Competición
  • Premier League
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Serie A
  • Liga Chilena

LIGA AMERICANA

Septiembre es un mes decisivo en la Liga Americana

Llegamos al último mes de la temporada regular y los equipos realizan el último esfuerzo buscando los playoff de octubre.

Septiembre es un mes decisivo en la Liga Americana
Ken Blaze USA Today Sports

Si una ventaja tiene la Liga Americana sobre la Nacional es que esta temporada, y ya van cuatro consecutivas, dispondrá del factor campo en las Series Mundiales gracias a su triunfo en el partido de las estrellas disputado el pasado 12 de julio en el Petco Park de San Diego. Poco importa que los Chicago Cubs vayan a ser el mejor equipo de la MLB con mucha diferencia sobre el segundo porque el equipo que salga campeón de la Liga Americana tendrá el privilegio de poder dirimir un hipotético partido decisivo por el título de las World Series en su estadio. Y cuando llevas ya siete meses de competición, jugarte todo a una sola carta con el apoyo de tu gente puede marcar la diferencia entre pasar a la historia o soñar con alcanzarla un año más. ¿Es justo que el All Star dirima la ventaja de campo sobre lo realizado en la liga regular? ¿No lo es? Eterno dilema del que otro día podremos hablar con más calma, que hoy no toca.

La Liga Americana presenta un panorama bastante similar a la Nacional, con dos equipos con un pie en los playoff y con varios conjuntos que van a mantener una lucha fratricida por el resto de las plazas disponibles hasta el último momento. Vamos a empezar por la División Oeste, en donde se encuentra el mejor equipo de esta liga, unos Texas Rangers que además recuperan a Colby Lewis para el tramo final de la temporada y que pueden formar con Hamels, Darvish y Holland un cuarteto de pitchers realmente demoledor. De momento tiene 8,5 partidos de ventaja sobre sus perseguidores y todo parece indicar que conseguirá el primer puesto de la Liga, con la ventaja de campo que ello lleva aparejado para las eliminatorias.

Hace 20 días casi dábamos por hecho que el título de la división central iba a ser para unos Cleveland Indians que apoyados en una buena rotación de lanzadores, y quizás espoleados por el triunfo de los Cavaliers en la NBA que puso fin a una sequía de 52 años sin una victoria en las ligas mayores para la ciudad, habían tomado una ventaja que parecía más que suficiente para llevarse la división. Pero desde entonces no solo ellos han aflojado un poco su rendimiento sino que se ven ya acosados por unos Detroit Tigers que han ido de menos a más en la temporada y que ahora mismo se encuentran a 4,5 partidos de la cabeza, gracias entre otros a un Justin Verlander en plena forma y a un Michael Fulmer al que nadie le va a discutir el título de rookie del año. Aún así en teoría esta ventaja debería de ser suficiente para que los de Ohio consiguieran el título de división, pero a falta aún de 30 partidos por disputarse todo puede pasar de aquí al 2 de octubre.

En donde va a haber tortas hasta el último día va a ser en la siempre competida división este. De momento Toronto Blue Jays, cuya potencia al bate se ha puesto de manifiesto en el momento más oportuno para sus intereses, mantiene una ventaja de 2 partidos sobre unos Boston Red Sox que quieren ofrecerle una última opción de título al gran David Ortiz y de 4 sobre unos Baltimore Orioles que parecen haber perdido algo de fuelle en este último mes y que necesitan mucho más apoyo de sus pitcher para el tramo final de la temporada. Incluso los New York Yankees, gracias a la renovación de su plantel que ha permitido dar paso y descubrir a grandes peloteros como Gary Sánchez, aspiran aún a dar la sorpresa y meterse en la lucha por la división. Y es que la gran cantidad de enfrentamientos directos que aún tienen que dirimirse en este grupo hace que cualquier resultado, por extraño y complicado que parezca hoy, pueda darse de aquí a un mes.

La última plaza de acceso a los playoff saldrá del partido de wildcard para el que de momento hay tres equipos clasificados, estando los Red Sox por delante y con los Orioles y los Tigers igualados por la segunda plaza. Por detrás de ellos Astros, Yankees, Royals y Mariners (que con cinco derrotas seguidas han dado un importante paso atrás) mantienen vivas todas sus opciones de jugar en octubre aunque sea vía partido de comodín. Mucho ojo a los actuales campeones que en agosto han pasado de estar deshauciados a contar, y mucho, para meter un pie en las eliminatorias y luchar por revalidar el título.

Los que se han quedado ya sin opciones son White Sox (una pena como se han venido abajo tras su fulgurante inicio de temporada), Athletics, Rays, Twins y unos Angels que van a tener que plantearse qué hacer con Mike Trout, el mejor jugador de la liga sin discusión que no tiene una plantilla a su alrededor que le respalde para aspirar a cotas mayores. Para todos ellos su punto de mira está situado en el 2017 y probablemente aprovechen estos últimos partidos de competición para dar minutos a los menos habituales y, de esa forma, ver sus posibilidades de formar parte del roster de 25 para la próxima temporada.