Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Liga Ascenso MX Apertura
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Ligue 1
LaLiga Santander
Bundesliga
Liga Ascenso MX Apertura
Potros UAEM Potros UAEM POT

-

Cafetaleros Cafetaleros CAF

-

Mineros Mineros MIN

-

Leones Leones LEO

-

Venados Venados VEN

-

Tampico Tampico TAM

-

Liga Mexicana - Apertura
Ligue 1
Niza Niza NIZ

-

PSG PSG PSG

-

De Bill Russell a LeBron James: las 15 mayores sorpresas de la historia de la NBA

NBA | REPORTAJE

De Bill Russell a LeBron James: las 15 mayores sorpresas de la historia de la NBA

De Bill Russell a LeBron James: las 15 mayores sorpresas de la historia de la NBA

Estas son, por orden cronológico, las 15 historias más increíbles que han dejado los playoffs de la NBA a lo largo de toda su historia.
Final en vivo: Cavs vs Celtics, juego 7

FINAL DEL OESTE 1959: St. Louis hawks 2 - Minneapolis Lakers 4

Siempre tenemos en mente los recuerdos más frescos, pero ya en la prehistoria de la liga hubo sorpresas importantes. La primera tal vez la victoria en la final del Oeste de los Lakers (todavía en Minneapolis) ante los Hawks (todavía en St. Louis). Luego los Lakers perderían la Final 4-0 ante los Celtics pero su clasificación fue sonada: los Hawks ganaron el anillo un año antes, en 1958, el único de hecho que no fue para los Celtics entre 1957 y 1966. Además, habían firmado en Regular Season un 49-23 por el 33-39 de los Lakers, que finalmente se impusieron con un gigantesco sexto partido de un Elgin Baylor rookie (33 puntos). La Final ya fue otro cantar, claro…

FINAL 1969: Los Angeles Lakers 3-Boston Celtics 4

Con ocho de los últimos nueve títulos en la sala de trofeos, los Celtics de Bill Russell remataron la trayectoria más dominante de la historia de la NBA con el anillo de 1969, un año en el que parecían en retirada (48-34) y en el que los Lakers (55-27) partían como grandes favoritos. Pero los Celtics, con las rodillas de Bill Russell al límite, pudieron con los Sixers (55-27), después con los Knicks (54-28) y finalmente con unos Lakers que contaban con Wilt Chamberlain, Elgin Baylor y Jerry West. Y que se adelantaron con un 2-0 a la que siguió una reacción milagrosa alentada por el Russell jugador-entrenador, que preparó marcajes dobles a West. En el cuarto partido Sam Jones anotó la canasta ganadora por encima de Chamberlain y en el séptimo llegó la bomba final en el Forum, donde el dueño Jack Kent Cooke había cometido una de las mayores torpezas de la historia al mandar al techo miles de globos en los que se leía “World Champion Lakers”. El partido acabó con una ya mítica (y afortunada) canasta de Don Nelson en el que fue el último partido de Bill Russell.

FINAL 1975: Washington Bullets 0-Golden State Warriors 4

El tercer anillo de los Warriors pero el primero en la Bahía y el último antes de la llegada de Stephen Curry. Un canto a la contracultura de Oakland y un equipo maravilloso liderado por Rick Barry y Jamaal Wilkes. Los Warriors habían sido primeros del Oeste pero con 48 victorias (48-34) parecían a punto de ser devorados por unos Bullets que habían ganado 60 partidos y habían eliminado al campeón, Boston Celtics, con dos estrellas como Wes Unseld y Elvin Hayes. En Regular Season los Bullets habían ganado el duelo directo 3-1 y muchos esperaban una Final plácida (los partidos del Oeste se jugaron en San Francisco porque el Oracle Arena estaba ocupado). Lo fue (al menos en el marcador definitivo), pero para los Warriors.

FINAL 1977: Philadelphia 76ers 2-Portland Trail Blazers 4

El único anillo y la primera de tres Finales (perdieron en 1990 contra los Pistons y 1992 contra los Bulls) para los Trail Blazers. Habían firmado un 49-33 y eliminado en el Oeste a Chicago Bulls, Denver Nuggets y Los Angeles Lakers (segundo y primer clasificados de la Conferencia). En la Final les esperaban una Sixers temibles que habían ganado 40 partidos y estaban comandados por Julius Erving y Darryl Dawkins. Unos Blazers muy jóvenes (Bill Walton, Maurice Lucas…) perdieron los dos primeros partidos a domicilio y parecían sentenciados pero firmaron una reacción espectacular, tal vez encendidos por una pelea entre Dawkins y Bobby Gross casi al final del segundo partido: +22 y +32 en los dos primeros partidos en su pista, triunfo en Philadelphia en el quinto y 109-107 en el sexto y a la postre definitivo, con un partido para el recuerdo de Bill Walton. The Big Redhead, que fue MVP, acabó ese duelo con 20 puntos, 23 rebotes, 7 asistencias y 8 tapones. George McGinnis falló a cuatro segundos del final el tiro que pudo forzar la prórroga y se desató la locura en Portland.

