MLB

Pioneer League reemplaza los extrainnings con competencia de home runs

La liga de desarrollo encuentra una manera innovadora y emocionante de definir los partidos.

Estados Unidos
0
Peloteros de ligas de desarrollo
Judy Griesedieck Getty Images

El béisbol está en una cruzada por atraer a las nuevas generaciones y, de una u otra manera, han llegado a la conclusión de que la mejor manera de hacerlo es reduciendo la duración de los juegos. En pocas palabras darle al público menos de lo que quieres vender.

En un intento por reducir el tiempo de juego, darle un final atractivo para aquellos que disfrutan del batazo largo y, al mismo tiempo, provocarle un derrame de bilis a los puristas, la Pioneer League, una de las varias ligas independientes afiliadas a Grandes Ligas, ha implementado una nueva regla para definir los juegos empatados después de nueve entradas.

El término correcto sería extra innings, pero el plan de la Pioneer League no incluye ninguna entrada adicional, pero sí muchos, muchos cuadrangulares.

La liga dio a conocer el martes su plan para definir los encuentros empatados, y sobra decir que es poco convencional, atrevido y posible causa de aneurisma para todo aquel que sólo quiere ver béisbol.

“De acuerdo con la regla, cada equipo designa a un bateador que recibirá cinco lanzamientos, y el resultado del juego se determinará por el que conecta más home runs”, señaló la liga en un comunicado en el que anuncia el cambio. “Si el juego permanece empatado después de la primera ronda de ‘knock out’’, se seleccionará a otros dos bateadores para un enfrentamiento a muerte súbita hasta que se declare un ganador”.

En pocas y resumidas palabras, un juego de béisbol no se determinará jugando al béisbol sino en un Derby de Cuadrangulares que podría hacer el truco de atraer a nuevos espectadores, pero que no le hace ningún favor al término “Rey de los Deportes”.

A todos les gusta ver cuadrangulares, no en vano es conocido como el batazo rey del béisbol. El home run ha sido determinado por métodos científicos como la acción más complicada de ejecutar en cualquier deporte de las cuatro grandes ligas estadounidenses, cinco si quieren incluir el fútbol soccer. Pero parte del encanto de un tablazo de cuatro esquinas está en ver al bateador ganarle un duelo al pitcher descifrando el lanzamiento, no sacudiendo panorámicos batazos a una bola “puesta”.

La regla es atractiva para la liga de softball de cuarentones los jueves por la noche y con varias cervezas de por medio, ciertamente también lo es para una liga de desarrollo en donde el resultado del encuentro es anecdótico. Llevar este concepto a partidos trascendentes o a Grandes Ligas es una cuestión completamente distinta, y algo que simplemente no debería ocurrir, sin importar cuánto reduzca el tiempo o a cuántos nuevos aficionados atraiga.