NEW YORK JETS

Le’Veon Bell le “prohíbe” a Sam Darnold salir a bares

El veterano running back de los Jets apuesta por el éxito ofensivo del joven pasador en su segundo año en el sistema del coach Adam Gase.

Le'Veon Bell y Sam Darnold
Mike Stobe AFP

Los New York Jets no son un equipo normal. Eso quedó en evidencia —nuevamente— el lunes cuando, entre todos los jugadores, fue Le’Veon Bell el que se convirtió en la voz de la prudencia y la razón.

Bell, el mismo que tiene un arresto y suspensión por uso de marihuana y una campaña perdida en su historial por una disputa contractual, sorprendió a todos con un inesperado acto de madurez, cargada de humor, al asumir el liderato de unos jóvenes Jets que aún luchan por encontrar su identidad.

“Tenemos que asegurarnos de que esté saludable”, dijo Bell en referencia al quarterback Sam Darnold, quien según diversos reportes ha mostrado enorme progreso en la pretemporada. “Le dije ‘No salgas a los bares’”.

La recomendación de Bell es aplicable para todos en medio de una pandemia que ha cobrado más de 175,000 vidas en Estados Unidos, pero es particularmente prudente en el caso de Darnold, quien la campaña anterior se perdió tres juegos luego de contraer mononucleosis en un bar del área de Nueva York.

Sin Darnold detrás del centro, los Jets perdieron sus tres encuentros y la ofensiva anotó apenas tres goles de campo... en total en esos tres juegos (en tanto que su defensiva logró dos touchdowns en ese mismo lapso). Está claro que los Jets necesitan a Darnold, en particular esta versión que, según Bell, ha dado un enorme salto en su segundo año bajo el sistema del coach Adam Gase.

“Luce muy distinto” al 2019. “Está mucho más cómodo”, dijo Bell sobre su quarterback, con quien hará mancuerna por segunda temporada. El exrunning back de Pittsburgh señaló que el pasador ha tomado tal comando del sistema de Gase que incluso llega a corregir al coach cuando hay una falla en alguna jugada.

Señales positivas, sin duda. Pero los Jets necesitan que Darnold sea capaz de llevar la teoría a la práctica y que traduzca todo su conocimiento en ejecución para revitalizar a una ofensiva que el año pasado se ubicó como la última en yardas y la penúltima en puntos de toda la NFL, y que perdió a su segundo mejor receptor en la agencia libre en Robby Anderson.

Si Darnold es capaz de brindarle constancia a la ofensiva y conservar algo del ímpetu que llevó a los Jets a ganar seis de sus últimos ocho juegos de la campaña anterior, será uno de los pocos aspectos positivos en una franquicia que no está acostumbrada a tener mucho a su favor.