PRIMERA RONDA 1981: Los Angeles Lakers 1-Houston Rockets 2

Los Rockets llegaron a la Final (perdieron 4-2 contra los Celtics de Larry Bird) en unos playoffs del Oeste en los que todas las eliminatorias fueron ganadas por el equipo que partía desde una posición más baja. La mayor sorpresa la dieron en primera ronda contra el campeón, unos Lakers (tras el MVP como rookie de Magic en las Finales de 1980) que se vieron sorprendido por un rival que acabó la Regular Season en negativo (40-42). Calvin Murphy y Moses Malone pasaron por encima de los angelinos y luego de los Spurs y los Kings (en Kansas City). Sobre esta eliminatoria cabe decir que la primera ronda se jugaba a tres partidos, lo que desde luego dejaba más margen para las sorpresas.

PRIMERA RONDA 1984: Philadelphia 76ers 2-New Jersey Nets 3

Un canto a la vida en la carretera en cinco partidos en los que nadie ganó como local y en los que los Nets, que jamás se habían impuesto en un partido de playoffs desde el traslado a New Jersey, eliminaron al campeón (los Sixers que venían de rozar el ‘fo, fo, fo’ pronosticado por Moses Malone). Después cayeron en segunda ronda ante los Bucks, pero los Nets dejaron huella liderados por Buck Williams (más de 18 puntos y 15 rebotes de media), Micheal Ray Richardson y Albert King, que pudieron con los Julius Erving, Malone, Maurice Cheeks…

PRIMERA RONDA 1994: Seattle Supersonics 2-Denver Nuggets 3

Un caso inolvidable y un triunfo increíble del primer octavo clasificado que eliminó a un líder de Conferencia. Y no a uno cualquiera: los Sonics (Gary Payton, Shawn Kemp, Sam Perkins…) habían ganado 63 partidos (dos años después jugaron la Final contra los Bulls del 72-10) por los 42 de los de las Montañas Rocosas. Los Nuggets, que no tenían ninguna estrella consagrada por entonces, perdieron los dos primeros partidos por un +34 total. Pero de una forma increíble se levantaron de la lona, empataron la serie en Denver (épico triunfo en la prórroga en el cuarto partido) y se llevaron el quinto partido en Seattle, donde los puntos de Robert Pack cuando quemaba la bola y el trabajo defensivo de Dikembe Mutombo sellaron el histórico vuelco tras una prórroga forzada en el último segundo por Kendall Gill. Mutombo, que puso 31 tapones en la serie (más de 6 por partido) cogió el último rebote y cayó al suelo con la pelota en absoluto éxtasis en lo que es desde entonces una de las imágenes icónicas de los playoffs de la NBA. Él hizo creer a Pack, LaPhonso Ellis, Reggie Williams…

PRIMERA RONDA 1995: Utah Jazz 2-Houston Rockets 3

¿Puede un campeón provocar una sorpresa histórica? Sí. Los Rockets solo fueron sextos del Oeste (47-35) y se convirtieron en el primer equipo que ganaba el anillo desde tan atrás y el primero en hacerlo con cuatro triunfos ante cuatro equipos que habían ganado 50 o más partidos (luego lo hicieron los Lakers en 2001 también). Siempre sin factor cancha: 2-3 a los Jazz, 3-4 a los Suns, 2-4 a los Rockets y 0-4 a los Magic. Los Jazz que cayeron en primera ronda habían ganado 60 partidos y eran el embrión del equipo (John Stockton, Karl Malone) que jugó las Finales de 1997 y 1998 contra los Bulls de Jordan. Pero ahí estaban Hakeem Olajuwon, Clyde Drexler y la legendaria frase de Rudy Tomjanovich: “Nunca subestimes el corazón de un campeón”.

