INMIGRANTES

Inmigrantes indocumentados: ¿Por qué no es correcto llamarlos "ilegales"?

A menudo se refiere a los inmigrantes indocumentados como “ilegales”, sin embargo, es erróneo llamarlos así. ¿Por qué no es correcto que se les diga así?

Estados Unidos
0
Inmigrantes indocumentados: ¿Por qué no es correcto llamarlos "ilegales"?
Tom Williams Getty Images

La Unión Americana es el país con mayor número de inmigrantes en el mundo.

Tan sólo en 2019, antes de la pandemia de coronavirus, Estados Unidos recibió a 51 millones de inmigrantes, seguido por Alemania y Arabia Saudita con unos 13 millones, Rusia con 12, el Reino Unido con 10 y Emiratos Árabes Unidos con 9 millones respectivamente.

Un gran porcentaje de esta población ha ingresado al país de las barras y las estrellas sin la documentación necesaria, por lo que a menudo son catalogados como “inmigrantes ilegales”, sin embargo, es erróneo llamarlos así.

Inmigrantes indocumentados: ¿Por qué no es correcto llamarlos "ilegales"?

El término de “inmigrante ilegal” ha evolucionado a tal grado de convertirse en un calificativo deshumanizador, haciendo referencia a esta condición como algo peyorativo.

El uso del término “ilegal” niega la condición humana que posee cualquier persona, haciéndolo acreedor a situaciones de carácter ilegítimo o delictivo. La migración no autorizada, o indocumentada, no es un ilícito penal, sino, un delito civil.

Las causas penales (criminal law) tienen como castigo penas de prisión, y en algunos casos la privación de ciertos derechos, mientras que las causas civiles (civil law), por lo general, terminan en indemnizaciones económicas u otro tipo de órdenes.

Al usar el término “ilegal” se insinúa de manera errónea que las personas que cruzaron una frontera sin documentos no tienen derechos, lo cual no es así, pues, los inmigrantes cuentan con garantías y derechos específicos, como poder solicitar asilo, tener acceso a un proceso legal justo y no ser detenidos arbitrariamente, sólo por mencionar algunos.

Por ello, la Asamblea General de las Naciones Unidas, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Comisión Europea, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), entre otras organizaciones, hacen un llamado para dejar de usar este término y en su lugar implementar otros que reflejan acertadamente la situación, como “inmigrantes indocumentados” o “migrantes irregulares”.