USA no estará en Rusia 2018
Robert Taylor EFE

El fútbol no para de sorprendernos. Este mágico deporte sigue encontrando la forma de dejarnos boquiabiertos, como muchos quedamos hoy luego de una electrizante jornada final de eliminatorias al Mundial tanto en la Conmebol, como en la Concacaf

Así vivimos el minuto a minuto del Trinidad y Tobago 2-1 Estados Unidos

Aproximadamente 15 minutos después de confirmarse la eliminación de Chile, el Team USA vio como el árbitro principal pitaba el final del partido y decretaba, de esa manera, la muerte del sueño mundialista para Estados Unidos. Una Trinidad y Tobago que salió con las botas bien puestas desde el primer minuto, decidió hacerle un partido serio a los dirigidos por Bruce Arena mientras que estos tenían la mente en otra parte. 

''Estados Unidos ha sido eliminada de la Copa del Mundo Rusia 2018. La noche más vergonzosa en la historia del fútbol estadounidense'' Grant Wahl, reconocido escritor deportivo.

El encuentro empezó, como era de esperarse, con una superioridad estadounidense al menos en el control del balón, aunque las ideas eran escasas. A los 16 minutos, Omar González falló estrepitosamente en el intento de rechazar un centro de los locales y el balón se metió en el arco de Tim Howard. Gol en propia puerta. Era temprano en el compromiso, pero ya se respiraba un ambiente extraño en el estadio. 

Unos 20 minutos más tarde, los estadounidenses, que jugaban con una displicencia digna de un equipo que no se juega nada, permitieron un remate de Alvin Jones desde lo que parecían mil metros de distancia. El balón, naturalmente, fue directo al ángulo y Tim Howard no tuvo nada que hacer. Sin duda, este será uno de esos goles que se quede grabado en la memoria de los aficionados por muchos años, aunque el recuerdo no sea dulce para todos. 

Recién empezada la segunda mitad, Pulisic descontó con un bonito gol y parecía que las aguas empezaban a nivelarse. Los visitantes agarraron algo de ánimo y daban la impresión de que iban con todo hacia adelante. Pues, la sensación duro poco. 

El resto del compromiso, con el marcador 2-1, se trató de un Estados Unidos flojo, lento, sin ideas, mientras que en otros lugares del mundo, Honduras y Panamá se jugaban el alma en el terreno. Bruce Arena no hacía cambios, no mostraba intensidad y jugaba con fuego mientras que los panameños empataban a Costa Rica y ponían a Estados Unidos a un gol del abismo. En el momento que Arena fue informado del gol de Panamá en los últimos minutos, su cara cambió. La cara de él y del resto de la banca era de pánico. Quedaban cinco minutos en el reloj y aunque con anotar uno se salvaban, sabían en el fondo que era muy tarde ya, su chance se había esfumado. 

Hace cuatro años, Panamá lloraba de tristeza por estar a minutos de clasificar y quedar fuera de la Copa del Mundo por un gol de Estados Unidos sobre el final que a su vez clasificaba a México. Hoy también hubo muchas lágrimas, pero de alegría. El fútbol les da revancha y son ellos los que dejan fuera a los norteamericanos y se meten por primera vez a la competición deportiva más importante del mundo. ¡Que viva el fútbol!