NEW ENGLAND PATRIOTS

Tom Brady y Wes Welker vuelven a ser pareja

El ex jugador de los New England Patriots quiso quedar a cenar con su viejo amigo, pero este le 'obligó' a coger unos cuantos pases antes.

Tom Brady y Wes Welker vuelven a ser pareja

Os voy a contar una triste historia.

Hubo un tiempo en que Tom Brady y Wes Welker fueron una de las mejores parejas de la NFL. Puede que no la más bella. Seguro que no la más espectacular. Al mirar números y apariciones en alfombras rojas, sus nombres no aparecían los primeros. Pero en el calor del día a día, en el apoyo mutuo, en el reparto de tareas, en la empatía, en la asertividad... eran los números uno.

¡Qué feliz se veía a Tom mirando cerca y encontrando, siempre, a su Wes en una ruta intermedia correteando entre linebackers y safeties como un esquiador sorteando puertas de un slalom! Nunca un quarterback se sintió tan cómodo con un receptor en el slot siendo su punto de referencia en un ataque. Nunca.

Parecía que serían felices para siempre.

Pero las causalidades del espacio salarial, y la celebérrima falta de carga emocional en las decisiones que toma Bill Belichick, acabaron con ellos. Y de una forma capaz de romper el corazón al más duro. Voy a meterme en el terreno de los cotilleos, así que estáis avisados: año 2013; Tom Brady reestructura su contrato; se queda con unos ridículos, para él y su estatus, trece millones de dólares con el fin de que el equipo pueda gastar en otros jugadores y tener mejor plantilla (también con la seguridad de que parte de lo suyo sería cobrado más adelante, que nadie es tonto en estos temas); lo primero que quería Tom era que se renovase a Welker; los Patriots, sin embargo, no le ofrecieron el dinero que sí le ofrecía Denver.

El cotilleo, por supuesto, es que Brady quisiese eso o, más aún, que se sintió muy molesto con que 'su dinero' no se gastase en lo que él quería.

El tiempo pasó. Belichick demostró que tenía razón. Brady siguió siendo el mejor. Welker se nos fue apagando. Y esta historia concluyó...

... NO, AÚN NO, amigos. Resulta que Tom Brady está sancionado para los primeros cuatro partidos de la temporada regular. Es posible que ya hubieseis leído algo al respecto. Y, bajo las normas de la liga, no puede tener contacto con sus compañeros ni con nadie del equipo. En esas estaba cuando su viejo compadre Wes Welker, aprovechando que iba a ver el partido de este fin de semana Boston y que sabía que Brady no jugaba (él también habrá leído lo de la suspensión) le pegó un telefonazo para ir a cenar.

¿A cenar? Bueno, sí, pero primero un poco de la vieja buena magia: Brady le lió para ir a coger unos pases.

"Yo sólo estaba pensando en ir a cenar y, de repente, me vi metido en medio de un "vamos, tío, mueve tu culo y atrapa el balón", como en los viejos tiempos. Seguro que quiere que hagamos algún 'two minute drill'", ha declarado Welker a ESPN.

Así que, ya veis, aunque sea en privado, sólo por una noche, Tom Brady y Wes Welker volverán a ser pareja de recepciones. Al final no resulta una historia tan triste.