Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
LaLiga Santander
Bundesliga
Liga Ascenso MX Apertura
Alebrijes de Oaxaca Alebrijes de Oaxaca ALE

-

Atlético Zacatepec Atlético Zacatepec ZAC

-

Liga Portuguesa
Ligue 1
Lille Lille LIL

-

Brest Brest BRE

-

Nîmes Nîmes NIM

-

Lyon Lyon LYO

-

Serie A
Inter Inter INT

-

Roma Roma ROM

-

Lucha Libre

Google rinde homenaje al más grande de la lucha libre: El Santo

El 'doodle' del día de Google, el mayor honor que brinda el gigante informático, es para la leyenda mexicana de lucha libre. Rodolfo Guzmán Huerta, que inmortalizó la máscara en el deporte, cumpliría hoy 99 años.
Jugar de basquetbol: Sidney Bouvier

Google rinde homenaje al más grande de la lucha libre: El Santo

Google homenajea hoy al mítico Rodolfo Guzmán Huerta, conocido por todos como El Santo, con un elaborado ‘doodle’ (el ya clásico dibujo en la página principal del buscador). ¿El motivo? Recordar al más ilustre hijo de la lucha libre mexicana en el que sería su cumpleaños número 99.

El Santo fue uno de los primeros luchadores en utilizar una máscara, y durante medio siglo fue una de las estrellas más queridas de los cuadriláteros, de los que solo logró sacarlo su propia muerte.

Su legado es eterno y se le considera como una leyenda prehistórica de la lucha libre y uno de los primeros súper héroes enmascarados en Estados Unidos. En su México natal, es el único que nunca podía ser derrotado por las fuerzas del mal, ya fuera sobre la lona, o en los cuentos.

De hecho, el homenaje de Google recordó a El Santo con una especie de viñeta sobre su vida. Guzmán Huerta nació el 23 de septiembre de 1917, en Tulancingo, Hidalgo. Aprendió jiujitsu y lucha grecorromana durante la década de 1920. Debutó como luchador en 1935 y peleó bajo diferentes motes, hasta que en 1942 puso sobre su rostro la legendaria máscara plateada y se convirtió en El Santo.

Cuenta la leyenda que el único hombre que vió su rostro desenmascarado fue nadie más ni nadie menos que... ¡Chespirito! Según contó el comediante en su autobiografía, sucedió en un aeropuerto.