Actualidad: Pandemia Coronavirus

AMOR EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

Hombre lleva flores a su vecina con ayuda de burbuja de plástico

En tiempos de coronavirus las historias de amor no se detienen, un hombre enamora a su vecina con la ayuda de un dron y una burbuja de plástico en Nueva York.

Estados Unidos
0
Hombre lleva flores a su vecina con ayuda de burbuja de plástico

Las autoridades determinaron hace más de un mes que todos deben quedarse en casa y mantener una sana distancia para poder erradicar el coronavirus en el mundo. Pero esto no tiene a los enamorados para poder ver a sus parejas, casarse o porque no, declarar su amor a alguien que han amado desde hace tiempo; este último caso ocurrió en Nueva York, la ciudad más afectada de Estados Unidos y el mundo, donde un hombre le llevó rosas a su vecina.

Nueva York es la ciudad más afectada por el COVID-19, por lo que determinaron un confinamiento estricto a todos sus ciudadanos, además de pedir que mantengan la distancia reglamentaria entre todos, por lo que relacionarse con la gente es un tema difícil, más si se trata de un tema amoroso, pero el querer es poder y la genialidad es la que sale a relucir en estos momentos, donde una persona hace lo que sea con tal de ver a la persona que ama o a la que quiere conquistar. Este es el caso de Jeremy Cohen, un fotógrafo que aprovechó la tecnología y una burbuja de plástico para conquistar a su vecina durante la crisis sanitaria mundial.

La historia comienza con un hombre viendo a una mujer bailar en su terraza, después de algún tiempo él comienza a subir videos a TikTok, donde todo comenzó con un saludo, mismo que hizo con un dron, después de un tiempo la invitó a salir. Ahora el problema era como podría realizar la cita cuando no pueden acercarse debido a la norma de “sana distancia” con los demás. Pues el ingenio del ahora tiktoker hizo efecto y las ingenió para poder tener una cita con Tori (nombre que descubrió gracias a una vecina).

La historia

Cuando Cohen la vio bailando decidió saludarla y mandó un dron con su número de teléfono y cuando dijo que sí a la primera cita, ambos compartieron una cena desde sus respectivos edificios, ella con una mesa y flores en el la azotea de y el desde el balcón de su departamento, misma que estuvo acompañada de una video llamada donde lograron charlar por un buen rato mientras compartían la cena, misma que pagó Jeremy, quien marcó a un restaurante para llevaran la comida a casa del ella.

Cuando las ganas de conocerla en persona fueron más que fuertes que el encierro, se inventó una forma para poder compartir un tiempo con ella, y fue gracias a una burbuja de plástico y las ganas de conocer a su amor de cuarentena, lo llevaron a salir de su casa dentro de esta burbuja con un ramo de flores para poder pararse frente a ella. Lo único que falló en la logística fue el comprar las flores, ya que igual que él, se quedaron dentro de la burbuja todo el rato.

Hasta el momento los dos no saben qué pasará entre los dos, pero ya tienen una bonita historia para contarle a sus hijos y nietos, en caso que esto prospera y dure por muchos años más, ya que cuantos tienen una experiencia tan bonita en tiempos de crisis, más en tiempos donde no se pueden acercar por orden del sistema de salud y el gobierno.