NFL

Aaron Rodgers: la afición en Lambeau Field fue algo especial

Los Packers jugarán su primer NFC Championship Game en casa desde la temporada 2007, la última temporada de Brett Favre como titular en Green Bay.

Estados Unidos
Packers fan
TANNEN MAURY EFE

Jugar en casa era algo que desde antes de arrancar la temporada 2020 de la NFL, a lo largo de la misma, y todavía durante el cierre de esta y en la postemporada se cuestionó su repercusión sobre los partidos. La pandemia por coronavirus ha dejado a la mayoría de equipos sin aficionados en los últimos meses y a otros estadios con algunos de ellos en las gradas, a porcentajes reducidos. En el caso de hoy, en Lambeau Field solo hubo acceso para 7,439 aficionados, de acuerdo con ESPN.

Para los 81,441 fanáticos que permite tener el legendario estadio en Wisconsin, tener solo al 9% representó un gran incremento en comparación de la temporada 2020, que a finales de diciembre recibieron aproximadamente 1,000 fanáticos en las gradas.

Durante momentos, el partido de Ronda Divisional en contra de Los Angeles Rams, cuando el rival estaba en la cancha los aficionados apoyaron a su equipo, desde las gradas, con haciendo ruido de distintas formas. Después de cada una de las cuatro capturas a Jared Goff se escuchó la algarabía compartida.

Tras 60 minutos de football en Lambeau Field, los Packers aseguraron la localía para el NFC Champsionship Game, el primero que se juega en Green Bay en la era de Aaron Rodgers como titular detrás del centro del campo, que ya ha disputado cuatro lejos de su afición.

"Es especial, no hay absolutamente nada como ello. Realmente hemos extrañado esa parte de la experiencia. Así que atravesar el túnel esta noche con aficionados fue increíble. Es difícil de explicar qué tanto significa la presencia en el campo de juego, y solo tenerlos con la energía que genera la multitud. Poder jugar frente a ellos esta noche, escuchar los cánticos, escucharlos golpear los tableros fue especial", reconoció Rodgers en entrevista postpartido para Fox Sports, de acuerdo con Nick Shook, de NFL.com.

"Se sintió [como si hubiera] 90,000 [aficionados]. Fue un gran factor en la victoria de hoy”, dijo Allen Hazard, de acuerdo con Tom Silverstein, de Milwaukee Journal Sentinel. El receptor abierto de tercer año atrapó un envío de 58 yardas de Rodgers, tras engañar con la carrera, para sentenciar el encuentro en el último periodo.

A esperar rival

New Orleans Saints o Tampa Bay Buccaneers, el que salga victorioso del duelo en el Mercedes-Benz Superdome, irá de visita el próximo fin de semana a la "Frozen Tundra", donde Rodgers tiene marca de 5-2 en postemporada.