PREMIOS

La pelea por el Cy Young alcanza su cenit

El título al mejor pitcher de cada liga está más disputado que nunca. Varios candidatos han hecho méritos para llevárselo, pero el trofeo sólo puede ser para uno.

La pelea por el Cy Young alcanza su cenit
Steve Mitchell USA Today Sports

Vale, sé que voy a meterme en camisa de once varas, pero no me resisto a hacerlo. En muchas ocasiones la concesión de este título al mejor lanzador de cada una de las ligas que conforman la MLB ha estado rodeado de polémica. Todos somos el mejor entrenador y nuestra decisión siempre es la más sabia, y eso creo que es parte de la pasión que sentimos por un deporte como el béisbol, así que voy a tirarme de cabeza a esta piscina sin tener muy claro si voy a encontrar agua al final o no. Da igual, el año pasado dije que el premio en la Nacional iba a ser para Greinke y se lo llevó Arrieta, y no pasó nada, así que este año tampoco pasará nada por equivocarme una vez más.

Y es que si yo tuviera que otorgar estos premios se los daría a los que, bajo mi humilde opinión, han sido los mejores pitcher de la MLB (amén de uno extra que os comentaré al final) en esta temporada, que han sido Zach Britton y Clayton Kershaw. El primero porque a pesar de ser un relevista tiene muchísima culpa de que los Orioles aún estén luchando por entrar en playoff y el segundo porque es el mejor pitcher sin discusión alguna. Y seguramente ninguno de los dos se lo llevará, pero eso no me va a hacer cambiar de opinión.

Zach Britton es el closer de los Baltimore Orioles, lanza solo una entrada por partido y normalmente cuando su equipo necesita salvar la ventaja adquirida. Y en esto el californiano ha estado excelso en esta temporada, con unos números apabullantes. Su ERA es de 0.56, su WHIP de 0.84, ha conseguido salvar 46 partidos de 46 intentos y desde el 1 de mayo tan sólo ha concedido una carrera limpia a sus rivales. Ha sido todo un seguro de vida para su equipo y su aparición en la lomita servía para que los Orioles se apuntaran una victoria más. Pocos lanzadores han contribuido más al porcentaje de victorias de su equipo que Zach Britton. Y sin embargo no se lo llevará, porque parece que los pitcher relevo no son bien vistos en este apartado. El hecho de no lanzar demasiadas entradas juega en su contra y creo que eso no es justo.

Si tuviera que apostar creo que el premio Cy Young de la Liga Americana va a ser para Rick Porcello, que ha realizado un temporadón y que se merece este título. Bueno, quizás se lo merece un poquito menos que Britton, pero como a este no se lo van a dar pues entonces Porcello es el candidato perfecto para apuntarse esta victoria. Sus 22 victorias le avalan y su segunda mitad de campeonato ha sido para enmarcar, tanto que los Red Sox son ahora mismo uno de los equipos favoritos para llevarse el título, gracias a su potencia de bateo y al rendimiento de sus pitcher, con Porcello a la cabeza. Repito, me la jugaría por él si me gustase eso de meter dinero en las cajas de los demás.

¿Y en la Liga Nacional? Para mí no hay discusión, el mejor pitcher sin duda es Clayton Kershaw. Le avala su estratosférica ERA de 1.65, más propia de un lanzador relevista que de uno de la rotación titular. Además suma la cantidad de 168 strikeouts en 20 partidos disputados, una media de 8.4 por encuentro. ¿Y qué juega en su contra? Pues precisamente ese escaso número de partidos como titular debido a la lesión que le tuvo en el dique seco durante dos meses y medio y que, parece ser, le resta opciones frente a otros rivales. Yo no puedo estar más en desacuerdo con esto, aunque como yo no voto pues me temo que no se me hará mucho caso, pero cuando un jugador resulta ser tan aplastantemente dominante sobre el resto de sus rivales como es el caso de Kershaw creo que cualquiera que levante este trofeo lo hará de forma injusta.

Y no, no es que no haya jugadores que se lo merezcan y mucho. Kyle Hendricks, Jon Lester o Max Scherzer han hecho números más que sobrados para llevarse este título, con ligera ventaja para mí de los dos lanzadores de los Chicago Cubs que han tenido una temporada excelente. Cualquiera de ellos sería un digno ganador si Clayton Kershaw no estuviera en activo. Pero lo está y con eso para mí ya es suficiente. Poca discusión admite esto.

He dejado para el final la concesión de un premio Cy Young especial, algo que sé que no se va a dar y que incluso puede que no deba concederse nunca para no sentar un mal precedente, pero que sin duda haría justicia a la carrera que ha sido y la que ya no podrá ser de un pitcher excepcional. Sí, habéis acertado, me refiero a José Fernández, una estrella que se nos apagó antes de tiempo y del que siempre nos quedarán sus endiablados lanzamientos, su rabiosa forma de ponchar a los rivales y su contagiosa sonrisa que mostraba lo que disfrutaba jugando al beísbol. Puede que no ocurra jamás pero nada me haría más feliz que ver a la mamá y la abuela del lanzador cubano recoger este premio que a él le negó el destino. ¡Allá donde estés, gracias por todo, José!