NBA
Toronto Raptors TOR

-

Charlotte Hornets CHA

-

Boston Celtics BOS

-

Orlando Magic ORL

-

Milwaukee Bucks MIL

-

New York Knicks NYK

-

Minnesota Timberwolves MIN

-

Indiana Pacers IND

-

Dallas Mavericks DAL

-

Chicago Bulls CHI

-

Utah Jazz UTA

-

Memphis Grizzlies MEM

-

Portland Trail Blazers POR

-

Washington Wizards WAS

-

Los Angeles Lakers LAL

-

San Antonio Spurs SAS

-

Golden State Warriors GSW

-

Phoenix Suns PHX

-

LaLiga Santander
Premier League
ATP 500 Basilea
Denis Shapovalov Denis Shapovalov
-
Marin Cilic Marin Cilic
-
Taylor Fritz Taylor Fritz
-
Laslo Djere Laslo Djere
-
Marco Cecchinato Marco Cecchinato
-
Henri Laaksonen Henri Laaksonen
-
Marius Copil Marius Copil
-
Ryan Harrison Ryan Harrison
-
Final WTA World Tour
Naomi Osaka Naomi Osaka
-
Sloane Stephens Sloane Stephens
-
Angelique Kerber Angelique Kerber
-
Kiki Bertens Kiki Bertens
-
Elina Svitolina Elina Svitolina
-
Karolina Pliskova Karolina Pliskova
-
Caroline Wozniacki Caroline Wozniacki
-
Petra Kvitova Petra Kvitova
-
Liga Colombiana II
Pasto DPA

-

Huila HUI

-

Liga Griega
Atromitos ATR

-

Asteras Tripolis AST

-

Liga Rumana
D. Bucarest DBU

-

FC Dunarea Calarasi DCA

-

Liga Turca
Trabzonspor TBZ

-

BB Erzurumspor BBE

-

Serie A

Es el fin de la era Adrian Peterson como la conocemos

ARIZONA CARDINALS

Es el fin de la era Adrian Peterson como la conocemos

Adrian Peterson

Getty Images

Los Arizona Cardinals prevén dar de baja a Adrian Peterson, segundo entre los jugadores en activo de la NFL, con 12,276 yardas por tierra.

Arizona

Durante poco más de una década, Adrian Peterson le demostró al mundo de la NFL cómo debería ser el prototipo de un running back, rápido, fuerte, con visión y determinación. Y a pesar de que Peterson explotó esas virtudes de mejor forma que cualquier corredor de su generación, al igual que todos los demás, también tiene fecha de caducidad.

Los reportes del lunes de que los Arizona Cardinals darán de baja a Peterson, segundo en yardas entre los corredores en activo, solo acelera la llegada de la fecha de vencimiento, tal vez de manera definitiva.

Alguna vez considerado piedra angular de cualquier franquicia, Peterson ingresará a la agencia libre por segunda ocasión en dos temporadas, y su primer experimento no resultó nada bien. En 2016 llegó al mercado como un jugador mucho más codiciado y supuestamente con mucha hambre por demostrar lo que tenía en el tanque. El resultado fueron 529 yardas, dos touchdowns y siete inicios entre Saints y Cardinals, que de ninguna manera justificaron los 7 millones de dólares por dos temporadas en su contrato.

Saludable, Peterson siempre fue uno de los jugadores más dinámicos de los que pudo presumir la liga. Sin embargo, Peterson finalizó la campaña anterior en la lista de lesionados por segundo año consecutivo y, con 33 años es sumamente improbable.

Los días en que Peterson era parte fundamental del ataque terrestre están prácticamente muertos. Lo más probable es que el mercado que se abre el miércoles le ofrezca un contrato a corto plazo, repleto de incentivos y poco dinero garantizado, y la oportunidad de complementar a otro back o disputar la titularidad con un corredor promedio.

Con todas las virtudes que tiene, o tuvo, el juego de Peterson, no hay mucho lugar en la NFL para un corredor de su edad con un largo historial de lesiones y propensión a soltar el balón. Lo que un equipo puede ofrecerle es acción limitada y la posibilidad de concluir su carrera como uno de los 10 mejores en la historia en yardas por tierra (le hacen falta 36 yardas para alcanzar a Jim Brown en 10mo lugar de la historia y 463 para rebasar a Tony Dorsett).

Peterson ganó dos veces la distinción como Jugador Ofensivo del Año en parte, a su capacidad para tomar decisiones rápidas sobre el terreno de juego. Próximamente tendrá que tomar una decisión más importante aún al optar por donde, si acaso, ha de continuar con su brillante carrera. Un jugador de las características de Peterson, llegó a la cima ayudado de un espíritu competitivo que lo obligó a exigirse más que el resto de sus contemporáneos. Por lo que nunca es fácil admitir que ya no se es el mismo. Y él, evidentemente, ya no lo es.

0 Comentarios

Mostrar