Hall of Fame 2021

Bill Cowher: El hombre que personificó la esencia de los Steelers

Durante una carrera de 15 temporadas, todas ellas con los Steelers, Cowher le impuso al equipo el sello de toda una ciudad.

Estados Unidos
0
Bill Cowher con los Steelers

Cuando uno habla de Pittsburgh, habla de una ciudad de gente trabajadora, orgullosa y obstinada. De la clase obrera y de la mentalidad de trabajo por sobre todas las cosas. Lo mismo sucede cuando se habla de Bill Cowher.

En consecuencia, lo mismo se puede decir de los Pittsburgh Steelers de la década de 1990 y la primera mitad del 2000. Un Equipo orgulloso, físico y que iba a alcanzar el objetivo sin importar los obstáculos. Fueron esa década y media las que mantuvieron una tradición ganadora en la ciudad y llevaron a Cowher en un camino que culmina el próximo 7 de agosto con una chaqueta dorada y un busto en Canton, Ohio.

Originario de (¿dónde más?) Pittsburgh, Cowher tuvo una carrera mayormente discreta durante cuatro temporadas con Cleveland (1980 y 82) y Philadelphia (1983-84) antes de darse cuenta cambiar el casco y las hombreras por unos auriculares y una libreta.

Pupilo del gran Marty Schottenheimer como jugador, fue él quien le dio su primera oportunidad en las laterales con apenas 28 años de edad, asumiendo el cargo de coach de equipos especiales de los Browns en 1985 y posteriormente de defensive backs en 1987, antes de seguir a Schottenheimer a Kansas City, donde fue coordinador defensivo de los Chiefs por tres años.

La oportunidad tocó a su puerta cuando las estrellas se alinearon. Considerado como candidato a head coach de los Browns, Cleveland se decantó en su lugar por Dave Shula, más o menos al mismo tiempo en que el equipo de su ciudad natal, Pittsburgh, iniciaba la búsqueda de un nuevo entrenador en jefe por primera vez en 23 años tras la salida del legendario Chuck Noll.

Con tan sólo 35 años, Cowher se convirtió en el entrenador de los Steelers y el resto es historia: 15 temporadas, 10 viajes a playoffs, 149 triunfos en campaña regular, 21 victorias en postemporada, dos viajes al Super Bowl y un anillo.

Cowher se convirtió en el coach más joven en llevar a su equipo al Super Bowl con apenas 38 años, el segundo en la historia de la NFL en ir a playoffs en sus primeras seis temporadas con el equipo y llevó a Pittsburgh a seis finales de conferencia.

Más allá de los números, Cowher mantuvo vigente una añeja tradición en la ciudad, la de mantener un football físico, de frente y basándose en los dos fundamentos que llevaron a Pittsburgh a papeles protagónicos en la NFL: Ataque terrestre y una defensiva temible.

Impulsado por el sacrificio y la competencia por encima de la gloria y la fama, Cowher renunció a Pittsburgh apenas una temporada después de haber alcanzado el logro máximo, el Lombardi.

No había nada más que demostrar.