New England Patriots

El retorno de Tom Brady está siendo una barbaridad

El quarterback de los New England Patriots ha vuelto a la liga destrozando a sus rivales con unas estadísticas que lo sitúan en la cima de los rankings.

El retorno de Tom Brady está siendo una barbaridad
Billie Weiss AFP

Tom Brady es bueno jugando al football en la posición de quarterback. Con esta frase inicial, el artículo promete emociones fuertes.

La gran estrella de los New England Patriots ha vuelto a la competición y lo ha hecho arrasando con todo, con unos números que le sitúan en la cima de casi cualquier ranking que mida el juego de los quarterbacks. Tras cuatro semanas cumpliendo sentencia por su 'más probable que no' implicación en el escándalo 'Deflategate', en los dos últimos partidos ha sido el titular de su equipo y se ha encargado de finiquitar a los Cleveland Browns y a los Cincinnati Bengals con esa aparente facilidad que le caracteriza.

Por supuesto, y al haberse perdido los cuatro primeros partidos del año, sus cifras globales no pueden competir con las del resto de QBs titulares en la NFL, pero si miramos en estadísticas por partido, su dominio roza el abuso.

Es el número uno en yardas de pase por partido, con 391, el número uno en touch downs por encuentro, con tres, el que mejor porcentaje de completados tiene, con un 76%, y el que más quarterback rating atesora, con 91.7. Y, por supuesto, los Patriots están imbatidos con él a los mandos.

El año pasado amenazó a sus rivales con jugar diez años más. Viendo lo que está logrando con 39 años, números con los que sueñan cualquiera de los que juegan en la NFL en su posición, la boutade va tomando visos de verosimilitud.

Por cierto, hay un dato que en la liga preocupa mucho y que también Tom Brady tenderá a liderar, estoy seguro. Se trata de la caída de las audiencias en los partidos de los horarios estelares. La primera vez que esta temporada verá a Brady en uno de esos partidos subrayados será el domingo 13 de noviembre frente a Seattle, justo tras las elecciones presidenciales en Estados Unidos... ¿a que ese día remontan las audiencias? Nadie compite con Tom. En casi nada.