Competición
  • Premier League
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Serie A
  • Liga Chilena
Premier League
Campeonato Brasileño Serie A
Serie A

NFL

Tim Tebow, Johnny Manziel y el país de nunca jamás

Varios equipos de la NFL necesitan quarterbacks urgentemente y llama la atención, para bien, que nadie haya nombrado a Tebow y Manziel como opciones serias.

Tim Tebow, Johnny Manziel y el país de nunca jamás
Rob Foldy AFP

A la liga del quarterback le hace falta materia prima y la evidencia no deja espacio a dudas.

Si a usted los nombres de Jacoby Brissett y Cody Kessler no le dicen mucho, no se preocupe, no está solo. Y sin embargo, serán titulares en apenas en la posición más importante del terreno en apenas la tercera semana de la temporada. Y nadie estaba listo para eso. Nadie.

Pero Brissett y Kessler no están solos. Case Keenum, Sam Bradford, Mark Sanchez y Ryan Fitzpatrick han tenido incontables oportunidades y no por la calidad que emana en cada uno de sus pases, por las buenas decisiones o porque tengan un gran agente. Bueno, Fitzpatrick si lo tiene. Si ellos son capaces de mantenerse con trabajo es porque simple y sencillamente no hay muchas más opciones.

Luego de enfrentarse a Houston y J.J. Watt sin poder utilizar un pañal, y dependiendo de la salud de Jimmy Garoppolo, es seguro decir que Brissett no va a lanzar un pase con los Patriots, o en la NFL, en mucho tiempo. Cody Kessler va al ruedo luego de iniciar la temporada como plan de emergencia del plan de emergencia. Sí, así como lo leyeron.

Pero hay un rayo de esperanza y es el hecho de que nadie ha mencionado a Tim Tebow o a Johnny Manziel como una posibilidad que no sea la de uniformarse como la botarga de un equipo.

Aparentemente, los equipos ya aprendieron la lección. Ni una oportunidad más. Ambos recibieron al menos una más de las que en realidad se merecían. Ambos fueron producto de la necesidad mediática por formar héroes y villanos (no es necesario explicar cuál es cual), que por sus hazañas deportivas.

Ambos llegaron a la NFL vía ESPN antes de que TMZ se encargara de sacarlos. No existe impacto mediático que pueda esconder la falta de talento. En el caso de Tebow, el maquillaje perduró durante algunos años, mucho más por su sonrisa que por las proezas de su brazo izquierdo. A Manziel tan solo le alcanzó para una temporada. Solo queda esperar que la tendencia alcance pronto a Donald Trump.

Ahora ni Tebow ni Manziel están en una liga urgida de quarterbacks. Ninguno de ellos volverá a estar. No importa si Manziel se vuelve cristiano o si Tebow se acuesta con todo el clan Kardashian, la popularidad no les ayudará a correr una ofensiva o completar un pase, y en el caso de Tebow, tampoco a batear jonrones.

Es justo decir que se acabó la era de Tebow y Manziel. Esas son buenas noticias.