MINNESOTA TWINS

Los Minnesota Twins son un absoluto desastre

Diez derrotas seguidas, un 3-15 en los últimos 18 partidos y un diferencial de -61 en carreras son datos que dejan a las claras su horrible año.

Los Minnesota Twins son un absoluto desastre
Tom Szczerbowski AFP

Tras un gran temporada en 2015, las expectativas de los Minnesota Twins eran las de seguir en esa buena línea en el 2016, pero desde el principio se vio que el nuevo curso no empezó bien. En 2015 el equipo de Paul Molitor, fue una de las grandes sorpresas en la MLB, peleando casi hasta el final por entrar en unos playoffs con varios equipos con mayor presupuesto y mejores plantillas en la Liga Americana. El balance final fue de 83-79, terminaron segundos en la división central, solo superados ampliamente por los vigentes finalistas entonces y futuros campeones Kansas City Royals. A priori, eran el equipo que menos opciones tenia al principio del 2015, pero siendo un club sólido con varios jugadores como Brian Dozier y Glen Perkins siendo seleccionados para el All-Star consiguieron un récord positivo.

Comenzaba una nueva temporada y pese a haber sido el segundo mejor equipo en una división con mejores equipos teóricamente que ellos, todos los pronósticos les daban en el sótano de la división aunque no muy lejos por ejemplo, de los Chicago White Sox. Con los Royals defendiendo título como favoritos, Indians y Tigers siendo aspirantes a discutir esa superioridad y los White Sox haciendo fichajes para intentar hacer un buen año antes de una futura e inevitable reconstrucción, ellos parecían los más débiles.

El inicio fue terrible, nueve derrotas consecutivas en los primeros nueve partidos y un dato que no auguraba un futuro prometedor. Con un 0-9, firmaban el peor comienzo de la franquicia desde que se instaló en Minnesota, ya que el anterior registro era de 0-5. Lógicamente ir a remolque desde el principio es una situación muy incómoda para cualquier equipo, pese a que son 162 partidos de regular season.

Finalizaron el mes de abril con un 7-17, reaccionando bastante bien pero sin dejar buenas sensaciones. En mayo y junio los resultados continuaron siendo bastante negativos, 8-19 y 10-17 para un balance combinado de 18-36. Es decir, es doble de derrotas que victorias. Con la temporada ya perdida al 100%, había que probar jugadores y cosas de cara al 2017 y el equipo mejoró sorprendentemente. En julio por fin consiguieron un registro por encima del .500, ya que con 15-11 empezaban a demostrar ser por lo menos un equipo competitivo y serio.

En agosto enlazaron cuatro triunfos consecutivos, pero cuando el equipo parecía establecerse lo peor aún estaba por llegar. Desde el 43-64, solo han ganado 6 partidos y en cambio han perdido 17, diez de forma consecutiva y dejando una imagen lamentable que los aficionados no olvidarán en bastante tiempo. Actualmente están con un 49-81, siendo claramente el peor conjunto de la competición junto a los Atlanta Braves, que tienen una victoria menos. Precisamente contra ellos fue su último triunfo, para después ser barridos por Royals, Tigers y Blue Jays.

Además de que los jugadores han rendido a un nivel mucho más bajo de lo esperado, ya que varios hombres tienen calidad como para ganar bastantes más partidos, otros como el All-Star en 2016 y mejor jugador Eduardo Núñez fue traspasado a un contender al título, como son los San Francisco Giants.

Los tres mejores jugadores están siendo el 2B y líder del equipo Brian Dozier, en 125 partidos ha conectado 132 hits con 30 HR, 78 RBI y 31 dobles. Después el DH Miguel Sanó, en 94 partidos ha conectado 86 hits con 20 HR, 53 RBI y 18 dobles. Por último, el tercer mejor jugador está siendo la sorpresa más agradable y casi única para los Twins en la temporada, el joven RF Max Kepler con solo 23 años. En 86 partidos, ha conectado 73 hits con 15 HR, 58 RBI y 16 dobles. Son los hombres más destacados de una ofensiva, que no tiene dinamita en los bates y hace la vida mucho más fácil a los pitchers rivales.

En el pitcheo los problemas también son enormes, solo un lanzador está por debajo de 2.00 en la ERA, Brandon Kintzler (1.73). Dos por debajo de 3.00, Fernando Abad (2.65) y Taylor Rogers (2.93). Tres por debajo de 4.00, Ryan O’Rourke (3.29), Ervin Santana (3.54) y Ryan Pressly (3.72). A partir de ahí todos los demás tienen una ERA muy elevada, ya que cuatro tienen más de 4.00, cinco más de 5.00, cinco más de 6.00, dos más de 7.00, dos más de 9.00, dos más de 10.00 y dos más de 12.00. Las estadísticas en este deporte son muy importantes, ya que siempre los duelos entre lanzador y bateador suelen ser lo más importante para medir como están rindiendo.

Tienen que cambiar muchísimo para el próximo año o pueden continuar siendo uno de los peores equipos en la MLB, aunque en Minnesota es algo más perdonable. Solo los Vikings son la franquicia que parecen tener opciones reales a día de hoy de hacer algo importante, los Timberwolves generan esperanzas en el futuro con nuevas estrellas jóvenes emergentes y uno de los mejores entrenadores en la NBA como es Tom Thibodeau pero aún no están en la élite y los Wild están muy lejos de aspirar a la Stanley Cup.