MLS

Miguel Ángel Ramírez hará trabajo artesanal en Charlotte FC

El estratega español llega al que describe como su lugar ideal y en entrevista exclusiva para AS nos lleva más allá del significado de esta nueva misión dentro de la MLS

Estados Unidos
0
Miguel Ángel Ramírez hará trabajo de artesano en Charlotte FC
Cortesía Charlotte FC Communications

Aplausos y halagos lo rodearon en el campeonato conseguido en la Copa Sudamericana con Independiente del Valle, pero, a su llegada a Brasil, parece que eso nunca existió y había que poner contra la pared a un hombre que -según ellos- apenas daba sus primeros pasos en los escalafones grandes. Él llegó a Internacional de Porto Alegre conociendo los riesgos que implicaba un puesto tan importante y que se inundaba de presión, sin embargo, no tenía en mente que, en vez de terminar ese lapso decepcionado o con la espina clavada, estaría a semanas de encontrar su lugar ideal -incluso hasta me atrevería a decir soñado-.

Tras vivir su experiencia carioca, Miguel Ángel Ramírez dejó en claro que el siguiente a paso en dar en su carrera lo daría de manera muy cuidadosa y estudiada. Mientras tanto, en Charlotte FC veíamos por la presentación de un proyecto, una idiosincrasia, jugadores, mas no un entrenador. Y cuando los presentamos así, no existe alguna relación por la cual juntáramos a estos dos entes. De hecho, Ramírez estaba siendo cercanamente relacionado con la U de Chile y terminó por sorprender a propios y extraños en dar el salto hacia Estados Unidos. Al único que no sorprendió fue a él mismo porque llegar a la MLS “era un deseo que ya tenía desde antes de ir a Brasil. Había pensado, después de Brasil, en poder vivir la experiencia de la MLS; quería entender la experiencia americana. Entendía que era un muy buen sitio para mí, mi perfil de entrenador y creo que toda la experiencia que he tenido en mi camino puede aportarle”.

El nuevo equipo de Carolina del Norte está pactado para arribar en la campaña 2022 y hoy su realidad aún no es del todo entendible porque, aún, todos los materiales apenas se van acomodando en la base. Y aunque eso para muchos pueda ser una preocupación, para el estratega español es todo lo contario, ya que aquí, el empezar de cero con todos, puede ser la clave del éxito que él busca formar y esa filosofía se la detalló a AS en entrevista exclusiva previo a su confirmación como nuevo personaje de la liga.

De verdad que estoy súper emocionado. Al final, mi papá siempre me lo decía, que los edificios empiezan por los cimientos, por los pilares. La base de toda construcción está ahí; ahorita estoy en el solar donde debo construir los pilares y eso lo veo como una oportunidad que nunca tuve tal cual”, comentó Ramírez en la charla al comenzar a hablar de lo ideal de este empleo. “Cuando llegamos a Aspire Academy, algo había. Cuando llegamos a Independiente, algo había. Pero, sí que empezamos a construir algo mucho más fundamentado, riguroso y creo que hay un equipo de trabajo espectacular. Creo que es como un trabajo de artesano hecho a mano, que lleva tiempo. No es una fábrica, el trabajo de artesano es mucho más cuidadoso, pero creo que también es más dedicado y bonito”.

Ese sentimiento no sólo se percibe en las palabras, sino también en cada reacción a preguntas de su decisión que dejan claro que este cambio es lo mejor que le pudo haber pasado y más por el entendimiento que ahora aplicará al saber dónde quiere estar, dónde puede aportar y cómo puede ser el mejor entrenador para un proyecto, un proceso serio y la continuidad de un modelo de juego que podrá desarrollar jugadores y ser más allá de un equipo. Porque al final del día, una escuadra puede ganar o perder, pero una institución va más allá de eso con valores y la influencia que pueda tener sobre la comunidad para beneficiarla de una manera u otra.

Me implico también al nivel estatal y el poder ayudar al crecimiento del fútbol en el estado lo veo como un reto y compromiso que me gustaría tener. Mi misión va a ser crear un equipo ganador, pero, si puede agregar un valor añadido o dejar un legado en el club, en Charlotte, en Carolina, creo que es un reto mucho más grande. Todo lleva un proceso y la inmediatez del fútbol mundial no sé si ayuda. El secreto es insistir en la coherencia del proyecto y del trabajo,” añadió.

A diferencia de lo que puede realizar en México, Brasil o Argentina, la MLS ha demostrado ser un lugar de mayor paciencia, en donde los directivos quieren que los dirigentes no sólo sean hombres que comanden a 11 hombres en canchas, sino que puedan tener una mayor presencia en las otras actividades de las organizaciones y por ello es que también todo se alinea para el exmandamás de Independiente que de cada experiencia busca crear un aprendizaje superior. En sus ideas han podido leer que lo más molesto para él es tan sólo ganar y ver qué pasa en la siguiente jornada.

