HISTORIA DE LA NFL

Cómo ha evolucionado la Moviola en la NFL

La instant replay o el uso del vídeo para corregir decisiones arbitrales erróneas sobre el campo ha tenido una trayectoria complicada a lo largo de los años.

Cómo ha evolucionado la Moviola en la NFL

Para cualquier aficionado al deporte que no haya cumplido aún los treinta años, la revisión de jugadas confusas o dudosas interrumpiéndose con ello el juego para que los árbitros consulten un monitor ad hoc, es tan normal como que el sol sale por el este todas las mañanas (salvo en el soccer, que como todo el mundo sabe, el sol sale por el oeste…hasta la temporada 2017-2018. Veremos).

El TV Umpire del cricket, desde 1992; la NBA, a partir de 2002; el Ojo de Halcón en las canchas de tenis desde 2006; la MLB desde 2009 o la NHL que acaba de introducir en la temporada 2015-2016 la instant replay para revisar challenges. En todos ellos, el camino hasta lograr que la tecnología ayudara a que el juego fuese más justo, no ha sido sencillo ni cómodo, pues en cada caso, y como ocurre en la vida, se enfrentaban los que creían defender la pureza y las esencias del juego rechazando la contaminación tecnológica, frente a los que, por el contrario, estimaban que auxiliarse de los medios técnicos era una forma de actualizar el juego, dotándole de mayor credibilidad e integridad.

La NFL no fue una excepción a esta controversia. En 1976, Art McNally, el legendario director de árbitros de la competición, desde una cabina de prensa del Texas Stadium, y pertrechado de un cronómetro y una cámara de video, comprobó en medida incidirían en el desarrollo del juego las pérdidas de tiempo que comportaría la revisión de una jugada en video. Sin embargo, lo que reforzó su pretensión de introducir el instant replay en la NFL no fue al final una cuestión de tiempo, sino un criterio de equidad, al observar en el visor de su videocámara, que los árbitros habían perjudicado a O.J. Simpson de manera flagrante, pudiendo haberse subsanando con una simple revisión en cámara lenta.

Art McNally fue un pionera a la hora de introducir el uso de la instant replay en la NFL.

Dos años más tarde, en siete partidos de la preseason se probó el sistema, aplicándose de manera oficial y por vez primera en el 1978 Hall of Fame Game disputado entre los Philadelphia Eagles de Harold Carmichael y los Miami Dolphins de Bob Griese…con frustrantes resultados. La tecnología era excesivamente cara; el sistema precisaba de un número de cámaras muy superior al empleado por los operadores televisivos; la revisión por los árbitros se demoraba mucho más de lo adecuado y los avances electrónicos en la década de los setenta, aun no eran lo suficientemente audaces (que se lo digan a George Lucas). De modo que tras aquel partido, el proyecto se encajonó hasta mediados de la siguiente década.

En efecto, durante la preseason de 1985, volvió a ensayarse el sistema, esta vez con prometedores resultados merced a los avances tecnológicos que en materia audiovisual se sucedían de manera exponencial. El sistema utilizado, para agilizar las revisiones de las jugadas, consistía en que desde la sala de prensa se revisase la jugada, informado por radio al árbitro, el cual comunicaba la decisión. El buen funcionamiento del sistema provocó incluso una votación «express» de los propietarios para implantar el sistema, que si bien arrojó un ajustado resultado a favor de no implementarse hasta que estuviese más desarrollado, sin embargo, fue la semilla que poco más tarde germinaría para la definitiva implantación del instant replay.

En efecto, en la reunión del mes de mayo de 1986, los propietarios votaron masivamente favor de la implantación de un sistema limitado de revisión de jugadas a través del instant replay. El margen de revisión era el siguiente:

- Jugadas de posesión o contacto (fumbles, intercepciones, recepciones, muffs o jugadores inelegibles en pase)

- Jugadas relaciones con sidelines, goal lines, end lines y linea de scrimmage

- E infracciones fácilmente detectables en la revisión, como por ejemplo, la existencia de más de once jugadores sobre el campo.

Hasta llegar a ese consenso, las discusiones fueron tremendas, debiendo los patrones favorables al acuerdo convencer a los más escépticos, con el compromiso de tener a prueba el sistema durante un año, debiendo votarse de nuevo al final de la temporada.

