Miami Dolphins

Cliché de pretemporada: Tannehill exuda confianza

Ryan Tannehill celebra haciendo un gesto con el puño cerrado

Getty Images

El quarterback de los Dolphins está preparado para reaparecer después de un año de ausencia.

La pretemporada es como las peleas'pre, pre, preliminares en una función estelar de boxeo. Jóvenes que buscan llenarle el ojo a un promotor, veteranos que sirven de carne de cañón, una lesión inevitable y los aficionados emborrachándose en espera del combate estelar.

Ah, y también sirve para que todo el mundo declare que está “en la mejor forma de mi carrera”.

El más reciente en unirse a ese coro de voces es el quarterback de los Dolphins Ryan Tannehill, quien considerando que se recupera de operación de ligamentos de la rodilla, es difícil creerle. Él lo sabe, así que el menos le agregó un twist a su declaración al añadir: “Mentalmente”.

Luego de más de un año sin jugar, Tannehill tuvo mucho tiempo para ver como los otros quarterbacks de Miami abonaban el campo semana a semana, lo que le dio mucha preparación de que NO hacer la próxima temporada. Si ver a Jay Cutler y hacer todo lo contrario no te convierte en un buen quarterback, nada lo hará.

Tannehill gozaba de su mejor temporada en la liga en 2016, con 67% de pases completos y reduciendo de manera significativa su estatus como “sack humano”, al momento de la lesión. Así que es justo decir que el ex receptor de Texas A&M estaba aprendiendo nuevamente a ser un buen quarterback. Luego ocurrió la lesión y el año de ausencia.

Ahora, después de más de un año sin jugar un partido, pero con mucho tiempo para prepararse, Tannehill cree que está viendo resultados que no creía que fueran posibles.

“Realmente creo que estoy más preparado que nunca para jugar la posición”, dijo al combinar el cliché y la humildad de forma nunca antes vista, en una entrevista al diario Palm Beach Post. “Físicamente. Mentalmente. Emocionalmente. Mis fundamentos son más sólidos que nunca. Cuando llega una jugada, sé exactamente qué hacer”.

Como, digamos, no dejarse capturar. Sería un buen inicio para un quarterback que ha sufrido 213 sacks en 77 juegos en la NFL, o casi tres por encuentro si no traen su Baldor a la mano. El segundo paso sería reencontrar la química con un cuerpo de receptores en el que ya no cuenta con Jarvis Landry ni Julius Thomas y en el que Davante Parker y Kenny Stills están lesionados y en duda para la primera semana.

Eso deja a Tannehill prácticamente solo con Danny Amendola, sí, el único de los receptores titulares con el que no había trabajado antes. Pero al menos, ya está preparado mentalmente y sabe exactamente qué hacer. O al menos eso dice.

0 Comentarios

Normas Mostrar