PLAYOFFS MLB

Los Cubs parten con ligera ventaja en la siguiente ronda

Aún sin saber contra quién se pelearán por el título de la Liga Nacional, Chicago iniciará ésta con una importante ventaja sobre su rival

Los Cubs parten con ligera ventaja en la siguiente ronda
Rob Carr AFP

Esta noche se enfrentan los Washington Nationals y Los Angeles Dodgers en el último encuentro que aún nos resta de las Series de División, con ligero favoritismo para los primeros por el hecho de jugar como locales en su estadio y, además, por contar sobre el montículo con su máxima estrella, Max Scherzer, lo que hace que a priori parezcan los más claros aspirantes a alzarse con la victoria y disputarle a los Cubs el título de la Liga Nacional. Y es posible que esta victoria les convenga a los de Chicago un poco más que la victoria de los Dodgers. La razón, el pitcheo.

Vamos a echarle un vistazo a la Liga Americana. Aquí no va a haber ventaja para nadie, salvo la de campo que tendrán los de Cleveland. Y es que tanto Blue Jays como Indians finiquitaron sus series por la vía rápida, barriendo respectivamente a Rangers y Red Sox. ¿Qué significa esto? Pues que los dos equipos, aplazamientos huracanados incluidos, dispondrán de tiempo suficiente para que todos sus lanzadores afronten la serie en plenitud de condiciones. Ninguno ha tenido que actuar en más de un partido y los manager de ambos conjuntos pueden retocar la rotación a su gusto, sabiendo que todos sus pitcher van a estar disponibles el primer día de competición previsto para este viernes.

Pero en la Liga Nacional esto no va a ocurrir. Bueno, al menos no va a ocurrir con uno de los dos equipos que la disputen. No es el caso de los Cubs, que han hecho uso de los cuatro lanzadores que habían anunciado como miembros de la rotación para estos playoff para finiquitar la serie por 3-1 ante San Francisco Giants, a los que se les ha acabado la magia de los años pares a pesar de la inconmensurable presencia de Madison Bumgarner. Lo lógico es pensar que Lester, Hendricks, Arrieta y Lackey repitan orden en la Serie de Campeonato... Es más, el primero ya está anunciado como abridor de la serie en Wrigley Field.

Y esto, que se antoja como algo normal en un equipo de béisbol, se ha convertido en una ventaja para los de Illinois, porque la gran igualdad que estamos viviendo en la otra serie de división ha hecho que ambos conjuntos hayan tenido que echar mano ya de sus pitcher estrella hasta en dos ocasiones y no podrán iniciar la lucha por el título de liga sobre el montículo. Si el rival finalmente son los Dodgers, Clayton Kershaw (que lanzó el martes con un día menos de descanso de lo habitual) no estará disponible hasta la segunda jornada, mientras que Rich Hill (que casi con seguridad iniciará el encuentro de hoy también con sólo tres días descanso) no lo hará hasta la tercera. Eso quiere decir que la serie la tendrá que iniciar el japonés Kenta Maeda, que estuvo realmente horrible en su partido del pasado lunes, salvo que Dave Roberts prefiera echar mano del mexicano Julio Urías, con nula experiencia en playoff y al que la presión del público de Chicago puede caerle encima como una losa complicada de levantar. Sea cuál sea la decisión que se tome, los Cubs parten con una clara ventaja en la lomita para iniciar la serie.

¿Y qué ocurre si el rival son los Nationals? Pues que la ventaja puede ser aún mayor. Y es que el tener que jugar la Serie de División completa ha hecho que los de la ciudad del Capitolio hayan tenido que volver a echar mano de su estrella, Max Scherzer, para ese quinto encuentro y que no vaya a estar disponible hasta el tercero de la serie, a disputar el martes 18. Eso haría que Dusty Baker tuviera que echar mano de Tanner Roark (que no es mala elección, ni mucho menos) y de Gio González para esos dos primeros encuentros, mientras Stephen Strasburg, que volvió a resentirse de su codo en una sesión de bullpen el pasado martes, no parece que esté en condiciones de ayudar a su equipo en esta hipotética serie de campeonato salvo que los técnicos vean la victoria muy complicada y decidan forzar su reaparición, con el riesgo que eso siempre conlleva.

Tras analizar todas estas circunstancias parece evidente que los aficionados de los Cubs pueden afrontar con un ligero optimismo las Series de Campeonato que se les avecina, pero sin perderle el respeto en ningún momento a su rival. Porque si algo han demostrado tanto Nationals como Dodgers es que son dos conjuntos temibles en cualquier circunstancia y que, además, saben afrontar la presión para revertirla a su favor, como bien han demostrado durante todos los partidos que ambos han disputado esta temporada. Así que ligera ventaja para los Cubs, por supuesto que sí. Pero si algo nos ha demostrado el béisbol a través de la historia es que cualquiera te puede hacer un roto en cuanto le des una mínima oportunidad.