NFC Este desde dentro

Los Washington Redskins pisan el acelerador

Dominaron en las trincheras a los Philadelphia Eagles, con dos líneas que fueron superiores en todo momento, siendo la clave en el triunfo.
Patriots-Chargers

Los Washington Redskins pisan el acelerador

Tras ganar en la temporada pasada la siempre difícil e imprevisible NFC Este, muchos elogios se los llevo lógicamente un ataque que fue muy bueno, dando respiro a una defensa que no tenía que ganar los partidos por sí misma, si no ser un apoyo para que el equipo sacara los partidos. Pero la clave fue que en las famosas ‘trincheras’, donde ambas líneas intentan imponer su superioridad, dando más posibilidades al resto de los jugadores, fueron sin duda el mejor equipo de los cuatro.

En el 2016 comenzaron la temporada muy mal, cuando parecían ser el equipo más sólido de la división. En el primer partido perdieron muy fácil ante los Pittsburgh Steelers, que se comieron a la defensa de los de Jay Gruden con su ataque explosivo y en el segundo, primer duelo divisional ante los Dallas Cowboys, perdieron en un duelo igualado pero que como ya estamos viendo ahora, tiene más valor ya que el equipo dirigido por Jason Garrett está demostrando un gran nivel con un balance de 5-1 actualmente, siendo el favorito para acabar como primeros en la división.

Tocaba reaccionar y lo han conseguido, volviendo a ser más ese equipo que fue en 2015, con un ataque que se lleva más elogios que una defensa que parece más irregular (aunque está elevando el nivel), pero lo que continúa siendo vital para que ganen los partidos son las dos líneas. Después de ganar a Giants, Browns y Ravens esta semana tenían otro duelo divisional muy importante, ya que se enfrentaban a unos Eagles que venían con un balance de 3-1, dejando muy buenas sensaciones con una defensa dominante y un ataque que liderado por un gran Carson Wentz estaba jugando bastante bien.

Las dos bajas más importantes antes del partido, eran la del TE de los Redskins Jordan Reed y la del RT de los Eagles Lane Johnson. Algunos creían que se notaría más la ausencia del TE, ya que es uno de los mejores en su posición y la defensa de los Eagles estaba a un gran nivel, pero lo que más se notó fue que no estaba uno de los mejores RT actualmente, como es un Lane Johnson que ha sido sancionado con 10 partidos por consumo de sustancias prohibidas tras un aplazamiento en las primeras jornadas. El sustituto del excelente RT fue un rookie, un Halapoulivaati Vaitai que era una incógnita ya que debutaba en la NFL y por su lado tendría que medirse con el OLB Ryan Kerrigan, el mejor jugador de la DL de los Redskins y eso fue un problema tremendo para los de Doug Pederson.

Ryan Kerrigan fue un tormento para el rookie, acabó el partido con 2.0 sacks pero encima al tener que intentar ayudar con otro jugador más al RT novato, eso generó que otros jugadores de la DL local se aprovecharan. Entre otros cuatro jugadores sumaron 3 sacks más, castigando a un Carson Wentz que no estuvo nada cómodo en esta jornada, siendo el partido más difícil que ha tenido por ahora, pero dejando detalles en momentos complicados de su incuestionable calidad. El QB finalizó con 11/22 en pases, 179 yds y sin TD / INT. Con el único WR que conectó bastante bien fue con Jordan Matthews, que acabó con 3 REC y 75 yds. En la carrera el mejor fue Ryan Mathews con 9 CAR y 60 yds, pero la DL de Washington limitó a sólo 94 yardas terrestres a todo el equipo, siendo un gran dato. Además si consiguen encajar 20 puntos con ese ataque, lo normal es que ganen los partidos a poco que Kirk Cousins esté acertado.

En la OL parecía que los Washington Redskins podían tener problemas para proteger a su QB y para que su RB 1 Matt Jones, corriese con garantías durante todo el partido, desgastando a la defensa rival, consumiendo más reloj y combinando carreras / pases con la ausencia del mejor jugador en el ataque (J.Reed). Pues bien, la OL de respondió de una manera brutal, haciendo sin duda el mejor partido de la temporada por como jugaron y por quien estaba en el otro lado del campo, siendo la mejor defensa a la que se medían en lo que llevaban de temporada. Le proporcionaron bastante tiempo a Kirk Cousins, para que pudiera realizar su juego aéreo con más facilidad de la prevista (salvo un pick 6 de Malcolm Jenkins, donde arriesgó bastante) no permitieron ningún sack y las estadísticas del QB fueron 18/34, 263 yds, 2 TD / 1 INT y sin poder contar con su arma preferida. Además, abrieron huecos de una forma extraordinaria para que Matt Jones hiciese bastante daño ya que corrió 16 veces, para 135 yds y 1 TD. Los Running Backs suplentes también rindieron a buen nivel, ya que R.Kelley y C.Thompson se combinaron para 96 yds en 14 carreras, asentando el juego de carrera y permitiendo que el ataque de los Redskins estuviese 34:13 en el campo. Convirtieron 26 primer downs, equilibrando a la perfección carrera (10) y pase (11), mientras que redujeron sólo a 12 los primeros downs de los Eagles. Otra anotación de los visitantes vino con un retorno de Smallwood, tras una mala patada del buen kicker D.Hopkins (muy corta) con 14-0, que permitió meterse otra vez al rival en el partido (deben controlar más esos detalles).

En general fueron superiores en todos los aspectos del juego, demostrando que son más equipo a día de hoy que los Eagles para intentar competir la división con los Cowboys, aunque en esta NFC Este todo puede pasar, como estamos viendo en los últimos años. La semana que viene deberían ganar a los Lions y sumar su quinto triunfo consecutivo, consolidándose a ser un claro candidato a PO mediante la plaza de Wild Card. Si las dos líneas continúan a este nivel, pueden ser un equipo muy peligroso.