Colts 35 - Lions 39

Stafford vence a Luck en una batalla aérea

Los Detroit Lions y los Indianápolis Colts se midieron un choque marcado por la debilidad de las defensas y el juego aéreo.

Stafford vence a Luck en una batalla aérea

El partido quedará para el recuerdo en cuanto a lo visto por ambos ataques. Andrew Luck acabó el partido con 385 yardas y 4 pases de TD, mientras que Stafford completó una gran actuación con 340 yardas y 3 TD. Pero lo que más se puso de manifiesto fue la fragilidad de ambas defensas. La línea defensiva de los Colts se convirtió en un auténtico coladero para el backfield de Lions. Por su parte la secundaria de Detroit no veía la forma de evitar las bombas de Luck, incluso la DL tuvo problemas al final del partido para frenar a Frank Gore.

Los Lions salieron al campo apabullando a su rival. Es la mejor definición todo les salía a los jugadores de Detroit, especialmente a su backfield que una y otra vez encontraba fisuras en una defensa de Indianápolis que dejó mucho que desear. Theo Riddick fue el gran protagonista del ataque con 2 TD y muy participativo tanto corriendo como recepcionando. Por su parte los Colts únicamente encontraron algo a lo que agarrarse al final de la primera mitad cuando Luck conectó un par de buenos pases con Moncrief y Hilton. Este drive culminó en un TD que ponía el marcador en 21- 10.

La segunda mitad empezó de una forma muy distinta. Luck cogió las riendas del ataque y volvió a conectar tres bombas para que el Tigh End Dwayne Allen anotase un TD, sumando además el mismo la recepción para la conversión de 2 puntos. El descanso le vino bien a todos los jugadores de los Colts, pues la defensa también salió mucho más agresiva y contundente. Los Lions parecían algo adormecidos pero emergió la figura de Amer Abdullah. El corredor fue el chico para todo. Corría, recepcionaba, lograba primero downs comprometidos y, sobretodo, anotaba el 4 TD del equipo.

Pero los Lions ya habían despertado a la bestia. Luck no paraba de lanzar pases en todas las direcciones e, incluso, se animaba a correr. El ímpetu de Luck se contagió y por momento el ataque pasó por encima de la defensa de los Lions. Vinatieri acercó un poco más a los Colts tras anotar un FG, y ya van 600 intentos con un 85% de acierto, y colocar el 28 -21 en el marcador a falta de disputarse el último cuarto.

La última manga comenzó con un ataque parado por la defensa de los Colts en el medio del campo. Luck agarró su balón muy cerca de su zona de anotación y volvió a demostrar porque fue elegido como número 1 del draft. Comando una ofensiva con un par de buenos pases cortos, una bomba a Hilton y una carrera propia en la que además recibió una falta que le puso en la yarda 17. Finalmente, y para culminar un drive de ensueño, encontró a su TE, Jack Doyle, en la red zone y ponía el 28 – 28 en el marcador.

Los Lions estaban viendo como un los Colts se les subían a las barbas. Pero Stafford y su backfield aún tenía mucho por decir. Tanto Riddick como Abdullah se encontraban con esa chispa de más tan importante al final de los partidos y llevaron el balón hasta la yarda 30. Staafford se encontraba muy cómo y logró conectar un par de buenos pases para Boldin y Ebron. El magnífico drive de los Lions culminó con un TD de Theo Riddick que culminaba así su gran partido. Pero no todo salió bien para Lions. Matt Prater falló el extra point que les ponía 7 arriba, con lo que Luck disponía de 4 minutos para anotar un TD y, con el permiso de su kicker, lograr la victoria.

Andrew Luck. El que para muchos está llamado a dominar la NFL en el futuro, con Cam Newton a su vera, continuó con el recital. Su conexión con su cuerpo de receptores estaba en lo más alto. Dorsett, Moncrief y Hilton parecían indefendibles para la floja secundaria de los Lions. A falta de 46 segundos los Colts estaban 6 puntos abajo, en la yarda 6 y en tercera y 4. Saben lo que ocurrió…Efectivamente TD de Colts. Luck lograba la remontada con una segunda parte para enmarcar, con la colaboración especial de Jack Doyle que anotó los dos últimos TD del equipo.

Pero aún no estaba todo dicho los Lions tenían 48 segundos, y tres tiempos muertos, para llegar a una buena situación para su kicker. Y a fe que lo cumplió. Tres pases a Riddick, Ebron y Marvin Jones, llevaron a los Lions a la yarda 25. Matt Prater tenía en sus pies la victoria a falta de 8 segundos debía anotar un FG de 43 yardas y lo logró. De esta heroica forma lograron los Lions ganar el partido.

Stafford se ha quitado de un plumazo esa vitola de QB unidireccional, por su conexión con Megatron, y ha sabido guiar a su ataque haciendo participe a muchos receptores. Su visión de juego y frialdad llevó a su equipo a ganar el partido en el último momento.