Competición
  • Champions League
  • MLS
  • Copa Sudamericana
Edgar Martínez, Univisión

Soñar. Empezar. Construir. Emigrar. Seguir soñando. Así ha sido la carrera de Edgar Martínez, uno de los rostros que dan forma a Univisión, uno de los canales de referencia para los hispanoamericanos en Estados Unidos. El camino, evidentemente, no ha sido fácil. Sacrificios, nostalgia. "Al final, todo revalida".

La carrera de Edgar empezó cuando tenía 16 años, en 2004. Su primera casa: la emisora canal 58. Ahí coincidió con José Luis López Salido, con quien también trabajó, desde 2006, en la creación de la sucursal de Estadio W en Guadalajara. La salida de López con rumbo a TDN, dejó a Martínez a cargo de la estación durante cuatro años, desde 2008 a 2012. Mientras tanto, coordinaba contenidos para TDN desde la corresponsalía en Guadalajara, escribió para Record y cubrió a la Selección Mexicana. Después, llegó la oportunidad de su vida: "En 2012, Juan Carlos Rodríguez, quien es presidente hoy de Univisión Deportes y era el presidente de TDN en su momento, me invita a trabajar a Univisión. Me trae como vicepresidente editorial para construir el proyecto. No existía Univisión Deportes como tal. Se transmitían partidos de fútbol, pero no había marca. Creamos la marca, creamos el canal de deportes UDN, con cierta sociedad con TDN, pero con independencia editorial, independencia de contenidos, con tranmisiones propias". Hoy en día, seis años después, Univisión Deportes es el canal, en inglés y español, que más ha crecido en Estados Unidos. Un hito.

Pero, ¿cómo es la vida en Estados Unidos para Edgar Martínez? ¿Qué tan difícil ha sido adaptarse a un nuevo país, una nueva cultura, lidiar con el miedo a salir? No solo el reto de vivir lejos de la familia y las amistades, sino de encarrerar un proyecto nuevo de gran calado, fue un reto para Martínez. La responsabilidad sobre sus manos era inmensa: "Me costó mucho al inicio. Me costó año y medio adaptarme. Pero no solo por el país, sino por el proyecto, que estaba en cero y había que construir de la nada. Había que luchar contra muchas adverisdades que existían (...) Miami no es una ciudad muy mexicana, a veces es complicado intentar que la gente entienda qué es lo que se busca y cómo podemos proyectarlo para que el mexicano pueda consumirlo". Y la nostalgia siempre afecta. La distancia con el país, con las raíces, siempre apelan a la añoranza, pero, al final, vale la pena el sacrificio: "Se vuelve complicado dejar la familia, los amigos, dejar todo en tu vida. Al final del día, me mudé solo. Toda mi vida se quedó en Gudalajara. Fue difícil, pero después entiendes que es un sacrificio que vale la pena y cuando volteas hacia atrás y te das cuenta que tu familia está orgullosa de ti, que tus amigos te reconocen, que están contentos con tus logros profesionales".

A los 30 años, a Edgar Martínez aún le queda mucha carrera por delante y más sueños que cazar entre fronteras. Pero ya ha cumplido varios. Recuerda tres momentos trascendentales en su trayectoria, sus parteaguas: "El primero, la Copa del Mundo de Brasil 2014, la primera que me toca coordinar logística, reporteros, cobertura. Además, salir al aire fue una experiencia mágica. Si tuviera que elegir un partido en específico fue en Maracaná, Colombia vs. Uruguay, con aquel golazo de Janes Rodríguez".  Otro momento que recuerda Martínez con especial intensidad fue la semifinal de la Copa Oro 2015 entre México y Panamá, la noche infausta en Atlanta con el arbitraje polémico de Mark Geiger: "Fui sumamente crítico y sumamente 'bulleado' en redes sociales por haber sido crítico con la Selección Mexicana. Aprendí muchísimo de aquel momento".

Pero el momento que más ha llenado a Edgar Martínez en su carrera fue el evento 'Unidos por los Nuestros', un especial organizado por Univisión en el que logró unificar por un día las transmisiones de partidos de la Liga MX con cadenas televisivas antagónicas como Fox Sports, ESPN, BeInSports y TV Azteca. Los partidos de aquel 27 de septiembre fueron narrados, a través de Univisión, por periodistas de todas las televisoras mencionadas, mezclados entre sí, un símbolo de unidad ante los desastres naturales que afectaron Florida, Texas y México aquel mes: "Fue el momento que más disfruté, por haber tenido la oportunidad de conducir el cierre en un momento histoico, donde tuvimos a José Ramon (Fernández), al 'Perro' (Bermúdez), a (David) Faitelson, a (André) Marín. Fue un programa inolvidable. En el plano personal, fue lo que más he disfrutado. Estaba mi infancia reunida, mi juventud, todo lo que he visto en televisión, desde niño (...) Fue un momento extraordinario, increíble, que incluso, por extraño que parezca, disfruté más que un partido de fútbol". 'Unidos por los Nuestros' también motivó a la audiencia a donar dinero para los damnificados, un logro notable que hace que el camino haya valido la pena. "Al final, todo revalida".