Jesé y la conga de Florentino

Cuando empezó a correr por el Bernabéu hace unos años Jesé parecía invencible. Luego se convirtió en el Theo Walcott español. El eterno suplente. Que quede claro que personalmente, me gusta Jesé pero la venta al PSG es una broma.

Y cuando me refiero a la broma de Jesé, me refiero a la broma que he leído conforme que Jesé se ha vendido por 25 millones de euros. En algún momento todos perdimos el norte y nos volvimos locos.

25 millones de euros por Jesé no es el chiste del verano, es el chiste del siglo XXI, XXII y XXIII.

Vamos a hacer un ejercicio de alejamiento temporal y de espacio distópico, así que cerremos los ojos e imaginemos la situación:

Un pájaro del PeEseGe llamando por teléfono a las oficinas del Bernabéu: (con ese acento francés maravilloso e irresistible)

"mmmm bon jour... hola buenas... esto... vive la france... mmm... que quegiamos pgeguntar pog Jesé... ¿Por cuánto nos lo dejáis, jefe?"

A eso que uno del Madrid, el que ha cogido el teléfono cree que es una broma, pero quiere seguir la broma con lo que tapa el teléfono con la mano y le dicen a Florentino:

"Presi... Se va a reir pero es que el PSG nos pregunta si les vendemos a Jesé"

Y toda la oficina estalla en una sonora carcajada "jajajajaja" Florentino, con muchos papeles y trabajo, desde el fondo del pasillo le grita al que ha cogido el teléfono "jejejej, diles que por 25 kilos se lo llevan" y toda la oficina del Madrid se ríe todavía más y Floren guiñándole el ojo a la secretaria le dice "es que me he levantado risueño y yo también hago bromas"

Y eso que el que ha cogido el teléfono, después de decir la oferta al del PSG, le grita al presi

"Presi que dicen que sí... Que se lo llevan"

Y toda la oficina del Madrid se tira al suelo con lágrimas en los ojos, abrazados, abriendo el champagne, caviar y haciendo la conga con corbata en la frente y descamisados y con el presi como director de orquesta. Desmayos, vitores, dos orejas y rabo.

Más o menos me imagino que la negociación fue por esos derroteros y que todavía les duele la barriga a todos por las horas de risa incontrolada. Es lo que tiene que alguien te pague veinticinco millones por Jesé.

En cambio en can Barça es más rápido y simple;

"vete llamando y regalando los jugadores que no queremos. Ahh da igual la pasta, lo importante es regalarlos y ya pediremos dinero a los patrocinadores y a gastar".

Venga hombre, un poquito de sangre a la hora de hacer negocios, que el Madrid siempre nos saca tres pueblos vendiendo mucho mejor que nosotros. ¡Qué rabia! ¡Que la pela es la pela, nenk!

Menos mal que el Angel de pelo Platino llamado Messi ha vuelto con las pilas cargadas que sino fuera por él, sufriríamos.