El 7 de septiembre de 1986 a las 13.00, en el Soldier Field de Chicago se sentaban por vez primera dos Replay Officials delante de sendos monitores de nueve pulgadas, junto con un reproductor de video de alta velocidad que permitía visionar la jugada en menos de dos minutos, el margen que consideraron razonable de interrupción de juego. Ozzie Newsome y Walter Peyton eran, entre otros, las primeras cobayas de este aun incierto procedimiento arbitral.

Sin embargo, serían los Chiefs los primeros damnificados por el sistema y, por ende, el wide receiver de los Raiders, Dokie Williams, el primer beneficiado del mismo. Durante el segundo cuarto, Mark Wilson lanzó un pase de doce yardas que fue recogido por Williams en la end zone, sancionándolo los árbitros como touchdown. El supervisor de la instant replay, Jack Reader, una vez visionada la repetición, le comunicó por los walkie-talkies al umpire John Neck: «Pass incomplete». Sin embargo, Neck escuchó: «Pass is complete». Los Raiders ganaron aquel encuentro por un touchdown y Dokie Williams se refirió humorísticamente al árbitro de la instant replay como « My buddy, the instant replay guy».

En cualquier caso, durante aquella primera temporada, se computaron una media de 1.6 revisiones por partido, es decir, 374 jugadas, de las cuales, únicamente el 10% se revocó el ruling on the field.

Una imagen habitual en la actualidad en el football.

Los propietarios, al acabar la temporada, aprobaron una nueva prórroga del sistema para la siguiente, aunque con algunos ajustes, tanto en el orden humano –se creó una escuela de formación para este tipo de árbitros- como en el material –instalándose monitores de mayor resolución y tamaño (12 pulgadas)-. Además, se sustituyeron los walkies talkies por auriculares que mejoraran la inteligencia de la conversación, modificándose asimismo la terminología a emplear, utilizándose términos más claros y contundentes como «confirmed» y «reversed». Don Shula, tras aquella votación, dijo con gran sentido común: «nosotros, lo entrenadores, no podemos seguir el juego con perspectiva desde la banda, por eso enviamos a nuestros coordinadores a la cabina. Si se traslada esta obviedad a los árbitros, creo que nos pueden ayudar mucho».

A pesar de los esfuerzos del Comisionado Tagliabue por mejorar el sistema y aprovechar las bondades tecnológicas, los dueños de las franquicias no renovaron el sistema en 1991, aduciendo demoras insoportables en el juego y poca fiabilidad en la revisión de jugadas conflictivas. Entre 1986 y 1991 se revisaron una media de 2.2 jugadas por partido, rectificándose un 12.6% de jugadas.

Este paso atrás no desanimó en absoluto a los postulantes de la instant replay, que además contaron con el apoyo de una nueva hornada de jóvenes head coach con inquietudes tecnológicas (Dungy, Wanstedt, Rhodes, Capes o Holmgren). De esa manera, el nuevo intento se pone a prueba durante diez partidos de la pretemporada de 1996.

El nuevo sistema atribuía a cada entrenador tres challenges de revisión por cada mitad a costa de perder un tiempo muerto en caso de utilización. El otro aspecto esencial en la nueva mecánica era que serían los propios árbitros on the field quienes revisarían la jugada en una cabina habilitada para ello sobre el propio terreno de juego, con un tiempo ajustado de 90 segundos, eliminándose a los instant replay officials que operaban desde la cabina. A pesar de estas importantes modificaciones, los propietarios votaron nuevamente en contra de su aplicación en la temporada 1997, arguyendo que la pérdida del tiempo muerto era un castigo demasiado severo, aun cuando el challenge hubiese sido oportuno. En cualquier caso, la instant replay, con los ajustes necesarios, no tenía vuelta atrás y para la temporada 1999 fue abrumadoramente aprobada por los dueños de las franquicias. Entre esos necesarios ajustes, cabe destacar:

- De cara a minimizar la pérdida de tiempo y ritmo del partido, los challenges se redujeron a dos por cada mitad, reduciéndose el tiempo para tomar una decisión por parte de los árbitros, a 60 segundos. Debe tenerse en cuenta que para revocar una decisión on the field, debe existir una evidencia visual indiscutible del error.

- Sólo los challenges fallidos acarrearían la pérdida de un tiempo muerto.

- El challenge solo puede efectuarse sobre las jugadas identificadas como revisables y antes de los two minutes warning de cada parte, mediante el lanzamiento de un pañuelo rojo sobre el césped por parte del head coach.

