Competición
  • MLS
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena
Campeonato Brasileño Serie A
Liga Ascenso MX Apertura
Correcaminos Correcaminos UAT

-

Alebrijes de Oaxaca Alebrijes de Oaxaca ALE

-

Atlético Zacatepec Atlético Zacatepec ZAC

-

Cimarrones Cimarrones CIM

-

Liga Mexicana - Apertura
Liga Chilena

AFC Este desde dentro

Los New England Patriots ganan a Cardinals sin Brady ni Gronko

Realizamos un análisis de lo más destacado en la AFC Este de la NFL, poniendo especial atención a lo ocurrido en el partido que enfrentó a Patriots y Cardinals.

Jimmy Garoppolo comandando la ofensiva de los New England Patriots frente a los Arizona Cardinals en la NFL.

¿Qué mejor forma de confirmar la sensación de que nada cambia en la AFC Este, pase lo que pase, que ver a los New England Patriots liderando la división en solitario tras la primera jornada? Pues solo hay que ver los partidos para darse cuenta de que no solo están en el primer puesto sino que son el equipo más competitivo y mejor preparado con un amplio margen de diferencia.

Los Patriots viajaron a Arizona sin su quarterback titular (Tom Brady), sin su tight end titular (Rob Gronkowski), sin su runningback titular (Dion Lewis) y sin sus tackles titulares (Nate Solder y Sebastian Vollmer) y con todas esas bajas fueron capaces de conseguir la victoria. Para hacernos una idea de lo difícil que es ganar a estos Cardinals en su estadio: desde que Bruce Arians es el head coach (2013) solo habían perdido cinco partidos y todos ellos contra rivales divisionales. Es decir, los Patriots son el primer equipo de fuera de la NFC Oeste capaz de batir a los Cards en su estadio y lo han hecho con media alineación titular lesionada o sancionada.

Se puede destacar la gran labor de Jimmy Garoppolo manejando la ofensiva a un nivel tal que apenas se notó la baja de Brady o el magnífico trabajo de Julian Edelman o la actuación global de la defensa con un Chris Long rejuvenecido pero la clave de estos Patriots, lo sabemos todos, está en la banda y se llama Bill Belichick. Tiene una habilidad única para competir con cualquier plantilla y cualquier jugador y este año, que se enfrentaba a una situación única con la sanción de Brady, parece que lo va a resolver como si no fuera nada del otro jueves.

Los Patriots han empezado la temporada ganando a domicilio a un rival que perfectamente se podría encontrar en febrero en Houston mientras que el resto de la división lo ha hecho con derrota y dejando malas sensaciones en general. La segunda jornada, eso sí, ofrece una oportunidad de redención: primeros duelos divisionales, los Jets viajan a Buffalo y los Dolphins a Foxboro.

Para los de Todd Bowles se trata de un must-win. Es solo el segundo partido pero tras la decepcionante derrota en casa contra los Bengals y las dos derrotas sufridas contra los Bills la temporada pasada, no pueden permitirse otro tropiezo frente a Rex Ryan. La mejor noticia del partido inaugural fue su línea defensiva en la que todas las piezas encajaron y estuvieron a un nivel espectacular. Leonard Williams fue el más destacado montando un auténtico caos en las trincheras. Y este jueves se une Sheldon Richardson tras su sanción de un partido.

Para los Bills en cambio casi todo son malas noticias. A su ya conocida mala racha de lesiones en pretemporada, se suman ahora Cordy Glenn y Sammy Watkins. El tackle será baja contra los Jets mientras que el receptor apunta al partido a pesar de sus molestias en el pie. Watkins será un jugador fundamental en el duelo ya que Darrelle Revis no tuvo su mejor día contra AJ Green y ya lo pasó muy mal contra el de los Bills el año pasado.

Este enfrentamiento llega muy pronto para ambos equipos y visto lo poco que demostraron en la primera jornada es complicado predecir quién saldrá vencedor. Los Jets tienen mejor equipo sobre el papel pero contra Cincinnati vimos un equipo muy propenso a cometer errores y lejos de la capacidad ofensiva que tuvieron el año pasado. Eso abre la puerta a unos Bills que a pesar de sus problemas para generar en ataque y sus agujeros defensivos, siempre compiten en los partidos divisionales.

En el otro partido las incógnitas que pudiera haber se han disipado tras lo sucedido en la jornada inaugural. Los Dolphins estuvieron muy cerca de vencer a los Seahawks y probablemente lo habrían hecho si Kenny Stills no comete uno de los drops más clamorosos de los últimos años. Aun así el resultado se vio afectado por la lesión de Russell Wilson tras un pisotón involuntario; sí, otro más; de Ndamukong Suh. El test real para Miami se verá este domingo frente a estos Patriots que parecen inalcanzables.

No es la mejor temporada para confiar en que los Dolphins den la sorpresa. Siguen sin resolver sus problemas en el backfield, ahora con las anticipadas lesiones de Arian Foster y los inesperados problemas de disciplina de Jay Ajayi. Mejores noticias llegaron del lado defensivo. Reshad Jones por fin parece que tiene un compañero a su altura en Isa Abdul-Quddus y Kiko Alonso cumplió en su debut, aprovechando el buen trabajo de la línea defensiva.

Aunque la división no empezó con buen pie más allá de los extraterrestres de New England, los duelos divisionales siempre provocan chispas en la AFC Este y esta segunda jornada será un buen medidor para ver de qué pasta están hechos los equipos. Especialmente el partido del jueves porque el que siga con cero victorias va a entrar en una dinámica negativa que puede traer muy malas consecuencias.

Realizamos un análisis de lo más destacado en la AFC Este de la NFL, poniendo especial atención a lo ocurrido en el partido que enfrentó a Patriots y Cardinals.