Temas del día Más temas

NBA

Phoenix Suns: de cultura perdedora a ganadora en la NBA

Con el reciente triunfo de Phoenix Suns sobre Golden State Warriors, nos preguntamos qué cambió con el equipo que no ha pasa de 25 victorias desde 2015.

Phoenix Suns en su calentamiento previo al encuentro
Christian Petersen AFP

La temporada inició de forma inesperada para Suns en el Valle del Desierto. A pesar de estar 3-2 en la temporada que apenas inicia en la NBA, el equipo de Monty Williams demostró, sin DeAndre Ayton por una suspensión a causa del uso de diuréticos, que este año hay algo diferente en su producción ofensiva y su eficiencia defensiva que quizás solo con el tiempo podría confirmarse lo que dicen los números, pero que por lo pronto ya le hicieron daño a los grandes favoritos para llevarse el título: Los Angeles Clippers, con Kawhi Leonard en la duela.

El reciente triunfo de Phoenix sobre Golden State para cerrar la breve actividad de octubre, trajo consigo de forma cuasi automática la misma pregunta a varios: “¿cuál es la diferencia de Phoenix este año a las últimas temporadas?”.

La respuesta podría tardar cuartillas para explicarse, sin embargo, el factor clave para que quienes habían sido la vergüenza de la liga por años hayan tomado las riendas de una cultura ganadora –o al menos por los primeros cinco encuentros– se trata de una evolución del esquema defensivo y ofensivo, además de la eficacia de la Gerencia que hoy han encontrado en James Jones.

Ryan McDonough

Desde que Phoenix se deshizo de los servicios de Goran Dragic, Eric Bledsoe e Isaiah Thomas en menos de un año (2014) y dejaran ir a un sólido backcourt con profundidad en la banca (Thomas), todo se vino en detrimento. Y es que ese era el momento de repuntar a lo que fue la franquicia en los 2000 con Steve Nash. Cuando parecía que la reconstrucción de Suns iba bien, el esloveno resurgió como un fénix en medio del calor de Arizona para llevarse los honores del Most Improved Player en la temporada 2013-14, donde promedió 20.3 unidades, 5.9 asistencias, 1.4 robos y tiró .542 desde el campo, además de .408 detrás del arco.

En medio de esa sensacional temporada cuando los partidos de más de 120 puntos no eran la norma en la NBA, Dragic (sin la ayuda de Eric Bledsoe por una lesión) tuvo un juego de 37 puntos ante Golden State, cuando los de la bahía se perfilaban para monopolizar el Oeste.

Pero las decisiones del entonces Gerente Ryan McDonough no fueron las adecuadas. Pasaron de tener tres jugadores con el calibre de titulares en varios equipos de la NBA, a quedarse sin cada uno de ellos.

Draft

Phoenix no es conocido por tener los mejores scouts para el momento del Draft. Entrando los años 2000 –para no ir más lejos– Phoenix se hizo de los servicios de Amare Stoudemire, Luol Deng, Nate Robinson, Marcin Gortat, Rajon Rondo y Robin Lopez por la vía del sorteo, siendo muchos de ellos como Rondo o Deng traspasados a la brevedad.

Y en 2015, se llevaron lo que muchos podrían argumentar como el robo del Draft. Desde la Universidad de Kentucky, con 1.98m de estatura, el guardia Devin Booker: un escolta de capacidades anotadoras connaturales. Book llegó en el puesto 13 de aquel sorteo donde antes que él pasaron Jahlil Okafor, Mario Hezonja, Willie Cauley-Stein, Emmanuel Mudiay, Stanley Johnson, Frank Kaminsky, Justice Winslow, Myles Turner y Trey Lyles

Actualmente, Booker es lo único que perduró en el equipo que dejó Ryan McDonough tras pésimos años de gerencia, decepcionando a sus partidarios que argumentaban que el joven gerente destacaría por haber sido el pupilo de Danny Ainge en Boston. No fue así.