- A partir de 2004, se bonificó a los entrenadores cuyos dos primeros challenges fueran exitosos con un tercero.

- Desde 2007, la instant replay está permanente contemplada en las NFL Rules, sin necesidad de renovaciones anuales. Además, desde ese año, es el primer deporte profesional de USA que utiliza la alta definición en los monitores de revisión, con una capacidad de resolución capaz de discernir si un dedo del guante de Dez Bryant esta out of bounds o no…¿se acuerdan?

Los avances tecnológicos han sido de gran ayuda en el uso de la instant replay.

A pesar de todas las medidas y las cautelas, el football es un deporte y resulta irrisoria la pretensión de depurarlo hasta la inefabilidad. Y si no que se lo digan a los aficionados de Cleveland el 16 de diciembre de 2001. Aquel día, el árbitro Terry McAulay, tras dar por buena una recepción de Quincy Morgan en una agónico cuarto down, y consentir el spike de Tim Couch en la siguiente jugada para parar el reloj, interrumpió el juego indicando que había recibido un aviso del instant replay official antes de que los Browns efectuasen el referido spike. Esto es muy importante, porque con las reglas de entonces, una vez completada la siguiente jugada, no se podía revisar la anterior. Una vez revisionada, llegó a la conclusión que el pase había sido incompleto dado que Morgan nunca tuvo el control del óvalo, produciéndose el consiguiente turnovers on dawn a favor de los Jaguars. En ese momento, el Dawg Pound, do moran los más exaltados fans de los Browns, estalló de indignación, sembrando esa zona de botellas y otros objetos. McAulay interrumpió el partido y mandó a los jugadores a la caseta, decisión que fue revocada por el mismísimo Taiglabue, que ordenó la reanudación del partido, que se disputó bajo un incesante lanzamiento de objetos. Es el célebre Bottlegate del Browns Stadium.

La afición de los Brown despiden con un gran cariño a los árbitros en el 'Bottlegate'.

A pesar de todo, la instant replay se ha institucionalizado en los partidos de la NFL como el tailgating en los parkings o el louding ante el snap del adversario. Únicamente en un 17 por ciento de encuentros no se empleó la revisión de la jugada en 2013, en comparación con el 44 por ciento en 1999. En el periodo comprendido entre 1999 y 2013, se revisaron una media de 1.2 jugadas por partido, rectificándose un 36% de jugadas. Nótese, más de un tercio de decisiones arbitrales fueron modificadas con las consecuencias que en el resultado final ello ha comportado, reforzándose sin duda alguna la integridad de la competición.

Cuando allá por 1976, el pionero Art McNally porfiaba por implantar un sistema de revisión aun arcaico, no podía imaginar que cuarenta años después, en la NFL Headquartes del lujoso 345 de Park Avenue de Nueva York, habría una sala de mando y control de los árbitros llamada Art McNally GameDay Central, desde el que se establece una comunicación directa con cada arbitro que revisa una jugada en cada uno de los partidos que se disputan, bajo la supervisión del Vice Presidente de cronometraje Dean Blandino y del Director de Arbitraje Alberto Riverón, quienes inician el protocolo de revisión en el momento en que advierten que el head coach considera la opción del challenge, reduciéndose así de manera muy considerable el tiempo empleado en la operación on the field.

Art McNally pone nombre a la sala del 'gabinete de crisis' donde se solventan los challenges de la NFL.

Dar hoy la espalda a la tecnología en el ámbito del deporte profesional es sencillamente ponerle puertas al campo y, además, una gravísima irresponsabilidad en instituciones que están jugándose muchos millones de dólares/euros en cada jugada. Ahora bien, a los que peinamos canas o, sencillamente, no peinamos nada, esa ausencia en el empleo de la tecnología nos ha permitido disfrutar con momentos cumbre de la historia del deporte como los dispensados por periodistas legendarios como Juan José Castillo y su eterno y glorioso «entró, entró»; la mano de Dios de Maradona; un McEnroe on fire; la cara que se le quedó a Bill Laimbeer cuando le cargaron con la sexta falta por mirar a Abdul-Jabar en las Finales de 1988 o, también, sufrir con el «gol» de Michel a Brasil en 1986. Momentos todos que nunca hubiéramos disfrutado de haberse podido revisar esas jugadas.