Kansas City Chiefs

Travis Kelce es expulsado por 'doble amarilla' por protestar

Los árbitros no vieron una penalización clara en la zona de anotación y Travis Kelce perdió los papeles y se enfrentó a ellos hasta que le expulsaron del partido.

Travis Kelce es expulsado por 'doble amarilla' por protestar
Peter Aiken AFP

Tenía que pasar. Era inevitable que antes o después el arbitraje terminara por unir el balompié y el football americano. Que hasta el más profano será capaz de entender que Travis Kelce, el tight end estelar de los Kansas City Chiefs fue expulsado del partido contra los Jaguars tras recibir dos pañuelos amarillos por protestar.

Hay que añadir que la protesta tal vez fue demasiado efusiva. Incluso se convirtió en cómica. Una especie de concurso para ver quién lanzaba algo al cielo más alto. Primero el árbitro lanzó un pañuelo por conducta antideportiva de Kelce por protestar su decisión, que respondió lanzando su toalla mucho más alto mientras le decía unas palabras que no parecían de felicitación. Pero el zebra del primer pañuelo aceptó el reto y, a falta de otra cosa que lanzar, que se había quedado sin balas, arrojó la gorra al cielo con determinación. El árbitro principal sufrió un efecto contagio y también lanzó su pañuelo, que probablemente se llevó el premio al objeto lanzado más arriba, en dura competencia con la gorra de su asistente. A esas alturas, Kelce ya estaba caminado hacia la banda sabiendo que sería descalificado.

¿Y el origen de semejante cabreo? Pues, como siempre, un error arbitral. Podéis ver la jugada en el siguiente enlace.

Kelce había intentado atrapar el balón en la end zone, y Amukamara, que había perdido la posición, le agarró de la máscara y le retorció la cabeza sin que ninguno de los siete árbitros se percatara.

En ese momento los Chiefs ganaban 16-7 y estaban en segundo y cuatro en la yarda 12 de Jacksonville. La airada decisión del jugador les costó 30 yardas de penalización aunque la serie terminó con un field goal de Santos de36 yardas.

Después del partido, Kelce pidió disculpas desde su cuenta de twitter:

Y quiso descargar de responsabilidad a los árbitros, aunque dejando muy claro que se habían confundido:

Más tarde, Kelce volvió a pedir disculpas por “perder la compostura” y explicó que cuando el árbitro tiró su pañuelo para castigar sus protestas, él tiró su toalla como si fuera un pañuelo, mientras le decía poco más o menos que él también sabía tirar cosas al cielo y que le apreciaba mucho por hacerlo.

En ese mismo instante “supe que me expulsaría y me sentí como un idiota”.

No es habitual ver a jugadores discutir una decisión arbitral, pero la reacción de Kelce es otro síntoma de algo que lleva tiempo flotando en el ambiente: los árbitros cometen errores importantes que ahora sí resultan evidentes por televisión y eso está minando su autoridad.

Y los que seguimos el balompié desde siempre, sabemos que no hay nada peor que unos árbitros que pierden la autoridad y el respeto de los jugadores.