Brees en los pases cortos marcó el tempo del partido. Además la defensa de los Saints realizó una gran trabajo a la hora de frenar la carrera, de hecho dejó en 3 yardas en toda la primera mitad las estadísticas del juego terrestre visitante.

Sean Peyton y Brees entendieron que la forma de llevarse este partido era tener mucho tiempo el balón bajo su control. El ataque de Saints llegó hasta en 3 ocasiones a la red zone de Seahawks en la primera mitad lo que se tradujo en un TD de Brees y dos FG sencillos anotados por Lutz. Destacar una jugada en la que Wilson fue interceptado en su propia yarda 36, lo que permitió que los Saints anotar su único TD de la primera mitad. La defensa local realizó así la mejor actuación del año.

Por su parte Wilson no sabía cómo meter mano al entramado defensivo de los Saints, pero una genialidad le permitió llevar el balón a la yarda 5 de New Orlenas. Una jugada de engaño en la que Wilson realizó un pase lateral al WR McEvoy y este buscó en profundo un pase de 42 yardas a C.J Prosise. El drive lo culminó Christine Michael con un TD de carrera.

La carrera de Seahawks inexistente en la primera mitad, salió mucho más enchufada tras el descanso. Muchas jugadas con dos TE y FB, permitió al ataque de Wilson tener más tiempo el balón en su poder y cansar a una defensa de Saints que había sido superior en la primera mitad. Esta mejora permitió que el equipo anotase un FG de 44 yardas en el primer ataque de la reanudación.

Drew Brees contestó a este arreón visitante con una jugada marca de la casa. Jugada de carrera, el corredor le devuelve el balón al QB y lanza un pase profundo a Coleman de 38 yardas, hasta la 10 de Seahawks. En este drive los Saints llegaron a la yarda 1 pero fueron incapaces de anotar el TD. Lutz anotó el FG y el partido se puso en un punto otra vez. La defensa de los Saints volvió a coger el aire al partido y devolvió el balón a su ataque.

Sean Peyton y Brees sabían que este partido se ganaba con el reloj. Así, yarda a yarda, volvieron a meter a la “Legión of Boom” en su red zone. Brees conectó con Brandin Cooks y los Saints se ponían por primera vez en el partido, 22 – 17, ya que fallaron la conversión de 2.

Russell Wilson está realizando una gran temporada, y en los momentos de mayor presión se crece. El siguiente drive ofensivo fue el mejor del partido para el QB que conectó buenos pases con varios receptores y llevó el balón a la red zone. El equipo estaba en la yarda 3 con un 4 down, Hauschka anotó el FG y puso el 22 – 20.

Drew Brees tenía el partido en sus manos, debía comerse el reloj y anotar para acercar mucho la victoria. Tim Hightower continuó triturando a la línea defensiva de los Seahawks y los Saints anotaron un FG cuando llegábamos al two minutes warning. Russell Wilson tenía 1:57 minutos, ningún tiempo muerto y la necesidad de anotar un TD para ganar el partido.

De nuevo bajo presión salió a relucir la mejor versión del quarterback. Un par de pases rápidos llevó a su equipo al medio del campo. Entonces ocurrió la jugada que dio esperanzas a los Seahawks. Un pase a la zona del slot a Baldwin, y un fallo del safety Byrd, llevó el balón a la yarda 18 con 16 segundos por jugarse. Un pase corto a Prosise dejó al ataque en la yarda 10 a falta de 2 segundos. Wilson buscó en la esquina derecha de la end zone a Kearse que atrapó el balón pero cayó fuera del terreno de juego, jugada con la que se terminó el partido.

Gran victoria de unos Saints que dominaron el tempo del partido. Los Seahawks se metieron en la pelea por una gran jugada defensiva y una jugada de engaño, pero nunca estuvieron en el partido.