AFC Oeste desde dentro

Michael Crabtree vive una segunda juventud en Oakland

Después de todo, Crabtree solo necesitaba un cambio en la bahía y que el equipo le trate como un jugador importante.

Michael Crabtree vive una segunda juventud en Oakland

El 13 de abril de 2015, más de un mes después del inicio de la agencia libre, los Raiders anunciaban la contratación de Michael Crabtree a razón de 3 millones de dólares y una temporada. Su nombre había caído en el olvido y su contrato, tipo “puente” y con un gasto mínimo para una franquicia con tanto espacio salarial, dejaban entrever que el interés por el ex de los 49ers había sido mínimo. Incluso para los fans, su figura, devaluada, había caído en el olvido. Sus dos últimas temporadas en San Francisco, el mote de “Sorry Receiver” que Sherman le puso y su perfil bajo y de capa caída en la agencia libre de 2015 habían hecho que prácticamente nos hubiéramos olvidado de él por completo.

Su resurrección, sin embargo, es uno de los secretos mejores guardados de toda la NFL. Su temporada debut en los Raiders fue la mejor de su carrera sin contar su excepcional año 2012 y su año 2016 promete ser, de nuevo, uno de los mejores de su carrera. Se ha convertido, por encima de Amari Cooper, en el target preferido de Derek Carr y está demostrando ser uno de los mejores receptores de posesión de la liga, algo que no se podía esperar un par de años atrás. El pasado domingo, ante Baltimore, dio una exhibición con tres touchdowns y sobresaliendo en todas las circunstancias. En su primer TD ganó un balón dividido en un fade, en el segundo touchdown supo encontrar el soft spot en la defensa zonal de Baltimore y en el tercero hizo dar un paso en falso a Wright que aprovechó para ir vertical y anotar el TD ganador.

Crabtree es uno de los factores más importantes para el 3-1 de Oakland, el mejor inicio de temporada que han tenido los Raiders desde 2002. Oakland ha ganado los tres partidos que ha disputado fuera de casa y el domingo que viene reciben a unos Chargers que vienen en crisis y se ponen con una oportunidad casi histórica para ponerse 4-1, recibiendo una semana más tarde a los Chiefs en el que sería el partido más importante para la franquicia en muchos años.

Eran pocos y parió la abuela

La temporada de los Chargers es surrealista. De nuevo, volvieron a tirar a la basura un partido que tenían ganado, un partido en el que contaban con 13 puntos de ventaja con menos de 7 minutos en el último cuarto y acabaron perdiendo ante unos débiles Saints. Los Chargers, que podrían llevar una temporada de 4-0 se ven con un 1-3 y una plaga de lesiones que cada día cuenta con más heridos. Es curioso, pero San Diego está jugando muy bien y por encima de lo esperado antes de comenzar la temporada, pero su falta de punch a la hora de finalizar los partidos está siendo rocambolesca.

Por si todo esto fuera poco, se ha anunciado que Jason Verrett, que engrosa una ya abultada lista de lesionados, se perderá lo que resta de temporada por una rotura parcial de su ACL, que llevaba dos semanas molestándole. Ahora entendemos mejor la razón de su debacle ante TJ Hilton la semana pasada. El jugador más talentoso de la defensa Charger se pasará el resto de temporada en la lista de lesionados. En San Diego montan un circo y les crecen los enanos.

Siemian se lesiona, pero en Denver siguen ganando

Hay cosas que nunca cambiarán. Esta semana hemos sabido que Talib se disparó a sí mismo en un incidente nocturno, vimos otro Quarterback más en Denver (ya van cuatro en menos de un año) y los Broncos volvieron ganar. Ninguna de las tres cosas sorprenden lo más mínimo. Siemian se lastimó el hombro cayendo al suelo, pero parece que ya estará listo para volver esta misma semana ante los Falcons en un duelo de equipos imbatidos. Lynch cumplió desde el banquillo, sin florituras, para una cómoda victoria en la que los Bucaneros tampoco pusieron en aprietos al rookie.

Con la victoria ante Tampa, los Broncos se sitúan como la segunda franquicia del deporte americano (empatados con los Lakers) en porcentaje de victorias desde el año 1984 (año en el que Bowlen se hizo dueño del equipo), solo superados por los San Antonio Spurs de la NBA. El top 5 lo completan los New England Patriots y los San Francisco 49ers.

Los Chiefs siguen con su irregularidad

Kansas City da una de cal y una de arena. Esta semana tocó la arena. A los Chiefs no les salió nada: Colquitt tuvo el peor punt de su carrera, Santos dio al poste en su primer fallo de la temporada, Knile Davis tuvo su peor retorno de kick off como profesional y hasta Alex Smith fue interceptado en una screen. Uno de esos días en los que no sale absolutamente nada y en el que solo puedes esperar que el chaparrón (literal, ante la lluvia en Pittsburgh) pase cuanto antes y encarar el próximo partido. Los Chiefs afrontan un bye week pensando en un retorno crítico ante los Raiders dentro de dos semanas, con ambos equipos ya pensando en una de las plazas de wildcard en la AFC.

MVP de la jornada:

Semana 1: Spencer Ware

Semana 2: Von Miller

Semana 3: Trevor Siemian

Semana 4: Michael Crabtree