Super Bowl LIV

Los Chiefs darán de qué hablar por mucho tiempo

Con un quarterback aún en su año de novato y varias piezas fundamentales bajo contrato, Kansas City no va a ningún lado.

Defensiva de Chiefs en el Super Bowl LIV
ANGELA WEISS AFP

Existen varias ventajas de tener a un quarterback como Patrick Mahomes. La primera y la más importante es la que ofrece dentro del terreno de juego, como lo demostró el domingo pasado cuando llevó a los Chiefs a su primer título de Super Bowl en 50 años.

Pero, por increíble que parezca, ese no es su único aporte a la franquicia. Vamos, tal vez ni siquiera sea el más relevante. Otra de las virtudes de Mahomes es la que ofrece dentro de la oficina de la gerencia de Kansas City, pues su contrato de novato con un año vigente, y una opción para otra temporada adicional les da a los Chiefs un montón de espacio de maniobra y sí, también la oportunidad de crear una dinastía.

Con apenas 24 años y bajo control del equipo por dos temporadas más, Mahomes es la pieza fundamental en cualquier plan a futuro de los Chiefs. Obviamente, Kansas City sabe que no le puede seguir pagando 4 millones anuales a su arma principal y ya trabaja en una extensión de contrato que podría materializarse en 12 o 15 meses, según el presidente del equipo Clark Hunt.

Pero las buenas noticias para Kansas City no paran con la obtención del segundo título de la NFL en la historia de la franquicia. La manera en que el gerente general Brett Veach ha ofrecido sus más recientes contratos le asegura a los Chiefs varios años de relevancia en el futuro cercano.

Para la siguiente temporada, el equipo tendrá 24 agentes libres sin restricciones. Parecen muchos dentro de un roster de 53, pero la realidad es que en esa lista se incluye a dos quarterbacks veteranos como Chad Henne y Matt Moore, a Terrell Suggs y LeSean McCoy de impacto mínimo en la segunda mitad de la campaña y un total de 12 jugadores con uno o menos inicios durante la temporada pasada.

Claro que, por otro lado, también hay jugadores de enorme trascendencia y aporte en la obtención del título que sin duda serán prioridad para Veach y los responsables de mantener una base ganadora en Kansas City.

Entre los más destacados agentes libres de los Chiefs, hay dos jugadores a la defensiva, el cornerback Bashaud Breeland, quien interceptó un pase en el Super Bowl, y el defensive tackle Chris Jones, quien fue un importante miembro de una línea defensiva que mejoró constantemente en la segunda mitad de campaña.

A la ofensiva, el guard Andrew Wylie y el wide receiver Demarcus Robinson (32 recepciones para 449 yardas y 4 TDs) fueron titulares constantes en el equipo y podrían volver al precio correcto. Después de todo, los Chiefs solo tendrán algo así como 19 millones de dólares disponibles en el tope salarial para la siguiente temporada.

Esa es la mala noticia, un espacio limitado en la nómina. La buena es que la base del equipo, Mahomes, el tight end Travis Kelce (2022), el wide receiver Tyreek Hill (2023), el defensive end Frank Clark (2024), el tacle Eric Fisher (2022), el safety Tyrann Mathieu (2022), el running back Damien Williams (2021) y el wide receiver Mecole Hardman (2023) están todos bajo contrato por al menos dos temporadas más.

No, no va a ser sencillo para el resto de la NFL deshacerse de los Kansas City Chiefs por un buen rato.