PRIMERA RONDA 1999: Miami Heat 2-New York Knicks 3

Seguramente los Knicks eran mejores que un simple octavo clasificado, pero al ser temporada de 50 partidos por el lockout, las grandes conclusiones quedaron aplazadas para las eliminatorias. Los Heat habían ganado 33 partidos por los 27 de los Knicks, y este fue un duelo primero contra octavo marcado por una rivalidad que por entonces era encarnizada en el Este y por el enfrentamiento de Pat Riley, con los Heat, contra su exequipo y su antiguo ayudante, Jeff Van Gundy. Un año antes los Knicks también ganaron 2-3 en primera ronda, entonces como segundo contra séptimo. En el 99, una eliminatoria tremenda condujo a un quinto partido en Miami inolvidable: los Heat tuvieron el duelo controlado en el último cuarto pero los Knicks lucharon hasta la extenuación y llegaron a un punto a la última posesión, saldada con una histórica canasta (que entró de milagro tras rebotar en el aro y el tablero) de Allan Houston en el último segundo. Por segunda vez en la historia, un número 8 eliminaba a un 1 en primera ronda. Los Knicks cogieron impulso y pudieron con Hawks y Pacers para convertirse en el primer finalista desde el último puesto de playoffs. El sueño acabó contra los Spurs (4-1).

PRIMERA RONDA 2001: Miami Heat 0-Charlotte Hornets 3

Un asunto de dominación. En 2001 los Heat habían ganado 50 partidos (50-32), tenían a Pat Riley al frente y un equipo veterano y profundo con el que pensaban dar mucha guerra en playoffs: Alonzo Mourning, Tim Hardaway, Dan majerle, Bruce Bowen, Eddie Jones, Anthony Mason… Los Hornets, por el contrario, habían ganado 46 partidos y llegaban como sextos y, en teoría, víctima propicia para los Heat. Pero los Hornets fueron los que avanzaron, y fue una sorpresa el hecho pero sobre todo las formas, una paliza abrumadora marcada por la decisión de los jugadores de Charlotte de llevar todos la misma cinta en la cabeza en señal de unidad. Los Hornets ganaron los tres partidos (0-3), los dos primeros a domicilio, y por diferencias de 26, 26 y 15 puntos. Los Heat anotaron 80, 76 y 79 y cogieron casi diez rebotes menos por partido. Baron Davis (con 21 años) promedió 203, puntos y 5 asistencias y Jamal Mashburn se vengó de sus ex (había jugado en Miami las tres temporadas anteriores) con 23,7 puntos, 6 rebotes y una formidable actuación defensiva.

FINAL 2004: Los Angeles Lakers 1-Detroit Pistons 4

Los Lakers de 2004 eran una bomba de relojería, un equipo que trataba de ganar el cuarto anillo tres threepeat 2000-02 con Shaquille y Kobe y que había sumado a Gary Payton y Karl Malone, que buscaban gloria tardía. Con problemas y marejadas obvias, ganaron 56 partidos y eliminaron en playoffs a Rockets, Spurs (57 victorias) y unos Wolves que habían ganado 58 partidos y tenían al MVP Kevin Garnett pero pecaron de inexperiencia en la Final de Conferencia. Así que partían como favoritos ante unos Pistons que venían desde el tercer puesto del Este (54 victorias) y habían devorado a Bucks, Nets y unos Pacers que habían ganado 61 partidos. Pero en la Final, la versión 2.0 de los Bad Boys sacó totalmente de foco a los Lakers: solo 75 puntos en el primer partido en el Staples (75-87) y tres derrotas seguidas después del 1-1 con 68, 80 y 87 puntos. La Final ya no volvió a L.A. gracias a l increíble trabajo defensivo de Prince y Ben Wallace y el talento de Rasheed, Richard Hamilton y Chauncey Billups. Shaquille promedió 26,6 puntos y Kobe 22,6, pero el siguiente máximo anotador del equipo fue Derek Fisher… con 6,4 de media. Los Lakers solo ganaron el segundo partido… y tras una prórroga forzada casi milagrosamente por Bryant. Ahí acabó la era Shaq-Kobe y ahí quedó claro que Karl Malone nunca tendría un anillo de campéon.

PRIMERA RONDA 2007: Dallas Mavericks 2-G. State Warriors 4

Una eliminatoria inolvidable y un bombazo maravilloso. Los Mavs habían perdido la Final de 2006 y jugaron la temporada siguiente en una constante búsqueda de venganza: ganaron 67 partidos y se lanzaron a por el anillo… pero se encontraron con unos Warriors (octavos, 42-40) que se habían metido en playoffs en la última jornada de Regular Season… pero que habían ganado sus últimos cinco duelos directos ante unos Mavs a los que volvieron locos con aquel estilo kamikaze de Don Nelson, un ambiente legendario en el Oracle Arena y los picotazos constantes de una legión de bajitos: Monta Ellis, Matt Barnes, Mickael Pietrus, Jason Richardson… y Baron Davis, que promedió en la serie 25 puntos, 6 rebotes y casi 6 asistencias y fulminó a un equipo que parecía destinado a ser campeón: Dirk Nowitzki, Jason terry, Josh Howard… Un número 1 cayó ante un 8 en una serie a siete partidos.