Uno de los conjuntos que más sufre eso en estos últimos años es Inter Miami, al cual Charlotte podría compararse por el tema de ser nuevos. No obstante, al final, cada uno disfruta de su propia realidad y objetivos, por lo que la institución también comprende la visión de que ganar no sucede de un día a otro: “Todos debemos tener claro lo complejo que es ganar y lo estamos viendo ahora mismo en la Eurocopa; cada vez todo se iguala mucho más y es difícil ganar. Creo que también es difícil ganar inmediatamente del crear algo nuevo y creo que ganar tiene detrás un proceso minucioso y largo de trabajo. En Independiente del Valle fueron 10 años de una visión muy clara, de ser coherente con esa visión y de irla trabajando año tras año, tropezar, volver a levantarse, volver a intentarlo y al final el fútbol le dio la oportunidad de ganar”.

“Puede ser que los clubes que mencionaste -como Inter Miami- no hayan tenido éxito de inmediato, pero si existe una coherencia en la visión y un buen trabajo -porque también éste tiene que existir por parte de todos en el club- en algún momento el fútbol te recompensa”, agregó para concretar la idea pasada, donde también comenzó a ingresar otro, sino es que el factor más importante, el del aficionado, que se ha demostrado con una actitud distinta a la formación de este club. No será un grupo que reside en Nueva York, en Los Ángeles, en Miami o plazas exigentes como Columbus o Nueva Inglaterra, pero la esperanza es que tan sólo el primer día rompan récord de asistencia en Bank of America con más de 74 mil seguidores.

A diferencia de su experiencia en Brasil, esa vivencia del fútbol estadounidense ya ha impactado con ansiedad o las famosas mariposas en el estómago a Miguel Ángel Ramírez. Al observar la campaña alzada por el equipo de marketing y comunicación, el entrenador detectó algo peculiar, lo positivo de la gente y su optimismo. No escucha dudas, sino aliento por más anuncios, porque el tiempo pase cada vez más rápido a 2022 y un apoyo inmenso por todo lo que presente los colores azul, negro y blanco de la institución.

“Joder, cómo ese nivel de energía no se va a contagiar, te lo digo y se me pone la piel de gallina porque, si vengo de un país con negatividad y ahora veo aficionados así, cómo no nos van a transmitir esa energía al campo, es imposible”, explicó en sonrisas y emoción como pocas veces vista previo al arribo a un nuevo banco. “Teniendo un fan así, es imposible que el club no haga todo lo posible por responder a las expectativas y desde ya, por como se está trabajando internamente, creo que es imposible no alcanzar las expectativas más altas”.

Un año aproximadamente tienen Charlotte FC y Miguel Ángel Ramírez para ir con calma por su camino, para pavimentar la senda que haga ver a este club no sólo como un equipo que busque dinero, títulos y llenar el estadio con poco fútbol. Tienen un ciclo en el cual también tienen que contemplar el trabajo de academia porque de éste también se podrán sembrar las semillas de un grato futuro. El día a día “luego es un juego, eh, y dentro de éste se gana y se pierde, pero creo estamos hablando de cosas mayores que sólo perder o ganar un partido”.

Ahora es tiempo de hablar de los hombres de cancha para Charlotte

A cada movimiento, Miguel Ángel Ramírez ha sido calificado como una nueva versión de Pep Guardiola. A su llegada también se le puede esperar a demostrar lo que es hoy New England Revolution en su forma de desempeñarse en el campo, pero para él ninguno de estos dos lo conecta ya que él se percibe distinto y así de diferente y singular también desea que sean sus hombres del plantel. El elegir a un entrenador como él ayuda en que no se armará un conjunto de nombres, de simplemente impacto mediático, sino de futbolistas que sepan adaptarse a varias formas de juego y es momento de reunir esos perfiles con los ya fichados como Christian Fuchs y Sergio Ruiz.

“A partir de aquí nos sentamos y analizamos el perfil de cada jugador para este modelo de juego y a partir de ahí comenzamos a buscar juntos, a compartir información, nos vamos reuniendo a discutir a dialogar juntos porque este es un trabajo de equipo, no de un director técnico que llega, da una lista y dice: 'Yo quiero a estos'. No, esto no funciona así, yo no funciono así como entrenador y creo que Charlotte, eligiéndome a mí, elige una manera de laborar en sincronía perfecta”, declaró entre sonrisas el nacido en Las Palmas.