Finalizado

Suecia 1-1 Estados Unidos

Megan Rapinoe salva con gol a Estados Unidos en Suecia

USWNT pasó un muy mal desarrollo de partido en suelo europeo y las suecas estuvieron a la altura para quedarse a nada de vencerlas en casa.

Estados Unidos
Megan Rapinoe celebra con sus compañeras el gol del empate en amistoso ante Suecia
Janerik Henriksson AP

Primero fue el perder medalla ante ellas en Río 2016. De ahí comenzó a acrecentarse una rivalidad internacional como pocas en el fútbol femenil y una de las venganzas para Estados Unidos vino en 2019, cuando iniciaron ante ellas su tercera racha más larga de victorias en la historia de la Selección. Sin embargo, ésta tuvo que ser cortada hoy, pero, afortunadamente, con el robo de Megan Rapinoe a una victoria que estuvo a nada de llevarse Suecia.

Las europeas de inmediato empezaron presionando por las bandas, mas no pudieron hacerlo por más de cinco minutos, cuando las dirigidas por Vlatko Adonovski les arrebataron el esférico y empezaron a manejar las acciones. El primer llamado lo hicieron con un centro de Kelley O’Hara que culminó en un fuera de lugar para Christen Press y más adelante lo haría del lado contrario con la presencia también de la zaguera Crystal Dunn. Todo el encuentro se guiaba por esos espacios debido a que el medio campo estaba llenó de muros. Así como defendía Suecia con garra, las norteamericanas eran las más propositivas hasta que vino el cobro de sus mil y un errores.

En este embate por las laterales, las de Peter Gerhardsson tuvieron su primera gran acción peligrosa en un tiro de esquina y supieron aprovecharla en su máxima expresión. Kosovare Asllani se estaba haciendo nombre por un duelo de faltas con Lindsey Horan, mas no se pudo mantener más ahí al mandar el pase a primer palo que cambió el andar del encuentro. Mientras su mensaje voló sin interrupciones, Lina Hurtig llegó desde atrás sin marca alguna para elevarse con sus propulsores y girar la cabeza para mandar el balón al segundo palo y otorgar la ventaja a su país.

Alyssa Naeher sufrió una pésima salida que ni siquiera fue cerca de la jugada, pero minutos más adelante se encargó de evitar una mayor diferencia al plantarse de buena manera frente a la delantera del Wolfsburgo, Fridolina Rolfö, quien rompió la línea final de las estadounidenses y quedó a un segundo de hacerse de la misma gloria que Hurtig. Por lo tanto, había algo de esperanza en Estados Unidos para animarse a volver con su juego de embiste y posesión eterna.

Los brazos nunca los bajaron y tampoco Suecia que lograba cerrar los espacios de manera perfecta. Cada vez que parecía que la línea de tres iba a ser superada, uno giraba la mirada por un segundo y ya eran seis o hasta siete jugadoras del conjunto amarillo ya posicionadas para frenar las sumas contrincantes. Incluso, Rolfö en esos momentos tuvo otra oportunidad de liquidar en un gran jugada de Sofia Jakobsson, donde sólo necesitaba de empujar a gol, pero la redonda quedó entre sus pies.

Estados Unidos no lograba abrir la puerta y el juego 300 de Carli Lloyd no era el que esperaba al tener jugada tras jugada sin éxito. Su más clara la estrelló en la arquera Jennifer Falk y fue entonces cuando Adonovski no pudo más y trajo del banquillo a Megan Rapinoe y Alex Morgan. Por supuesto que la presencia de Rapinoe obligó la marca de hasta tres futbolistas sobre de ellas, por lo que algunas compañeras llegaban a estar en solitario, mas no con una idea de desarrollo como fue toda la partida. Pase tras pase se terminaba por ir o ser cortado por una estelar escandinava y nada lucía como solución, ni Horan recibiendo perfilada fuera del recuadro y tampoco el tiro de esquina que quedó a merced -aunque un poco incómodo- de Morgan.

Así que, a pesar de que ellas estaban sufriendo el arbitraje, una luz en el camino apareció cuando O’Hara recibió una falta en las limítrofes del área, pero que fue marcada como penal. De esta manera, el fallo no era una opción, por lo que Rapinoe tomó la iniciativa y reventó hacia el costado derecho de Falk para dar el empate final al minuto 87.

En los seis minutos restantes, las estadounidenses se fueron adelante con todo su arsenal pero este no pudo causar más daños castillo sueco que les provocó el romper su carrera de 16 encuentros ganados de manera consecutiva que ostentaban desde noviembre de 2019. Ahora, habrá que empezar de cero esos números y será con mucho cuidado, ya que su siguiente rival será nada más y nada menos que Francia.

Carli Lloyd y el grupo selecto de los 300 partidos.

Sólo dos jugadoras habían logrado esta meta y algún tiempo atrás de ella. Carli Lloyd se consagró hoy dentro de la élite de la Selección de los Estados Unidos en cuanto a cantidad de partidos para acompañar a Christie Rampone y Kristine Lilly, quienes suman 311 y 354 investiduras, respectivamente.

“Es una locura, pero siempre he tenido la visión de qué tan lejos quiero ir en mi carrera, pero también estoy aquí por la aventura y el viaje”, declaró la delantera que debutó en la mayor en el 2005 ante Uccrania.