Philadelphia Eagles

Clinic defensivo de los Eagles para recibir a Sam Bradford

En un duelo donde las defensas dominaron a los ataques, finalmente la de los Eagles fue más regular durante todo el partido para conseguir la victoria.
Patriots-Chargers

Clinic defensivo de los Eagles para recibir a Sam Bradford
Eric Hartline USA Today Sports

Llegaba la week 7 y un partido era claramente el que más atención tenía en la primera tanda de la jornada. El morbo estaba servido, Sam Bradford volvía con los Minnesota Vikings a Philadelphia con un balance de 5-0, siendo el único equipo imbatido en la liga y se medían ante unos Eagles que habían sufrido dos derrotas duras, tras perder en Detroit ante los Lions en un encuentro en el que eran favoritos y ante los Redskins en Washington, en el primer duelo divisional de la temporada. Antes del partido, el 99% pensábamos que los dos equipos habían salido claramente ganadores con el traspaso, ya que los Vikings eran el mejor equipo en la NFL y los Eagles estaban con un balance positivo, dejando mejores sensaciones de las previstas y teniendo un QB franquicia para la próxima década, si le respetan las lesiones. Carson Wentz estaba demostrando un nivel muy alto para ser su inicio en la mejor liga del mundo y siendo confirmado como QB titular, sólo una semana antes del inicio de la temporada regular, pero en este partido iba a tener en el otro lado del campo a la mejor defensa de la liga, en una gran prueba para él.

En el inicio del partido las dos defensas comenzaron demostrando de lo que son capaces, forzando a los ataques a 3&fuera (los Vikings se salvaron por una falta personal al punter) y en el segundo drive de los Eagles ya empezaron las hostilidades. En un 2&12 y muy cerca de su endzone, Carson Wentz arriesgó bastante en un pase donde el LB de los Vikings Kendricks tenía bien marcado al TE Celek, con el Safety Sendejo apoyándole cerca. El balón fue interceptado por Sendejo y a punto estuvo de ser un pick 6, pero los Eagles estuvieron concentrados para evitarlo. Llegaba un buen momento para que Bradford intentará anotar pero tomó una decisión horrible. Tras correr y pasar sin conseguir anotar, en 3&Goal de nuevo optaron por el pase, con la presión de la DL llegando decidió lanzar a una doble cobertura brutal y el resultado estaba claro, interceptado.

Volvía el ataque de los Eagles y tras completar un primer down, de nuevo problemas para los locales. Tras un fumble, la defensa de los Vikings lo volvió a recuperar pero de nuevo reaccionaron bien los Eagles, evitando que terminaran en la endzone y obligándoles a que el ataque les hiciese daño ante su gran defensa. En la primera jugada la respuesta fue tremenda, el DE Connor Barwin forzó un fumble a Bradford y el S Malcolm Jenkins llevó el balón hasta la endzone, pero la jugada fue anulada porque le tocaron cuando estaba en el suelo, aunque era un claro aviso de que estaban a un nivel que el ataque de los Vikings no habían tenido que medirse en toda la temporada. En el siguiente drive Carson Wentz decidió arriesgar y le salió muy mal. En un pase profundo al WR Nelson Agholor, cuando el balón llegó hacia él tenía a cuatro jugadores de los Vikings marcándole y lógicamente fue interceptado de nuevo. La defensa de los Eagles tenía que volver a responder y lo hicieron, forzándoles a chutar otro punt. Pasaron varios minutos y por fin un drive con anotación, en donde los Vikings con un FG lejano se adelantaron (3-0). La respuesta de los Eagles fue tremenda, ya que anotaron un TD con otra brillante jugada de los equipos especiales, que están muy trabajados en los Eagles como lo estaban en los Chiefs, donde Doug Pederson aprendió de su maestro Andy Reid.

Había que meter el bisturí en el partido hasta ese instante, ya que la defensa de los Eagles demostró lo que tienen que hacer los equipos ante el ataque de los Vikings. Meter muchos jugadores en la caja, reduciendo por completo el juego terrestre de Minnesota, que es casi inexistente con la baja de su RB estrella Adrian Peterson y metiendo muchísima presión a un QB como Sam Bradford, que en toda su carrera no había jugado tan bien como en estos partidos, siendo el mejor QB de la liga en pases completados con un porcentaje superior al 70%.

Pero lo más importante fue que demostraron que la OL de los Vikings también tiene muchísimos problemas ante una buena DL, siendo incapaces de frenarles. Las estadísticas dejan claro la pesadilla que fue el partido para Sam Bradford, ya que sufrió 3 turnovers, 4 fumbles, fue 19 veces golpeado y sufrió 6 sacks, en una exhibición colectiva de una defensa que volvió a rendir como se espera de ella, haciendo que los Philadelphia Eagles sean un candidato claro a jugar los playoffs pese a que la NFC Este es la mejor división de la liga actualmente. Los cuatro equipos están con balances positivos, siendo un dato tremendo en una división donde en los últimos años el nivel general era medio / bajo. El partido finalmente acabó con el resultado de 21-10, aunque fue algo engañoso ya que fueron 21-3 y Minnesota maquilló el resultado en los minutos finales. Los Eagles tuvieron una mala noticia durante el partido, el CB Ron Brooks estará de baja durante toda la temporada por una lesión grave en el tendón del cuádriceps derecho.

Si el Front Seven continúa jugando a este nivel, controlando la carrera y metiendo una presión brutal a los QB rivales pueden ser un equipo bastante peligroso porque en la secundaria tienen al Safety Malcolm Jenkins, como gran bastión siendo casi seguro un All-Pro esta temporada.

Esta semana disputarán probablemente el partido más importante de la temporada, ya que se medirán a los Cowboys, en Dallas y en el Sunday Night Football. Los Cowboys son actualmente líderes de la división con un balance de 5-1 y los Eagles segundos con un 4-2, si ganaran se pondrían primeros, por ganar el primer duelo directo y para conseguirlo tendrán que repetir fórmula, aunque esta vez será mucho más difícil. Se enfrentarán a la mejor OL de la liga y a un Zeke Elliott que está corriendo muy fácil, ante todas las defensas rivales (salvo el primer partido). Su objetivo es reducir la producción del RB rookie, pero sobre todo intentar meter presión al QB Dak Prescott, que también es rookie y está jugando tan bien que continuará como titular cuando Tony Romo esté disponible. En caso de perder, el objetivo ya empezaría a ser más una plaza de Wild Card, ya que los Cowboys aumentarían la distancia con dos partidos de ventaja. Ya sabemos que la temporada, a partir del día de acción de gracias toma otra dimensión y en esta división todo puede pasar hasta en la última jornada. Pero tiene pinta de que dos equipos de la NFC Este podrían meterse en los playoffs, cosa que no sucede desde el 2009 donde los Cowboys ganaron a los Eagles en la Wild Card, cayendo después en los divisionales.