Temas del día Más temas

TAMPA BAY BUCCANEERS

Guardaespaldas de Tom Brady no jugaría durante pandemia

El tacle izquierdo de los Bucs Donovan Smith asegura que simplemente no vale la pena tomar el riesgo.

Donovan Smith
Cliff Welch Icon Sportswire via Getty Images

Hace algunos meses, el nombre de Donovan Smith y sus opiniones sobre la pandemia de coronavirus habrían generado la misma reacción: “¿Quién es Donovan Smith?”. Ahora que ese nombre viene acompañado con el título de “tacle responsable de cuidarle la espalda a Tom Brady”, lo que Smith diga haga o —en este caso— deje de hacer, se vuelve repentinamente relevante.

¿Y que es exactamente lo que Smith no quiere hacer? Jugar. O, siendo más justos y específicos, jugar durante una pandemia.

Smith, veterano de cinco temporadas en la NFL y uno de los principales responsables de cuidar el mayor activo de Tampa Bay en sus aspiraciones de campeonato, el señor Brady, recurrió al escenario de las redes sociales para decir que jugar durante una emergencia de salud como la que se vive actualmente, simplemente no vale la pena.

Poner en peligro mi salud y la de mi familia no es algo que valga la pena”, dijo Smith.

Uno diría, con todos los fundamentos, que los jugadores de la NFL ponen en riesgo su salud en cada jugada. Entonces ¿qué cambió en el caso de Smith? La respuesta es muy sencilla: la llegada de su primer hijo en tres semanas, y la presencia de un virus que ha matado a medio millón de personas en todo el mundo.

“No puedo evitar pensar en cómo puedo ir a trabajar y tomar las precauciones apropiadas con más de 80 personas a mi alrededor todos los días y luego volver a casa con mi hija recién nacida”, escribió Smith. “¿Cómo es que un deporte que requiere de contacto físico en cada jugada y transferencia de todo tipo de fluidos corporales en cada jugada puede ejercer el distanciamiento social? ¿Cómo puedo asegurarme de no llevar el COVID-19 a mi casa?”

Las dudas y preocupaciones de Smith son válidas y no deben tomarse a la ligera. El hecho de que un jugador titular en un equipo con aspiraciones de campeonato esté dispuesto a ausentarse la temporada por riesgo a contraer el virus debería ser suficiente prueba de que la situación sanitaria no está ni cerca estar bajo control.

Con los campos de entrenamiento programados a comenzar en apenas dos semanas y lugares como, precisamente Florida, con más de 244 mil casos confirmados y 11, 385 en un solo día, la situación es cualquier cosa menos segura.

Hoy es Donovan Smith el que, justificadamente, se baja del barco hasta que la situación mejore. Mañana podría ser alguien de más renombre.