Vikings 17 - 14 Packers

Costoso y sorpresivo triunfo vikingo

El nuevo U.S. Bank Stadium de Minnesota es un lugar mágico en donde los quarterbacks intercambian talentos.

Costoso y sorpresivo triunfo vikingo

Sam Bradford, de entre todos, se mantuvo con temple y paciencia, se alejó de los errores y coronó la sorpresa. En contraste total, Aaron Rodgers se mostró impreciso toda la tarde y sus dos pérdidas de balón en el último cuarto sentenciaron el destino de los Packers

Así es como se construyen las sorpresas.

Bradford completó 22 de 31 envíos para 282 yardas y dos pases de touchdown y los Vikings inauguraron de manera triunfal su espectacular nueva casa al derrotar 17-14 a los Packers de Green Bay.

Pero no todo fueron buenas noticias en Minnesota, luego de que el estelar corredor Adrian Peterson tuviera que abandonar el encuentro con una lesión, aparentemente en la rodilla derecha.

Rodgers, quien fue incapaz de entrar en ritmo luego de comandar una serie anotadora en su segunda serie ofensiva, parecía camino a una remontada cuando ingresó a las diagonales en un touchdown de 12 yardas para comenzar el último cuarto y acercar a Green Bay 17-14.

Sin embargo, Brian Robinson capturó a Rodgers, quien soltó el balón a falta de 6:53 para que los Vikingos esquivaran el primero de dos balazos. El segundo vino con 1:50 en el reloj cuando el cornerback Trae Waynes, quien tuvo tres interferencias en el partido, se adelantó a un pase de Rodgers dirigido Davante Adams. Tiro de gracia.

Bradford se mantuvo sin cometer errores durante todo el juego, tomo buenas decisiones y logró colocar el balón en las manos seguras de Stefon Diggs, quien fue una pesadilla para el perímetro de Green Bay con nueve recepciones para 182 yardas y un touchdown.

Minnesota inicia la campaña con marca de 2-0 y parece haber encontrado la respuesta a la pregunta de qué sucederá en la posición de quarterback en Minnesota. Sin embargo, ahora deben atender una nueva interrogante en torno a la salud de Peterson, quien finalizó el encuentro con apenas 19 yardas en 12 acarreos y una visita al médico.

Green Bay también tiene trabajo por delante, pues por segundo encuentro consecutivo su poderoso ataque quedó por debajo de las expectativas y ahora transitan en el Norte de la NFC como comparsas.

El U.S. Bank resultó ser un lugar mágico en el que Bradford resucitó su carrera al menos por un partido. Pero no logró ser un recinto milagroso para mantener intacta la endeble rodilla de Peterson.