NFL

Aaron Rodgers hace sus pininos como gerente general de los Packers

Aaron Rodgers, como Brady en Tampa Bay, hace sus pininos como “gerente general”, pues pidió tener de regreso a Randall Cobb y de inmediato el equipo ha cumplido su deseo.

Estados Unidos
0
Aaron Rodgers con los Packers
Grant Halverson Getty Images

Cuando Tom Brady firmó con los Tampa Bay Buccaneers, en marzo del año pasado, de inmediato hizo peticiones y el equipo se puso a trabajar para complacer a “TB12”: sacó del retiro a Rob Gronkowski, se arriesgó con el problemático Antonio Brown y firmó a Leonard Fournette, entre otros movimientos.

Brady llevó al Super Bowl a los Bucs y “Gronk”, Brown y Fournette anotaron en el juego por el título de la NFL, que Tampa Bay ganó en casa 31-9 a los Kansas City Chiefs.

Un año después, otra empoderada superestrella de la NFL hizo su movimiento, montó todo un show y se ha salido con la suya.

Aaron Rodgers presionó a la gerencia general de los Packers, amagó con no jugar la campaña 2021 e incluso se reportó que le dijo a sus allegados que prefería retirarse antes de jugar de nuevo en Green Bay.

No asistió al minicampamento voluntario y en lugar de ello se fue de vacaciones con su prometida; hizo apariciones en programas de televisión, dijo que su inconformidad con el equipo era un asunto de “filosofía y cultura” y rechazó una oferta que lo convertiría en el jugador mejor pagado de la NFL.

Ayer por la mañana, Rodgers reportó al training camp de Green Bay, y lo hizo porque los Packers aceptaron que la de 2021 sea su última temporada en Green Bay, dándole oportunidad de buscar un nuevo equipo en la offseason 2022. Se pondrá en un papel que ambas partes han acordado firmar.

Es, como el propio Rodgers y el wide receiver Davante Adams sugirieron en redes sociales con una fotografía de Michael Jordan y Scottie Pippen, “The Last Dance” versión Green Bay Packers.

Porque es probable que también sea la última campaña de Adams, quien no está conforme con las ofertas que le ha hecho la gerencia general del equipo para una extensión de contrato.

Rodgers, como Brady en Tampa Bay, hace sus pininos como “gerente general”, pues pidió tener de regreso a Randall Cobb y de inmediato el equipo ha cumplido su deseo, arreglándose con los Houston Texans para hacer un trade por el wide receiver.

En ocho años en Green Bay, Cobb atrapó 470 pases, sumó más de 5,000 yardas y anotó 41 touchdowns.

El 22 de agosto cumple 31 años, pero Rodgers cree que Cobb puede ayudar a mejorar el ataque aéreo y para ello su papel será restarle presión a Adams.

Esta mañana, en conferencia de prensa, el gerente general de los Packers, Brian Gutekunst, dijo que la opinión de Rodgers siempre ha sido tomada en cuenta.

“Se ganó ese lugar en la mesa para tener voz”, dijo Gutekunst. “Él siempre ha tenido una voz, creo que es simplemente incorporar eso”.

Y por “incorporar eso” entiéndase “finalmente le vamos a hacer caso”.

Gutekunst reclutó al quarterback Jordan Love en la primera ronda del Draft 2019, meses después de que los Packers perdieron el Juego por el Campeonato de la NFC en San Francisco. Lo único que necesitaba Rodgers era más y mejores receptores.

Es probable que el gerente general se anticipara a un desencuentro con Rodgers que, al final del día, no pudo evitar.

Hoy Rodgers, MVP de 2020 con una marca personal de 48 pases de touchdown, ha ganado la partida y con él de regreso Green Bay es, otra vez, contendiente al Super Bowl.

Ahora, si alguien va a documentar en video la temporada 2021 de los Packers, más vale que Rodgers la termine con el Vince Lombardi y un viaje a Disney World.

De lo contrario Michael Jordan, con un tequila en una mano y un puro en la otra, seguirá riéndose de este primer intento por igualar el original “The Last Dance”.