LIV Super Bowl 2020

Super Bowl LIV

SUPER BOWL LIV

No esperes más: El pronóstico para el Super Bowl LIV

Chiefs y 49ers se miden el próximo domingo en Miami por la gloria o el fracaso.

Cascos y Lombardi para el Super Bowl LIV
JOHN G. MABANGLO EFE

Empiezo a escribir esto faltando apenas unos cuantos minutos antes de que timbre la 1 de la mañana, porque al igual que los equipos protagonistas del Super Bowl, yo también quiero sentir algo de presión. Ya saben, porque sobrevivir la cuesta de enero no es suficiente.

Sigue el Super Bowl 2020 entre 49ers y Chiefs en vivo y en directo

La razón por la que empiezo hasta esta hora es parte desidia, parte exceso de trabajo y parte porque realmente no tengo ni idea de cómo llenar esta maldita hoja en blanco. Supongo que esta última parte se resolverá por sí misma dentro de los próximos minutos mientras intento descifrar lo que sucederá.

Hasta el momento, lo único que sé con certeza es que ahora si pondré “atención” al show del medio tiempo y que el menú del domingo son hamburguesas, cerveza y tequila. Todo lo demás me es una incógnita.

La verdad es que estoy más nervioso que un chihuahueño. Nervioso porque quiero que sea un buen partido, porque espero un buen partido, porque sin importar lo que lean en los siguientes párrafos o les diga cualquier otro “experto”, cualquiera de los dos equipos puede ganar.

También estoy más ansioso que Andy Reid en la dieta keto o que Antonio Brown sin Ritalín. Ya quiero que llegue la hora, pero primero tengo que entregar esto, así que no perdamos más tiempo.

Damas y caballeros, con ustedes el pronóstico para el Super Bowl LIV.

No hay una manera correcta o equivocada de hacer esto. En años anteriores había escrito los X factores que decidirán al campeón del Super Bowl, pero en esta edición y en honor de que es la primera vez que no están los Patriots en el Super Bowl desde 1492, decidí hacer algo distinto. Espero les agrade y, sobre todo, que despeje todas nuestras dudas.

Cuando San Francisco tenga el balón:

Ofensiva de 49ers

La tarea primordial de Kyle Shanahan es averiguar desde temprano si puede o no correr el balón de manera consistente. Todos vimos lo que Kansas City fue capaz de hacerle a Derrick Henry y al potente ataque terrestre de los Titans, pero a diferencia de Tennessee y, en especial si logra mantenerse dentro de una distancia razonable, San Francisco no puede olvidarse de correr y correr el balón.

Sin embargo, no hay que olvidar que, si bien Raheem Mostert y el ataque terrestre son el pan de cada día de la ofensiva de los 49ers, San Francisco tiene armas suficientes para sorprender e ir profundo y vertical en el primer par de series siempre que vea a los Chiefs abarrotar la caja con ocho o más.

Defensiva de Kansas City

Empezar rápido. En sus dos partidos de playoffs, la defensiva de Kansas City le ha entregado desventajas a Patrick Mahomes, y con la capacidad de San Francisco de balancear su ataque o moldearlo de acuerdo a sus necesidades, un arranque lento podría significar una sentencia de muerte.

Uno de los “no-nos” de los Chiefs es “sobrevender” la defensa contra la carrera, bajar constantemente a Tyrann Mathieu a la línea o poner muchos hombres en la caja podría abrir la caja de Pandora.

Nadie tuvo mejor porcentaje de completos en pases largos que Jimmy Garoppolo y ningún cuerpo de receptores generó mayor separación en trayectorias largas que los 49ers, y el perímetro de Kansas es su mayor vulnerabilidad.

El coordinador Steve Spagnuolo le dio un sorpresivo título de Super Bowl a los Giants con su capacidad para generar presión al quarterback sin la necesidad de muchos disparos. Replicar ese éxito sería recorrer la mitad del camino rumbo al Lombardi.

El escenario ideal para los Chiefs es operar con la ventaja en el marcador y jugar con su fortaleza, la presión al quarterback.

Cuando Kansas City tenga el balón:

Ofensiva de Kansas City

El mayor “mismatch” que tiene la ofensiva de los Chiefs -otro que no sea Patrick Mahomes- se llama Tyreek, se apellida Hill y su handle de Twitter es cheetah. Abrirle oportunidades temprano en trayectorias largas es una obligación y ponerlo del lado de Richard Sherman podría ser un concepto interesante, aunque no un recurso que el coordinador Eric Bienemy quiera sobreexplotar.

Considerando el nivel de defensiva que tiene enfrente, es prudente asumir que Mahomes no tendrá mucho tiempo para trabajar, por lo que Travis Kelce en el centro del campo y Damien Williams desde el backfield tendrían un papel protagónico.

Considerando la velocidad y el nivel de agresividad con el que trabaja la defensiva de San Francisco, a nadie debe sorprender si Bienemy y el coach Reid deciden extender el campo con reversibles, jugadas de engaño y atracciones con buenos resultados.

Defensiva de San Francisco

Todos sabemos lo que la defensiva de San Francisco es capaz de hacer, es decir, poner presión exclusivamente con los cuatro frontales, la pesadilla y el problema de esfínteres de toda línea ofensiva. Si la receta funciona no hay motivos para alterarla. La van a necesitar.

Mandarle disparos a Mahomes es dispararse uno mismo, particularmente si se quedan en coberturas personales en el perímetro con Hill, Sammy Watkins y Mecole Hardman y con Kelce y su capacidad de convertir jugadas ordinarias en extraordinarias. Atención especial a la altura de Watkins en la zona roja.

Incluso con toda su calidad, la defensiva de San Francisco tendrá una jornada muy larga y equipos con quarterbacks móviles y con una baraja sólida de receptores han encontrado la manera de vulnerarlos, ver Saints y Seahawks.

La ecuación es distinta cuando son capaces de llegar constantemente al pasador y Mahomes, incluso con todos sus súper poderes no es distinto a los otros quarterbacks, y pierden la confianza después de los primeros dos o tres golpes. Si los consiguen temprano en el juego, estarán en su cabeza el resto del partido.

Equipos especiales

Robbie Gould, de San Francisco tiene la pierna y la distancia, Harrison Butker tiene la puntería en el yardaje promedio.

Kansas City, sin embargo, tiene una clara ventaja en el juego de devolución con Mecole Hardman, y su capacidad de convertir cualquier patada en un touchdown o, cuando menos, en una posición de campo favorable.

Después de evaluar todo esto, creo que es un juego que ya vimos, el 8 de diciembre en New Orleans. La defensiva de San Francisco se doblará, pero no se romperá lo suficiente. Garoppolo podrá darle el balance a los 49ers una vez que los Chiefs les corten las piernas.

Y con el balance viene el Lombardi.

PICK: San Francisco 34-30 Kansas City

La apuesta de DeTocho:

San Francisco +1.5

OVER 54.5

Finales de Conferencia 1-1

En playoffs: 4-6

Carrera de Picks:

Iván: 164-102

DeTocho: 159-107