EL FRACASO DE LOS CAVALIERS 2009-2010

Los años vuelan y empiezan a sonar lejanísima la primera etapa de LeBron en Cleveland, unos años que comenzaron de maravilla con el billete para las Finales de 2007 (4-0 de los Spurs) y el ascenso de LeBron hacia un doble MVP (2009, 2010) que sin embargo estuvo acompañado de una amargura en playoffs sin la que probablemente el Rey no habría dado el salto a Miami. En la temporada 2008-09 los Cavs ganaron 66 partidos (66-16) y superaron a Lakers (65-17), Celtics (62-20) y Orlando Magic (59-23) en una temporada en la que nueve equipos ganaron al menos 50 partidos.

Los Cavs arrollaron (4-0) a Pistons y Hawks, pero se dieron el costalazo en la final de Conferencia ante los Magic: 2-4 con un Dwight Howard imparable (promedió casi 26 puntos y 13 rebotes por partido). LeBron promedió 38,5 puntos, 8,3 rebotes y 8 asistencias por partido pero se fue de la pista muy enfadado y sin ni siquiera estrechar la mano de sus rivales, algo que le puso en el centro de muchas críticas. Un año después, los Cavs volvieron a ser el mejor equipo de la temporada (61-21) y LeBron volvió a ser MVP. En primera ronda de playoffs se encargaron de los Bulls (4-1) pero en la segunda se dieron de bruces con la última gran carga del big three de los Celtics, un 2-4 que provocó el divorcio definitivo que condujo a The Decision. Los Cavs ganaban 2-1 después de corregir en el Garden a lo grande (95-124) la derrota en su pista del segundo partido. Pero ya no ganaron más y perdieron tres partidos seguidos, el quinto de forma terrible en su pista (88-120) y con una actuación de LeBron (15 puntos, 3/14 en tiros) sobre la que se cebaron sus detractores.

PRIMERA RONDA 2011: San Antonio Spurs 2-Memphis Grizzlies 4

Los Grizzlies jamás habían ganado un partido de playoffs, donde regresaban tras el 0-12 acumulado entre 2004 y 2006 con Pau Gasol. Y los Spurs buscaban su quinto anillo y habían sido el segundo mejor equipo de la temporada: 61-21 por el 62-20 de los Bulls y enfrentado al 46-36 de los Grizzlies, octavos del Oeste. Así nació el grit and grind de los de Tennessee, con una abrumadora imposición física sobre unos Spurs a los que muchos vieron ya las costuras de la edad (aunque fueron campeones en 2014) y siguen siendo uno de los mejores equipos de la liga año tras año. Con Tony Allen, Shane Battier, Mike Conley y Marc Gasol trabajando a destajo, Zach Randolph cavó la tumba (21,5+9,2 de media y 31+11 en el sexto partido) de unos Spurs que se dejaron sorprender en el primer partido en su pista y cayeron en los tres que jugaron en la enfebrecida pista de los Grizzlies, conocida a partir de entonces como Grindhouse. Después, los Thunder eliminaron a los osos en una semifinal épica: 4-3 con casi 39 puntos y 24 rebotes por partido entre Randolph y Marc.

FINAL 2016: Golden State Warriors 3-Cleveland Cavaliers 4

La última gran hazaña, quizá la mayor de la historia. Los Warriors eran el campeón, habían firmado el primer 73-9 de la historia en Regular Season, tenían a un Stephen Curry que era doble MVP (el segundo logrado de forma unánime también por primera vez) y habían sobrevivido a un 1-3 contra los Thunder en la final del Oeste. Parecían imbatibles, más después de arrollar a los Cavs en los dos primeros partidos y robar el cuarto en Ohio. Pero entonces, sucedió lo increíble y por primera vez se remontó un 3-1 en unas Finales: a los Warriors se les acabó la gasolina con Stephen Curry jugando mermado por una lesión de rodilla, Draymond Green fue sancionado para el quinto partido (el que parecía que iba a ser decisivo, en la Bahía) y Andrew Bogut se lesionó. Y los Cavs ganaron tres partidos seguidos con LeBron James (29,7 puntos, 11,3 rebotes y 8,9 asistencias de media) y Kyrie Irving (27,1 puntos y 4 asistencias) en trance. Los Warriors, uno de los ataques más quirúrgicos de la historia, no anotaron en los últimos cuatro minutos y solo metieron 89 puntos en el último partido, en su pista y antes de ser aniquilados por el inolvidable triple de Kyrie por encima de Curry.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar