NFC Este desde dentro

Los Dallas Cowboys ganan por fin sin Tony Romo

Con un record de 1-14 sin el QB franquicia, por fin consiguieron ganar un partido y romper ese maleficio.

Los Dallas Cowboys ganan por fin sin Tony Romo

Cuando en la pretemporada se lesionó por enésima vez el QB Tony Romo, todas las alarmas se encendieron lógicamente en Dallas, ya que sin él eran el peor equipo de la NFL y con unas sensaciones lamentables en un ataque que tiene jugadores como para no ser un equipo tan malo. El QB Rookie Dak Prescott fue seleccionado en cuarta ronda del draft de 2016, con el pick 135 para ser un suplente de garantías en los últimos años de Tony Romo, pero al lesionarse tuvo que empezar la temporada como titular, tras dejar buenas sensaciones en la pretemporada (aunque ya sabemos que no vale para casi nada).

En la primera semana, al joven QB se le vieron las carencias que aún tiene en su primer partido como profesional y además su entrenador Jason Garrett no ayudó con el playbook. Dak Prescott lanzó 45 pases, completando 25 y eso fue una decisión muy mala como después se vio, costándoles la derrota en un duelo divisional ante los New York Giants. Teniendo posiblemente la mejor OL de la liga, y a dos corredores como el rookie Ezekiel Elliott y a un Alfred Morris fichado en la agencia libre (más el lesionado Darren McFadden) tenían que haber corrido mucho más y no exponer tanto a un QB debutante en la mejor lida del mundo, porque lógicamente se le vio muy limitado en la redzone y no quiso arriesgar en exceso.

En el partido del domingo, viajaron a Washington para enfrentarse a unos Redskins, que también habían perdido el primer encuentro ante unos Steelers que les pasaron por encima, dejando claro que la defensa de los de Jay Gruden no es tan buena por ahora como parecía que iba a ser. En el primer drive del partido, en un 3&8 muy importante para adquirir confianza completó un pase a Dez Bryant, cosa que en el primer partido no sucedió ya que sólo tuvo una recepción y 8 yardas. De nuevo otro tercer down, un 3&9 y decidió hacer lo mismo, pase a Dez Bryant y recepción fácil ya que el WR se aprovechó de que el que le marcaba era el CB Bashaud Breeland. En un 2&12 desde la yarda 33, encontró muy bien al WR Cole Beasley que llegó hasta la cinco. Cuando había que rematar con el TD llegaron los problemas, en vez de intentar correr, ya fuera con cualquier de los dos RB o él mismo, decidieron lanzar tres pases y no les salió bien. Primero a Dez Bryant, después a Zeke Elliott y por ultimo a Terrence Williams. Se tuvieron que conformar con un FG y las caras en la banda eran de bastante enfado.

En el segundo drive estaban utilizando mucho más la carrera, pero cuando optaron por pasar Dak Prescott hizo mucho daño. Primero un pase a Dez Bryant completo, para dejarse un asequible 3&1 y después en una jugada que fue importante para el rumbo del partido. En la yarda 30, en un 4&1 decidieron jugársela y no optar por un FG del excelente kicker Dan Bailey. Amagando el pase a Elliott, se dio la vuelta y completó el pase al TE Geoff Swaim que llegó hasta la 2, Prescott demostró gran velocidad para leer la jugada, ya que tenía a dos defensores a punto de llegarle. Tras no haber anotado el TD en el primer drive, en el segundo lo tuvieron claro y con una carrera de Zeke Elliott se colocaron 10-0, tras anotar el extra point.

El tercer drive comenzó igual que los dos anteriores, pase cómodo a Dez Bryant y ganancia de 15 yardas. En 2&10 lanzó un pase horrible a Cole Beasley de nuevo, se venía un 3&10 importante ya que los Redskins acababan de anotar el TD y si tenían que chutar el punt se podían venir muy arriba. Tras demostrar su capacidad para correr, consiguió un primer down que fue anulado por un holding. En 3&20 no decidió arriesgar y con un pase corto a Dunbar tuvieron que chutar el punt.

En el siguiente drive en un 3&4 de nuevo demostró buena visión, con un pase a un Dunbar que estaba muy sólo, para bastante ganancia de yardas. En un 3&5 de nuevo en la redzone, lanzó un pase al TE Jason Witten, que a punto estuvo de ser interceptado. Finalmente se tuvieron que conformar con otro FG. Las sensaciones de nuevo en la redzone no eran buenas y el partido estaba muy abierto (el que perdiera 0-2 y tocados).

El momento más crítico del partido, fueron los minutos siguientes al segundo TD de los Redskins, con 17-13 abajo en el marcador y presión máxima. Tras un pase a Witten y dos buenas carreras de Elliott, se colocaron en la mitad del campo rápidamente. Con un big play de Elliott se metieron en la 22. En 2&6 sufrió un sack y se venía un 3&11 complicado de nuevo. ¿Cuál sería la jugada? Si, la que todos estábamos esperando, pase completado a Dez Bryant otra vez y primer down fácil (con Breeland). Tras un pase incompleto en 1&Goal buscando a Dez Bryant en la endzone, en 2&Goal lo tuvo claro. Recibió el balón en la yarda 14, y tras mirar a los receptores para engañar a la defensa rival, optó por una carrera para conseguir el TD y volver a colocarse por delante. Decisión muy buena, ya que él también se estaba dando cuenta que seguía sin funcionar su brazo en la endzone.

Ya en el último cuarto y con 23-20 ganando los locales, Kirk Cousins lanzó una intercepción bastante dantesca, ya que el WR Pierre Garçon tenía una triple cobertura y no podía hacer nada en la endzone. Gracias a ese regalo, de nuevo los Cowboys tenían una oportunidad para empatar o ponerse por delante a pocos minutos del final. Tras una mala carrera, backfield vacío y ¿alguien tenía dudas sobre a quién intentaría pasar? Pues efectivamente, de nuevo encontró a Dez Bryant y otro primer down. En la siguiente jugada amagaron con utilizar carrera, pero se giró y otra vez encontró fácil a un Cole Beasley que sabe desmarcarse muy bien en las zonas intermedias. En 2&5, una jugada que probablemente decidió el partido. Cuando tenía mucha presión y parecía que venía el sack, consiguió completar el pase pero lo más importante fue, que se llevó un golpe tardío y con el roughing the passer se colocaron ya en la yarda 29. En 2&9 sufrió un sack y una nueva penalización le salvó, el CB Josh Norman cometió un grave error y su equipo lo acabó pagando.

Tras un fumble recuperado de Ezekiel Elliott, en 2&11 decidió pasar a un Dez Bryant que dropó un balón que les permitía jugarse un tercer down asequible. Así que en 3&11 hizo lo lógico, pasar al otro WR que más daño estaba haciendo. Recepción de Cole Beasley y primer down conseguido. Con un pase al TE Jason Witten se metieron en la cinco, y para concluir el drive estaba claro que lo intentarían mediante la carrera. Quien mejor para ganar el partido divisional por excelencia, que un RB como Alfred Morris que perfectamente podría estar jugando como titular en los Redskins (ex equipo). En el último drive de los Redskins, la defensa aguantó como pudo, pese a que el QB Kirk Cousins lanzó un Hail Mary a la desesperada pero sin encontrar a nadie.

Dak Prescott demostró que pueden ganar partidos con él como QB, pero que deben simplificar el juego lo máximo posible. De 45 pases pasaron a 30, corriendo más y cuando no lo hacían por fin encontró a un Dez Bryant, que de 1 recepción y 8 yardas paso a las 7 y 102 yardas. Algo que quedó también bastante claro, es que en la redzone sigue con problemas para lanzar pases de TD, así que o mejora o las defensas rivales pueden meter a algún jugador más en la caja.