NFL

Abren apuestas para un probable retorno de Kaepernick a la NFL

La gran movilización por los derechos de las personas de raza negra ha devuelto a Colin Kaepernick a la conversación.

Colin Kaepernick con los 49ers
Ben Margot AP

Colin Kaepernick llevó a los San Francisco 49ers a las puertas del campeonato en 2013 y, así, completamente saludable y con 29 años de edad, tres temporadas después estaba desempleado.

Sí, su marca de 1-10 como titular en 2016 no ayudó mucho, pero el verdadero motivo de su salida de la NFL ─el secreto a voces─ fue su activismo. Al denunciar la brutalidad policíaca con una protesta silenciosa arrodillándose durante el himno nacional antes de los partidos, Kaepernick incomodó a más de uno. Demasiada atención, decían, para alguien que dejó de ganar juegos.

Ahora, la enorme movilización civil que se registra en Estados Unidos en protesta por la muerte de George Floyd ─un hombre de raza negra que falleció tras ser inmovilizado por un policía blanco de Minneapolis que le colocó la rodilla sobre el cuello durante varios minutos─ ha traído de inmediato el nombre de Kaepernick de regreso a la conversación por un lugar en la NFL.

La pregunta de los 64 millones, o la cantidad que decidas apostar, es: ¿Volverá Kaepernick a jugar en la NFL? Y digo apostar porque realmente puedes hacerlo.

La página especializada en apuestas Oddshark reveló momios al respecto el martes y, de acuerdo con los casinos el panorama no es muy alentador para el expasador de los 49ers. La apuesta a que Kaepernick no vuelve a la NFL está en -900 mientras que el sí paga +500.

Se pueden hacer un montón de argumentos deportivos en contra de que Kaepernick no merece un lugar en ninguno de los 32 equipos de la liga. Ninguno más poderoso que el hecho de que ha estado fuera de la NFL por tres años y seguido de cerca por el hecho de que, como quarterback, es apenas mediocre.

No cabe duda que firmar a Kaepernick en este momento sería un gran movimiento de relaciones públicas para la liga y para la comunidad del atrevido equipo que se arriesgue a atraer demasiada atención a su vestuario. Pero tampoco cabe duda de que traerlo de regreso ahora solo pondría en evidencia el claro boicot que generó su salida de la NFL en primer lugar.