Competición
  • Final ATP World Tour
Final ATP World Tour
novak_djokovic Novak Djokovic Novak Djokovic
-
roger_federer Roger Federer Roger Federer
-
dominic_thiem Dominic Thiem Dominic Thiem
-
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
FINALIZADO
roger_federer Roger Federer Roger Federer
7 6
matteo_berrettini Matteo Berrettini Matteo Berrettini
6 3

LAS PALMAS-REAL MADRID

Las Palmas juega a su estilo y 'le roba' dos puntos al Real Madrid

El Madrid perdió muchas ocasiones y entregó dos puntos a un Las Palmas que luchó sin desmayo. Cristiano encajó muy mal su sustitución.

Las Palmas juega a su estilo y 'le roba' dos puntos al Real Madrid
REUTERS

El Real Madrid perdió dos puntos y el buen humor en Las Palmas.

Algo se quebró entre Zidane y Cristiano cuando el francés plegó velas con la ventaja en el marcador y relevó a la estrella sin su consentimiento. Las malas caras agravaron el mal resultado.

Esta vez ni Zidane ni el Madrid se anduvieron con rodeos. Benzema perdió su condición de aforado y el sitio con Morata, a día de hoy con más piernas, más genio y mejor talante. En apenas un cuarto de hora disfrutó del cambio el Madrid, que mejoró sus automatismos, fue un equipo alobado en la presión y aplicado sin la pelota. A ratos pareció correr demasiado, pecar por exceso, exagerar su propósito de enmienda.

Pero disimuló bien sus bajas, con Kroos y Modric repartiéndose ese trabajo en el subsuelo de Casemiro. Les faltó su contundencia y su austeridad, pero llevaron al Madrid con frecuencia y con continuidad ante Javi Varas.

También quedó bien Nacho, un defensa camaleón que maneja muchos registros. Fue un lateral izquierdo de banda ancha. Preparó el gol de Marco Asensio en arrancada muy de Marcelo. Y el propio Asensio ha acabado por orillar a Isco, James y Kovacic incluso cuando la plaza que se rifa está en el centro del campo. 

Esa propuesta ambiciosa del Madrid y el buen sentido de Las Palmas, con ocho canteranos, deparó un choque verdaderamente divertido, hiperactivo, en el que la corriente le llevó mucho a las dos áreas. 

El Madrid esperó a Cristiano, el futbolista que conoce los códigos nucleares en el equipo, pero aún anda volviendo, desesperadamente despacio.

Las Palmas fue enredando la madeja en el centro del campo, quitándole con su juego de toque, y a Zidane le entraron las prisas razonablemente. Así que tomó la decisión subversiva de quitar a Asensio para meter a Benzema. BBC más Morata. Una línea de cañones tremenda favorecida por el apagón físico del equipo canario. La medida tuvo un efecto fulminante.

Tres minutos en el campo y gol del francés, preludio de otro golpe de efecto de Zidane, que quitó a Cristiano para restaurar el 4-4-2 con Lucas Vázquez. Un guiño a la meritocracia que provocó la combustión gestual del portugués. Le dio la mano al técnico de mala gana y sin mirarle a la cara.

Es el lado oscuro de Cristiano, que no aguanta una fiesta si a él no le parece divertida. Lo peor es ni siquiera hubo fiesta, porque Araujo, en un rechace, agravó el conflicto.