Ravens 27 – Raiders 28

Oakland Raiders se llevan la victoria en casa de Ravens

Los Ravens y su gameplan final permiten a los Raiders llevarse una sufrida victoria, 27-28, cuando tenían todo de cara para ganar.

0
Oakland Raiders se llevan la victoria en casa de Ravens

Un mal último drive regala la victoria a unos valientes Raiders que encontraron en Michael Crabtree a su mejor hombre en ataque. El backfield de Ravens resistió los envites de una buena defensa contra el pase, para mantener vivos a unos Ravens que no supieron ganar. Flacco que terminó el partido con 298 yardas y 1 pase de TD fue incapaz de mover las cadenas cuando más lo necesitó su equipo. Terrance West, 113 yardas y 1 TD, demostró que si los Ravens corren y dan descanso a su defensa son muy competitivos. Por su parte Derek Carr terminó el encuentro con 199 yardas y 4 pases de TD y la sensación de que su conexión con Michael Crabtree, 7 recepciones para 88 yardas y 3 TDs, dará mucho que hablar a lo largo de la temporada.

El partido comenzó con ambas defensas muy por encima de los ataques. Sin embargo los Raiders aprovecharon un enorme retorno del rookie Jalen Richards llevó el balón hasta la yarda 6 de los Ravens, lo que se tradujo en u pase de TD para Seth Roberts. Los Ravens se repusieron del golpe con un buen retorno de Devin Hester que llevó el balón a la yarda 50. Un par de buenas carreras y las manos del incombustible Steve Smith permitieron a los Ravens anotar los primeros puntos en un FG sencillo para Justin Tucker.

La defensa de los Ravens volvió a tener el agujero en la secundaria, como le ocurrió durante toda la temporada pasada, algo que aprovechó muy bien Derek Carr para conectar con Amari Cooper y Michael Crabtree. Lo más destacable de los dos primeros cuartos para Raiders era la facilidad que demostró para anotar en la red zone. Dos TDs en sendos primero downs dejaban las vergüenzas córvidas al aire.

Por su parte la defensa de Raiders encontró en la ausencia de Ronnie Stanley, left tackle titular de Baltimore, la vía para presionar a Flacco y no permitirle mover las cadenas con facilidad. Esta agresividad del front seven, sumado a la debilidad del juego de carrera del equipo de casa daba como resultado un cómodo desempeño de la defensa de Ron Rivera. Un último arreón de Baltimore antes del descanso puso el marcador en 14 – 6 con el que nos marchamos al descanso.

Los problemas por el lado ciego del quarterback se hicieron más evidentes si cabe en la segunda mitad. Cuando un equipo NFL encuentra una zona floja es muy difícil de subsanar. Los Ravens ante esta dificultad para dar tiempo a Flacco decidieron correr mucho más, y les dio buen resultado en el inicio de la segunda parte. West empezó a encontrar los huecos y llevó a su equipo a la yarda 1. Los Raiders no pudieron frenar a Flacco que anotó el TD que ponía el 14 -12 en el marcador, debido a que los Ravens fallaron un intento de conversión de dos.

La defensa local había despertado y maniató a los Raiders. Sin embargo una mala jugada de Flacco que recibió un sack y perdió el control del balón llevó a los chicos de Derek Carr a la yarda 30 córvida. Aquí se produjo una de las jugadas controvertidas del partido. Los Ravens habían logrado frenar un 3 y 1 de los Raiders, pero durante la jugada la ofensiva realizó una falta personal que fue aceptada por los locales lo que permitió a Derek Carr tener una nueva oportunidad de anotar. Y los Raiders no se anduvieron con chiquitas. Michael Crabtree encontró el hueco en el medio de la defensa de Baltimore y pusó el 12 – 21 con 11:11 de tiempo por jugarse. La avaricia de la defensa de Ravens les llevó a cometer un error que les podía costar el partido, además de la pérdida de Eric Weddle que tuvo que abandonar el encuentro conmocionado.

Los Ravens se vieron incapaces de frenar las oleadas de blitz que les lanzaban los Raiders, en una de ellas llegó el primer sack de la temporada para Khalil Mack, lo que ponía muy cuesta arriba el partido para los pupilos de John Harbaugh. La defensa de Ravens continuó a lo suyo, sólo necesitaba que Flacco y el ataque no fallase más. Joe Flacco y, muy especialmente, Steve Smith dieron un paso al frente y con un buen pase al slot y una tremenda carrera de 52 yardas llena de garra y coraje el bravo receptor llevó el balón a la end zone y ponía el marcador 19 – 21.

El touchdown impregnó al equipo de esa fuerza y en la siguiente jugada de ataque de los Raiders la defensa córvida logró un recuperar un fumble forzado en la yarda 23 rival. El backfield de los Ravens con un buen Juszczyk y un enorme West llevaron el balón a la end zone, esto sumado a una buena conversión de dos de Mike Wallace ponían el 27 – 21 en el luminoso.

Estos Raiders son unos guerreros, como ya demostraran ante Saints. Carr lideró un enorme drive pasador con Crabtree y Walford como protagonistas, para encontrar finalmente a Michael Crabtree en la red zone, tercer TDs del partido para él. Los Raiders se ponían por delante en el marcador (27-28) pero con más de dos minutos por jugarse.

En el que pudo ser el drive ganador, West continuaba fino y llevó el balón a la yarda 50 en una gran carrera. Cuando parecía que el equipo local iba a llegar a una posición de FG suficiente el ataque comandado por Flacco fue incapaz de ganar ni una yarda más, lo que costó el partido, y la imbatibilidad, a los Ravens. Enorme victoria para uno Raiders que habían empezado la temporada con muchas dudas, pero que se lleva, además del partido, la sensación de que su ataque ha terminado de engrasarse, al menos, en la parte del juego aéreo.