Piernas frescas

Todos los jugadores de la plantilla nacieron después del tercero y último MVP de Magic Johnson (1989-‘90).

Para este año, los cambios de James Jones en la temporada baja empiezan a cobrar factura en la duela del Talking Stick Resort Arena. El jugador con más años de experiencia en el equipo es el español Ricky Rubio, con 8 torneos en las duelas estadounidenses. Aaron Baynes, el pivot australiano, suma 7 años de experiencia y Tyler Johnson, de Fresno State, cuenta con cinco calendarios en su currículum, pero a pesar de parecer algo contraproducente, Phoenix lo usa como su fortaleza para darle una energía distinta al ritmo en la cancha.

El factor Ricky Rubio

Ricky Rubio no es conocido por ser un jugador que haga las más grandes jugadas 1 vs 1, pero aunque la NBA ya no está para bases que retengan el balón más de 10 segundos por posesión, Rubio es un nato creador de espacios para su equipo. Con el catalán en la duela, Phoenix aprovecha su lectura del juego y su capacidad para rotar el balón como pocos pueden emular al MVP del Mundial de la FIBA.

Phoenix es noveno en la liga con más puntos, al promediar un total de 115.4 unidades por encuentro, pero el factor Rubio se hace presente en el juego en equipo: Suns son el segundo equipo en la NBA con más asistencias (28.8), solo detrás de New Orleans Pelicans (30.8) que, sin Zion Williamson en cancha, han encontrado el ritmo del equipo pasando el balón para abrir huecos y generar puntos fáciles.

Phoenix es líder en la NBA en canastas asistidas con un 70.9%; es decir, 7 de cada 10 tiros que perforan la red para Suns han llegado gracias al pase de un compañero, lo que significaría que de seguir así, los del desierto pondrían una marca que no se repite por ningún esquema ofensivo desde 2004.

Eficiencia defensiva

Monty Williams es distinto a Igor Kokoskov. El serbio estuvo cuatro años en el banquillo al lado de Quin Snyder, un auténtico genio de la defensa. Pero el tiempo que Kokoskov dirigió a Suns, desde el cargo grande, el equipo permitió 116.8 puntos por encuentro, la tercera peor defensa en la liga, con una ofensiva que no llegaba ni al promedio al terminar con el puesto 23 en la NBA.

Con Williams en los controles de mando del equipo, Phoenix ha tomado la séptima posición en la NBA con el mejor rating defensivo al llevar un promedio de 98.6 en la categoría. Y son, también, octavos en cuanto a eficiencia defensiva se trata de los 30 equipos con .970.

De alguna u otra forma se esperaba que Kokoskov fuera una revelación que trajera nuevos resultados a una franquicia que no ha logrado mantener al mismo entrenador por más de 5 temporadas desde que lo hiciera Mike D’Antoni de 2003 a 2008, lapso en el que ganó el segundo Coach del año para la franquicia (Cotton Fitzsimmons, 1996).

Pero las cosas no resultaron tales para Phoenix. Encima de los pésimos lugares que ocupó el equipo en cuanto al ranking ofensivo y defensivo, Kokoskov solo logró 19 victorias con Suns y perdió 63 partidos.

Monty Williams tiene al equipo con 3-2. Pero los números son fríos. El primer partido que perdieron sucedió en Denver cuando Torrey Craig tapó el jumper de 8 pies de Devin Booker que buscaba darle la ventaja a Phoenix mientras el reloj consumía sus últimos segundos.

El segundo, contra de Utah, Donovan Mitchell les pegó donde más le duele al equipo de Williams: con los fouls, área en la que tendrán que mejorar obligatoriamente pues Phoenix es último en la tabla general al promediar 29.4 faltas por encuentro.

Suns viajarán a Mephis para enfrentar a Grizzlies de Ja Morant y después regresarán al desierto para jugar en Phoenix hasta el 18 de noviembre, donde cinco de los seis rivales tienen marca de .500 o superior (76ers, Heat, Nets, Lakers, Hawks, Celtics).