Competición
  • MLS
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Fórmula 1
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Mundial Ciclismo
  • Serie A
Fórmula 1
1 1:36.217

Charles Leclerc

Ferrari

2 a 1:36.408

L. Hamilton

Mercedes

3 a 1:36.437

S. Vettel

Ferrari

7 a 1:37.818

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Ascenso MX Apertura
Cimarrones Cimarrones CIM

-

Mineros Mineros MIN

-

FINALIZADO
Atlético Zacatepec Atlético Zacatepec ZAC

2

Correcaminos Correcaminos UAT

1

Cuatro intercepciones a Keenum sentencian a los Rams

Rams 10 – Giants 17

Cuatro intercepciones a Keenum sentencian a los Rams

Cuatro intercepciones a Keenum sentencian a los Rams

GERRY PENNY

EFE

Dos de Rodgers-Cromartie en la end zone para no perder, y otras dos de Landon Collins para ganar, dan el triunfo a los Giants en un choque muy defensivo en Twickenham.

Antes de empezar, una consideración que seguramente no le importe a nadie. Me gustó mucho el estadio de Twickenham para jugar al football americano. Más que Wembley. No sé si es una cuestión de amplitud, o por un césped aparentemente más denso y sólido, pero igual que en Wembley siempre que veo un partido tengo en el subconsciente la sensación de algo no acaba de funcionar, la catedral del rugby inglés se adaptó a la NFL como un guante la primera vez que se disputó sobre su hierba un partido de un deporte diferente.

El partido quedó marcado por cuatro intercepciones. Dos de Rodgers-Cromartie en la end zone para no perder, y otras dos de Landon Collins para ganar. Collins, quizá el defensa más en forma de la estupenda defensa de los Giants en lo que va de temporada, merecía un premio por su extraordinario trabajo, y qué mejor que un retorno de44 yardaspara touchdown en Twickenham que tuvo sabor a rugby y a ansia de grandeza. El jugador recorrió el campo de una banda a otra, incansable y hambriento, buscando un agujero por el que romper mientras sus compañeros hacían una pantalla perfecta.

Cuando veía las primeras series del partido, imaginaba a Peyton Manning madrugando el domingo para ver el partido de su hermano en tierras británicas. Y preguntándose: “¿Eli, tú no serás adoptado, porque lo que es genes…?”. El pequeño de los Manning tuvo, un domingo más, una actuación errática y sin ideas. Sobre todo en un primer cuarto desastroso. Es verdad que la línea ofensiva le lleva por la calle de la amargura después de un buen arranque de temporada que ahora parece un espejismo, pero su falta de precisión, sus errores de concentración y pases sin fuerza, y sus pocas ganas, dejan muchas veces a sus receptores a los pies de los caballos.

Sin embargo, Eli parecía un dios del Olimpo comparado con Keenum, que volvió a la dura realidad después de su fenomenal partido de la semana anterior. Su pase a Tavon Austin para abrir el marcador fue solo una ilusión y desde ese instante tuvo una actuación errática y desconcertada. De hecho, el origen de esa primera anotación estuvo en uno de los habituales tiros en el pie de los Giants, porque solo hicieron falta dos jugadas para que Larry Donnell perdiera el balón en su propia yarda 26 después de un pase muy forzado de Manning. A partir de ese instante, Keenum fue un cero a la izquierda, incapaz de mover el balón con sensatez, y cometiendo errores de bulto en los momentos más inoportunos. Parece incomprensible que un equipo con él como lanzador, y Gurley como corredor, apueste por 53 intentos de pase y solo le de 15 balones en el backfield a su running back.

Aunque visto de otro modo, las decepcionantes actuaciones de ambos ataques también quedaron marcadas por dos defensas que jugaron a un nivel altísimo, tanto presionando al pasador rival como en cobertura y cerrando la carrera. Después del descanso, al que se llegó 10-10 después del touchdown de Austin y el retorno de Collins, el partido se convirtió en una batalla posicional en que ambos equipos parecían incapaces de llegar a la zona roja rival. La segunda intercepción de Landon Collins rompió la dinámica para que pocas jugadas después Rashad Jennings anotara el touchdown definitivo con una carrera de una yarda (10-17) que dejó groguis a los Rams. Después, Keenum se limitó a darle la puntilla a los suyos con dos pases inexplicables en la end zone que culminaron dos series desesperadas, y que Rodgers-Cromartie interceptó sin tener que hacer mucho más que extender los brazos. Tras esta actuación, el debut de Jared Goff parece mucho más cercano.

Con esta victoria, los Giants se ponen 4-3 y vuelven a la batalla por su división, mientras que los Rams vuelven a su dura realidad pese a un inicio de temporada inesperadamente bueno.

VER ESTADÍSTICAS COMPLETAS DEL PARTIDO

0 Comentarios

Normas Mostrar