MLB

Roy Halladay tenía adicción a los opioides al final de su carrera

Brandy Halladay, esposa de Roy, contó a Todd Zolecki, para el libro "Doc: The life of Roy Halladay", que el serpentinero entró en rehabilitación un par de veces.

Roy Halladay
Brian Garfinkel Getty Images

Roy Halladay permaneció en la Gran Carpa por 16 años en los que acumuló ocho selecciones All Star y dos trofeos Cy Young. Se ganó el respeto de la afición de Toronto por tomar con toda responsabilidad la loma aun cuando su equipo no salía del sótano del Este de la Liga Americana. Después, Halladay llegó a Philadelphia pero siguió con la misma dedicación en sus últimos cuatro temporadas como profesional.

Años después de su retiro, en noviembre de 2017, "Doc" murió en un accidente en el Golfo de México cuando pilotaba su avioneta.

En julio de 2019 su carrera fue reconocida con la máxima presea en el baseball. Sobre una de las paredes de roble, su placa de bronce ahora luce junto a la de los protagonistas más representativos de los últimos 120 años de ese deporte. En el podio para dar el discurso de aceptación, Brandy Halladay, entre lágrimas de tristeza y felicidad, recibió el honor en nombre de Roy, su esposo.

Adicción a los opioides

En abril de este año, un reporte de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte reveló que Halladay tenía niveles altos de anfetaminas, un alto nivel de morfina, y un antidepresivo que pudieron nublar su juicio en su sistema al momento del accidente aéreo.

La misma dependencia gubernamental detalló que Halladay había pasado un par de estancias en rehabilitación por abuso de opioides y benzodiazepinas.

En el libro "Doc: The life of Roy Halladay", el periodista Todd Zolecki reconstruye el personaje del serpentinero Roy Halladay a través de múltiples voces. Una de ellas es la de Brandy, quien confirmó que la adicción de su esposo por los opioides, misma que cobra la vida de 192 personas al día en Estados Unidos, según detalla un artículo de Miguel Ángel García Vega, de El País.

"Simplemente no podía parar y apreciar en dónde estaba y lo que tenía. Su vida entera era sobre el trabajo, así que cuando no estaba trabajando se sentía muy perdido. Luego llegó la depresión", relató Brandy a Zolecki. "Me rompió el corazón verlo de esa forma. Eran interminables las cosas que queríamos realizar pero después el saldría lastimado. Y de repente se tomó todo su tiempo para intentar sentirse mejor. Luchó para tener una vida saludable, funcional, pero no fue fácil”.

"Doc" batalló con la adicción a los fármacos al final de su carrera con los Phillies, revela el libro de acuerdo con Rob Longley, de Toronto Sun. La personalidad obsesiva de Halladay en combinación a un talento nato fueron su carta de presentación para entrar y persistir en las Mayores, todo ello lo retrata Zolecki con "meticulosidad".