CONMEBOL

La Copa América podría volver a jugarse en Estados Unidos

Luego que Colombia declinara como sede y Argentina atraviese por una nueva ola de COVID—19, la CONMEBOL estudiaría trasladar la Copa América a los Estados Unidos.

Estados Unidos
0
La Copa América podría volver a jugarse en Estados Unidos

La realización de la Copa América 2021 continúa siendo un misterio y la CONMEBOL estudia a Estados Unidos como opción para albergarla, luego de que Colombia declinara como sede y Argentina atraviese por una nueva ola de COVID—19, que incluso ha provocado la suspensión de la liga local, por lo que la Unión Americana podría ser nuevamente la sede de la Copa América, tal como ocurrió en 2016 con la edición Centenario.

Diversos informes indican que Estados Unidos sería la “última bala” que la Confederación sudamericana tendría en caso de que Argentina no pueda albergar la Copa, que originalmente se llevaría a cabo en 2020 con Argentina y Colombia como coanfitriones, sin embargo, la pandemia de coronavirus y los problemas sociales que actualmente se viven en Colombia, han provocado que la CONMEBOL tome medidas de emergencia.

De acuerdo con Diego Montalván de la cadena Telemundo, la posibilidad de que Estados Unidos albergue la edición 2021 de la Copa América es cada vez mayor, aunque la logística no es sencilla, pues Concacaf no permitiría que la Copa América se dispute en las mismas ciudades y estadios donde se llevará a cabo la próxima Copa Oro, entre el 2 de julio y el 1 de agosto.

Chile, Paraguay y Venezuela se han ofrecido como sedes alternas, por lo que CONMEBOL trabaja a marchas forzadas, pues se tiene previsto que la Copa América 2021 dé inicio el próximo 11 de junio, a pesar de la emergencia sanitaria que enfrenta Argentina, que se encuentra ante un nuevo pico de casos por COVID—19 y espera estar lista para albergar el torneo en unas semanas.

La Copa América volvería a Estados Unidos

La Unión Americana es una opción para CONMEBOL, en caso de que la Copa América no pueda llevarse a cabo en Argentina y aunque esto representaría un nuevo plan de logística, así como un nuevo posible retraso en el inicio del torneo. Estados Unidos podría convertirse en la nueva sede del torneo, tal como ocurrió en la Copa América Centenario de 2016, cuando la copa salió de Sudamérica por primera vez en su historia.

En caso de que se concretara, Estados Unidos podría abrir las puertas de sus estadios para la afición, tal como ha ocurrido en la MLS y como ocurrirá en la Copa Oro, donde algunos estadios incluso estarán al 100% de su capacidad, debido al alto índice de vacunación en el país norteamericano.