LIV Super Bowl 2020

Super Bowl LIV

AQUÍ SOLO FOOTBALL

Un sobrio Opening Night, como tenía que ser

En el antes conocido como Media Day no tenía cabida la fiesta, tras el reciente fallecimiento de la ex estrella de la NBA.

No podía, no tenía que haber sido de otra manera.

El Opening Night dejó de ser la súper fiesta a la que nos ha acostumbrado la NFL.

A poco más de 24 horas de la trágica muerte de Kobe Bryant y su pequeña de 13 años en un accidente de helicóptero, el otrora conocido como Media Day bajó sus revoluciones y tanto jugadores como los medios de información dejaron para mejor ocasión algunas de sus tradicionales payasadas.

Incluso las televisoras mexicanas, que usualmente ponen la sal y pimienta en este evento con sus churriguerescos personajes, se mantuvieron en un bajo perfil en el Opening Night.

La noche en el Marlins Park inició con un video en las pantallas gigantes del estadio en el que se veía la imagen de Kobe. El sonido local pidió un minuto de silencio, pero a los pocos segundos un sector de la tribuna comenzó a gritar “¡Ko-be, Ko-be, Ko-be!” y de inmediato eran todos los presentes los que coreaban el nombre de la ex estrella de Los Angeles Lakers.

“Sigue pesando, sigue afectando y sigue dejándonos en shock lo que sucedió con Kobe Bryant”, dijo Pablo Viruega, comentarista de ESPN Deportes. “No le veo un ambiente de Opening Night de otros años porque eso está muy reciente”.

Las cinco primeras preguntas que le hicieron al safety de los Chiefs, Tyrann Mathieu, todas tenían que ver con Kobe y probablemente ese sea el tenor durante la semana.

“Es totalmente entendible, por la manera en que se dio, por quién era Kobe Bryant, un jugador de esa magnitud que impactó a todo el mundo, te guste o no la NBA, te guste o no el deporte”, agregó Eduardo Varela, colega de Viruega en ESPN.

“A Kobe Bryant le están llorando en los cinco continentes y lo estamos llorando en México”, apuntó Enrique Garay, columnista de Diario AS y cronista de TV Azteca. “Kobe fue más grande que el basquetbol… además, Kobe era un gran líder de los afroamericanos y algo especial habrá el domingo, más allá de un minuto de silencio, te lo puedo asegurar”.

Es lo menos que puede hacer la NFL antes del Super Bowl y, si la historia no miente, entonces seguro la liga habrá de improvisar algo en el Hard Rock Stadium.

“No tuve la suerte de conocer a Kobe, pero el impacto que tuvo en mi vida fue enorme”, dijo Patrick Mahomes, quarterback de los Chiefs. “La ética de trabajo que tenía todos los días. Todavía veo algunos videos en You Tube de sus juegos; escucharlo hablar y cómo tenía respeto por el juego, eso lo hace más grande dentro y fuera de las duelas”.

“Gracias a él que quisimos ser grandes”, dijo Mathieu. “Y para ser grandes entendimos que teníamos que trabajar y que no siempre iba a ser fácil, pero es la manera correcta de hacerlo… Estoy triste, estoy en shock de que ya no esté aquí. Igual algunos de mis mejores amigos, porque crecimos siendo fans de Kobe y definitivamente tuvo un efecto en nosotros”.

En el Opening Night la fiesta no tenía cabida esta vez y ahora el compromiso que tienen los jugadores de Chiefs y Niners es, al igual que Kobe, entregarse al máximo y esforzarse por hacer diferencia en el juego más grande de la temporada.